Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Bodegas Fariña. El embajador de Toro

  • Redacción
  • 2006-11-01 00:00:00

El Ayuntamiento de Toro ha nombrado hijo adoptivo a Manuel Fariña en agradecimiento por su labor como impulsor de la D.O. y embajador de Toro en el mundo. Un merecido reconocimiento a quien ha encumbrado los vinos de Toro a los primeros puestos del podio internacional. El alcalde de Toro, Jesús Sedano, destacó su perfil emprendedor, su clarividencia para adelantarse a los tiempos y su generosidad al ceder sus propios derechos y colaborar, con la bonhomía que caracteriza a su talante, para que otras bodegas pudieran asentarse en la Denominación. Manuel Fariña, ha sido el visionario bodeguero moderno y primer presidente del Consejo Regulador de la DO Toro, pero es capaz de compartir ese gran honor en su discurso con todas las personas -políticos, estudiosos, empresarios y prensa- que trabajaron con él en los años difíciles, cuando la D.O. Toro era todavía su sueño. El camino hasta llegar aquí, no ha sido fácil. Hace muy poco tiempo que Manuel tenía que recorrer restaurantes y salones con sus botellas bajo el brazo, poco menos que para forzar a catadores y degustadores a probar su primer Colegiata. Salvar los prejuicios contra los recios vinos de toro históricos fue su primer logro. Aunque, por supuesto, antes había conseguido sentar las bases del moderno vino de Toro: cultivar la tempranillo local, la potente tinta de Toro, con visión enológica y no con codicia de agricultor; elaborarla inventando los que luego se han generalizado como usos actuales, extrayendo color, preservando ligereza y exhibiendo toda la complejidad y profundidad de la fruta. Buena muestra de esos vinos vuelan ahora a todo el mundo, unos como exportación, que crece día a día, y otros en manos de relevantes personalidades oficiales invitadas en la zona. El más reciente fue el ex presidente de la República de Portugal, el socialista Jorge Sampaio, que el pasado 15 de septiembre fue nombrado Hijo Adoptivo de Alcañices (Zamora), y recibió una botella Magnum de Fariña cuya etiqueta había sido personalizada para el evento. El bodeguero se mostró encantado de colaborar, puesto que el expresidente portugués siempre ha abogado por mejorar las relaciones a ambos lados de la raya, una colaboración, sobre todo en materia vinícola, en la que desde hace años vienen trabajando los Fariña. Visión de futuro Buena parte del futuro soñado ya está aquí, la D.O. crece, la bodega crece -en calidad que no en cantidad- y crecen la vitrina de premios internacionales y la colección de arte en la que se selecciona cada año la etiqueta de Primero, su vino de maceración carbónica, que este año ha correspondido a la obra del valenciano Antonio Carretero. Ahora la ilusión y el trabajo se enfocan hacia la creación de un Museo del Vino para Toro que sirva de acicate y complemento a las visitas a las bodegas y a la ciudad de Toro. Para eso Manuel ha solicitado la colaboración de todas las instituciones, así como para fomentar el enoturismo, cubriendo necesidades tan básicas como mejorar las comunicaciones y asfaltar los caminos agrícolas, lo que permitiría la construcción de bodegas en el campo al estilo de los chateaux franceses y la visita de los turistas a los viñedos y al enorme patrimonio natural de Toro. Manuel propone también que el centro de formación profesional en viticultura y lácteos que se va a crear en Toro se extienda al área de conservas, para aprovechar todo el potencial de la fruta toresana. Y que el olivo, gracias a la técnica de riego por goteo, se incorpore a un futuro rentable, próspero y sostenible de la agricultura de la región, tal como él mismo viene experimentando con sus aceites. La casa y el mundo El mundo está en su cabeza y a sus pies ahora que puede depositar el trabajo diario, la bodega, en tan buenas manos como las de su hijo Bernardo, tan tenaz como creativo, tan amante del campo -de las variedades nobles y la restauración de autóctonas olvidadas- como del rumor del vino en los hermosos tinos gigantes de madera o el aroma de las barricas nuevas. Y con esos mimbres amplía el ya amplio catálogo de la bodega, donde caben desde los tintos más rotundos, como el Gran Colegiata Campus o el Roble Francés, a los blancos mas delicados y más golosos, como Val de Reyes. La materia prima se mima en 290 has. de viña propia, en la que perviven cepas prefiloxéricas que han cumplido entre 60 y 140 años, la herencia que ni siquiera imaginó el abuelo, allá en la primitiva bodega de Casaseca. BODEGAS FARIÑA Camino del Palo, s/n 49800 Toro (Zamora) Tel. 980 57 76 73. Fax. 980 57 77 20 mail:comercial@bodegasfarina.com www.bodegasfarina.com

enoturismo


gente del vino