Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Lagar d‘Amprius, la singularidad

2T9J5D0U5A6N8P5R4J5P7R2S3H3R1S.jpg
  • Laura López Altares
  • 2020-06-16 00:00:00

La bella y peculiar comarca del Matarraña deja su original impronta en unos vinos expresivos y muy personales –amparados bajo la I.G.P. Bajo Aragón– que acaban de sumar a su peculiar familia un interesante monovarietal de Syrah.


De las apuestas arriesgadas nacen algunos de los proyectos más interesantes que hemos conocido. Y Lagar d'Amprius, fruto de la pasión de un grupo de amigos por la viticultura y la enología, tiene una de esas historias que marcan la diferencia. Porque desde aquella primera chispa, prendida hace quince años, los ha movido la misma idea: crear vinos soprendentes y muy personales que expresen el carácter de la comarca del Matarraña (en el Bajo Aragón turolense), una tierra bellísima y muy singular.
Atractiva originalidad que también refleja el nombre de los vinos Lagar d'Amprius: la expresión amprar se utiliza en algunas zonas de Teruel y la Comunidad Valenciana para "pedir prestado un bien a cambio de devolver el mismo u otro igual", y desde la bodega nos explican que decidieron llamarlos así porque "pedimos a nuestros viñedos lo mejor de ellos y les devolvemos lo mejor de nosotros". Esta curiosa asociación funciona tan bien que los ha llevado a cosechar prestigiosas distinciones internacionales: son inconfundibles, tan distintos y evocadores que es inevitable que se graben en la memoria.  

Un territorio único
Como lo hace el precioso paraje en el que nacen: 45 hectáreas de viñedo rodeadas de pinos, robles, madroños y matorrales de romero, espliego y jara con un microclima único (la imponente cordillera de los Puertos de Beceite protege la viña de los vientos húmedos, ayudando a preservar su salud).
Las fincas Mas d'en Roch y Mas d'en Jerra, que dan cobijo la joven plantación de viñedos, se sitúan entre los términos municipales de Calaceite –la capital cultural del Matarraña y reconocido como uno de los pueblos más bonitos de España– y Arens de Lledó –tiene muchísimo encanto y acoge la bodega donde se elaboran los vinos de Lagar d'Amprius–, en la comarca turolense del Matarraña, conocida como la Toscana aragonesa por su seductor paisaje mediterráneo y sus pueblos pintorescos. La cercanía al mar (a unos 60 kilómetros), la altitud (530 metros) y las oscilaciones térmicas hacen de este lugar un enclave privilegiado para la viña, que se alimenta en fértiles suelos franco-arcillosos.
La Garnacha Fina, reina del Bajo Aragón, es la que ocupa una mayor extensión de viñedo –20 hectáreas–, y la producción de la planta se controla para que los racimos concentren propiedades extraordinarias. Esta voluptuosa uva comparte territorio con la Chardonnay, la Syrah y con la única plantación de Gewürztraminer en toda la provincia de Teruel.

La belleza de lo diferente
A partir de estas cuatro variedades –las que mejor expresan la esencia del terruño– se elaboran unos vinos "singulares, sorprendentes, expresivos y representativos de la tierra que los ve nacer". Además de las especiales características climáticas, geográficas y edafológicas del Matarraña, la mínima intervención en la viña y el proceso diferenciador de elaboración sobre lías –la bodega cuenta con la dirección técnica de Enología Navascués– influyen de forma decisiva sobre el peculiar carácter de estos vinos frutales y frescos, amparados por la I.G.P. Bajo Aragón.
Víctor Martínez, gerente de Lagar d'Amprius, destaca esa exquisita singularidad: "Nuestra intención es darles un toque especial, que no sean vinos normales; que quien los haya probado una vez reconozca nuestra identidad". Este año se han embarcado en una emocionante aventura con el reciente lanzamiento (confinado) de su primer vino en barrica: Lagar d'Amprius 92/300 Syrah de 2016, un prometedor monovarietal de Syrah con aromas a frutos negros maduros, toques especiados, sutiles tostados y un fondo mineral. La familia vinícola de Lagar d'Amprius la completan dos inspiradoras colecciones vinculadas a la cultura aragonesa: la Colección Amantes de Teruel: Tempus Amans y Aeternum (Garnacha y Chardonnay) y la Colección Luis Buñuel: Kolenda y Nazarín (Garnacha y Gewürztraminer).

enoturismo


gente del vino