Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Dinastía Vivanco

  • Redacción
  • 2012-01-01 09:00:00

Innovación y pasión por la Cultura del Vino en Briones (La Rioja)

Lo más importante que ha conseguido Dinastía Vivanco, la obra reciente de Pedro Vivanco y sus hijos, Santiago y Rafael, es romper con tópicos e ideas preconcebidas. Una de ellas es la visión del concepto museo como una estructura inmóvil y telarañosa. El Museo del Vino de Briones es, por el contrario, un foco permanente de descubrimientos y detalles que invitan a repertir la visita una y otra vez. Todo parece siempre nuevo, hasta las más fastuosas piezas arqueológicas, y no solo las exposiciónes temporales que se suceden en el hall –actualmente la de Vino y Mujer con el sugestivo título Una copa para dos- o la ampliación constante de la inmensa colección de sacacorchos en la vitrina Adquisiciones recientes. Y ni siquiera porque en la tienda se puedan encontrar las ultimas publicaciones sobre vino, incluso antes de que aparezcan en las librerías, o porque el Centro de Documentación del Vino que regenta Santiago Vivanco sea una mediteca completa, ejemplar. En realidad, el fondo del museo es tan amplio, tan didáctico, tan interesante e interactivo que sorprende en cada visita. Por eso no es raro que se haya convertido en el mayor atractivo turístico de La Rioja, en el punto más visitado, y que se reconozca internacionalmente como el mejor proyecto enoturístico mundial.

La viña y la enología
Pero detrás del Museo, como su sólido sustento, está el propio vino, la bodega, la viña, y ahí la actividad imparable de Rafael Vivanco demuestra que también hay mucho por hacer. En principio fue la osadía arquitectónica, los espacios inmensos para preservar y elaborar la uva y el vino, y para sacar a la luz en el Jardín de Baco la mayor colección de variedades. Y poco a poco la pasión por recuperar algunas variedades olvidadas o estudiar nuevas formas de elaborarlas. Así han nacido las producciones limitadas de Mazuelo, Garnacha, Graciano y la relegada Maturana. O la exquisita rareza de un tinto dulce de invierno, una combinación de cuatro variedades que por estas fechas aún están en la viña, acariciadas por esas brumas que suben del río y las dotan del milagro de la “podredumbre noble”, la que produce muchos de los vinos dulces más prestigiosos del mundo, la que regala complejidad y riqueza aromatica y un equilibrio de acidez que invita al siguiente traguito, y al otro, y al otro... Y otras nuevas experiencias que se están gestando en bodega para ampliar el catálogo en el que ya aparece un blanco de Viura, Malvasía y la autóctona Tempranillo blanco junto a un rosado de Tempranillo y Garnacha, el moderno y fresco Crianza, el Reserva y el limitado 4 Varietales.

Club de vino
Y la novedad, desde hace meses, es poderse sumar a la produccion de la familia a través del Club Vivanco Barrica. Para los socios se suceden las barricas firmadas en el amplio corredor que une la zona de elaboración y la nave de guarda. Cada afiliado dispone de una barrica, media o la cuarta parte, que equivalen a 288, 144 o 72 botellas, respectivamente. Puede personalizar tanto la barrica -todas de roble francés- como la etiqueta de las botellas que le correspondan, y dispone de ventajas en otras compras y visitas, además de privilegios como invitaciones, uso del comedor privado y otros servicios.
La viña El Cantillo, la de cantos que rodea el museo y recubre las profundidades de los pasadizos y las naves de la bodega duerme ahora el invierno. Pero Vivanco nunca duerme.



Dinastía vivanco
Carretera Nacional 232
26330 Briones (La Rioja)
Tel. 941 32 23 32
www.dinastiavivanco.com

enoturismo


gente del vino