Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO

Almudena Alberca

Es la primera mujer española en conseguir el prestigioso título de Master of Wine

9C5U1P1S9E8E0H4P2H9I1P3P1P5B4N.jpg
  • Antonio Candelas
  • 2018-10-16 00:00:00

Es la primera mujer española en conseguir el prestigioso título de Master of Wine. Un merecido premio al tesón y a la valentía de enfrentarse a la prueba más exigente que existe en el mundo relacionado con el sector del vino


C orría el año 2005 cuando conocí a Almudena Alberca en la Bodega Cénit plantada en la pequeña población zamorana de Villanueva de Campeán, donde lo más relevante que ocurría en el día a día era el discurrir de peregrinos por delante de la bodega por donde pasaba la Vía de Plata reconvertida en Camino de Santiago. Allí estaba ella, con sus rizos alborotados y su atuendo bodeguero metida en harina, formando parte del equipo de bodega encabezado por la neozelandesa Amy Hopkinson. Un proyecto de gran interés puesto en marcha por tres grandes visionarios del mundo del vino: Jorge Ordóñez, Javier Alén y Víctor Rodríguez. Almudena reconoce que el hecho de que tuvieran que poner en marcha aquel proyecto desde el principio le permitió aprender de todo y curtirse en mil batallas. Te la podías encontrar en el laboratorio, descifrando e interpretando los datos de los vinos que estaban naciendo, o perdida entre barricas vigilando que todo estuviera en orden. O desarmando la embotelladora porque alguna etiqueta se había atascado. Suena a tópico aquello de que es una persona hecha a sí misma, pero doy fe de que así ha sido.


Premio a la constancia
Empezó en esto del vino desde el principio, sin atajos y sin miedo a nada, ni al esfuerzo físico que supone trabajar en una bodega ni a la soledad de vivir en plena meseta castellana, donde el gélido invierno se hace eterno. Únicamente contaba con dos herramientas en la mochila que ha sabido utilizar a las mil maravillas y que le han servido para llegar hasta aquí: capacidad de trabajo y constancia.
Almudena es afable en el trato, siempre te recibe con una sonrisa y pese a haber conseguido este título tan importante mantiene los pies en la tierra y, sin ocultar su inmensa alegría, sostiene que es momento de poner su reciente Master of Wine al servicio del vino español, que falta le hace. Hoy, como directora técnica de Bodegas Viña Mayor, es consciente de la responsabilidad que tiene cuando se sitúa a los pies de un viñedo para decidir qué vino saldrá de él y hacia quién irá dirigido. Sin duda, sus años de experiencia y todos los conocimientos adquiridos durante estos años de estudio la convierten en una de las personalidades más acreditadas de nuestro país en temas vitícolas. Un conocimiento que sabe agradecer a quien la ha guiado en la consecución de tan importante hito, Pedro Ballesteros. El primer Master of Wine español ha ejercido de mentor en esta carrera de fondo en la que, como en toda disciplina de la vida, se atraviesan baches anímicos. Pues bien, ahí estaba Pedro para motivarla y darle ese pequeño impulso o ese consejo que tan bien nos viene cuando las cosas se ponen feas. Tal es el agradecimiento que siente Almudena por él, que fue la primera persona a la que llamó tras conocer la noticia el pasado 31 de agosto, fecha próxima al momento de mayor ajetreo de un enólogo, la vendimia. Acudió a la bodega de Rueda, solucionó varios asuntos relacionados con el comienzo de la campaña y brindó con sus compañeros de trabajo. Así de natural, así de cercana. Después, la merecida celebración con amigos y familia se trasladaría al fin de semana.


La importancia de ser mujer
Ser una de las 380 personas en todo el mundo que tienen en su haber el título de Master of Wine es todo un logro, pero mediáticamente el foco está puesto en el hecho de ser la primera mujer española en conseguirlo. Algo sin duda importante que nos obliga a saber cuál es su opinión sobre la diferencia de género real que existe en este mundo. Vuelve a aparecer la Almudena más sensata y conciliadora. Reconoce que en un mundo tradicionalmente de hombres están desembarcando muchas mujeres con las mismas aptitudes y actitudes, y cuyos magníficos resultados están demostrando que nada tiene que ver la cuestión de género en esto de elaborar buenos vinos. ¿Y en cuanto a la supuesta sensibilidad creativa de unas y otros? Tampoco considera Almudena que sea capital. Estamos por tanto en un momento en el que la presencia de la mujer en este sector debe ir creciendo necesariamente. Habiendo ilusión, ganas y formación, el resto no importa.
La última vez que coincidimos antes de la gran noticia fue en primavera, en el Certamen de Calidad de los Vinos de Jumilla. Allí los compañeros del sector que formábamos parte del jurado la animábamos entre Monastrell y Monastrell. Teníamos un pálpito. Algo nos decía que estábamos catando al lado de la próxima Master of Wine española. Acertamos de pleno. Aún le quedaba presentar el último y más importante trabajo para conseguirlo. Después de aquella sesión de vinos jumillanos, se encerró, se puso manos a la obra... y unas semanas después ya la teníamos entre nosotros como la flamante Master of Wine. ¿Y ahora qué? “Pues ahora espero tener unos días para centrarme en la vendimia en mis uvas, en mis mostos y en dar forma a esta añada 2018”. Una añada que aún no sabemos qué vinos traerá, pero lo que sí está claro es que será una añada calificada como excelente para Almudena Alberca. Será aquella añada en la que cosechó uno de los más importantes sueños profesionales que puede tener alguien relacionado con el vino. Y lo mejor de todo es que hasta aquí nunca ha dejado de ser ella misma.
¡Enhorabuena, Almudena!

enoturismo


gente del vino