Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

El valor de una familia

81617031e9318e4f76b86b7f8109eaa5.jpg
  • Redacción
  • 2013-08-27 15:17:54

Quesos Elvira García es una nueva quesería familiar y artesanal situada en El Barraco (Ávila).

Cuentan con ganadería propia de unas 700 cabras de la raza Malagueña que se adaptan perfectamente al clima de la zona. Tanto, que recientemente han recibido un premio por parte de la Asociación Española de Criadores de la Cabra Malagueña como uno de los mejores productores en rendimiento y calidad. Elaboran quesos de cabra de tamaño mini, de coagulaciones lácticas, aromáticos, con corteza enmohecida perfectamente equilibrada.

Además de su calidad y buen hacer, lo que más llama la atención en esta quesería es la implicación que toda la familia tiene en este proyecto. Trabajan los padres, los hijos y sus parejas, una labor bien hecha en la que cada uno tiene su función. Día tras día acuden al campo y a la quesería tanto para el cuidado de sus cabras -un rebaño perfectamente sano que muestran orgullosos como primer eslabón-, para después del ordeño elaborar cada día los quesos en su pequeña y coqueta quesería. Todo esto no es algo nuevo, pero sí sorprende -y se agradece- hablar de algo que casi se había perdido en el medio rural: el relevo generacional.

De los quesos elaborados con leche cruda y madurados en cámaras de afinado, destacan sobre todo los que han bautizado como Bombón de Iruelas, de forma redonda, amasados a mano uno a uno y muy bien presentados en un envase que bien podría ser el de una caja de bombones. Otra original presentación es la del queso en aceite, que no es a la que estamos acostumbrados, sino que son también bolitas de queso amasadas a mano, envasadas cuidadosamente en el frasco, y regadas con aceite de oliva virgen extra y aromatizadas con tomillo del monte. Los denominan Copitos de Iruelas, delicados y exquisitos. Completan la gama los quesitos llamados Luna Nueva, con un formato de entre 120 y 250 gramos, de corteza natural enmohecida de color gris y textura untuosa.

Bombón de Iruelas: Notas de hongo y champiñón marcadas. Textura compacta, densa y casi crocante en boca. Notas caprinas muy limpias, con una agradable sensación cítrica.

Copitos de Iruelas: Aroma intenso y balsámico, en boca el queso es untuoso y fundente. Deja un posgusto largo y fresco.

Luna Nueva: Queso ácido láctico de corteza enmohecida. Notas caprinas muy limpias entremezcladas con notas de champiñon fresco. En boca, sensación dulce y recuerdos a nata y almendra cruda.

 

enoturismo


gente del vino