Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Corral, el Camino ecológico

9P0P2D7H5F8E1T5P7T8T1G0G2H1R0C.jpg
  • Laura López Altares
  • 2020-05-07 00:00:00

La bodega centenaria, orientada a una producción sostenible, abraza con mimo y generosidad su rica historia y a sus visitantes. Situada en plena Ruta Jacobea, acaba de estrenar un rincón muy especial para el descanso de los peregrinos. 


L a historia de Bodegas Corral, que se remonta al convulso año 1898, se ha forjado sobre bellos y diversos caminos. El primero de ellos es el pueblo de Navarrete, la encrucijada entre Navarra y La Rioja donde se sitúa la centenaria bodega; el segundo, el legendario Camino de Santiago, con el que comparte tierras –es la única bodega de la D.O.Ca. Rioja por la que pasa el Camino francés hacia Santiago de Compostela–; y el tercero, el camino hacia lo ecológico, que emprendieron hace cuatro años y que está dando prometedores frutos. Ya han andado los primeros pasos (casi siempre los más arduos) para aplicar esta filosofía en todos sus vinos y viñedos, y aunque aún quedan años para que la transformación sea completa, sus esfuerzos han cristalizado en una primera gama certificada en ecológico.
En Bodegas Corral no se detienen, el espíritu de los caminantes forma parte de su esencia, y ahora más que nunca. Porque acaban de inaugurar un espacio muy especial en el que los peregrinos podrán descansar mientras toman un vino. Para eso han rehabilitado los depósitos antiguos, convertidos en plácido rincón de descanso y encuentro que recupera la hospitalidad de San Juan de Acre, cuyas hermosas ruinas del siglo XII se pueden contemplar a tan solo unos pasos de la bodega, aunque su pórtico románico se trasladó al cementerio del pueblo.
El cuidado y el mimo que han puesto en mantener viva su historia se traslada a unos vinos únicos, con una vocación de guarda, hechos para perdurar en el tiempo y la memoria.

Un futuro sostenible

De sus viñas, que también se abrazan a la historia (algunas de ellas al Camino de Santiago, incluso), nacen uvas muy peculiares que habitan un área única: la finca Altos de Corral. Cuna del vino más especial de la casa –100% Tempranillo vendimiado de forma manual; elegante, jugoso, fresco–, se encarama a la cumbre de un cerro a 600 metros de altitud que goza de un clima continental con influencia mediterránea.
Los vinos de esta zona tienen más color y estructura, son aptos para largas crianzas y, como dice Carlos Rubio, gerente y director técnico de la bodega, "tienen mucho futuro". Un espléndido futuro que pronto será ecológico y sostenible: "Todo se enfoca a eso: estamos trabajando para conseguir la certificación Wineries for Climate Protection, reduciendo la huella de carbono y en una producción de bajos niveles de sulfuroso", destaca Carlos. Actualmente, ya cuentan con una gama etiquetada como ecológica formada por tres vinos –el voluptuoso Don Jacobo Ecológico; Don Jacobo Tempranillo Blanco Ecológico, aromático y refrescante; y Don Jacobo Crianza Ecológico, intenso y persistente– nacidos de viñedos en los que se practica una viticultura respetuosa con el medio ambiente, pero en poco más de una década todos pasarán a ser ecológicos: el blanco de Viura, el rosado, los tintos Crianza, Reserva y Gran Reserva, y Altos de Corral Single Estate Crianza y Reserva.

Parada de peregrinos
No nos cabe duda de que esta bodega familiar logrará su objetivo, al igual que ha conseguido convertirse en una referencia para el enoturismo en la Rioja Alta: paseos a caballo por Altos de Corral, originales rutas en bicicleta, visitas guiadas... Sus espacios, atractivos y confortables, son una muestra más de su generosidad con los visitantes, de su innata vocación de anfitriones.
La bodega, que siempre fue un alto en el incesante peregrinar de los caminantes, ahora les ha dedicado un maravilloso espacio con wine bar y una terraza con vistas al Camino, a las viñas y al antiguo Hospital de Peregrinos de San Juan de Acre: perfecto para que el peregrino "pare, respire, descanse y se tome un vino", cuenta Carlos entusiasmado. Lo han preparado con mucho trabajo e ilusión, la misma que están poniendo en los preparativos de la gran fiesta que harán en julio del año que viene, 2021, que es Año Jacobeo. Seguro que este rincón será una de las atracciones más especiales de la celebración... ¡y desde allí brindaremos!

enoturismo


gente del vino