Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

La vuelta al mundo en ocho salsas

  • Redacción
  • 2005-10-01 00:00:00

Pues claro que nos hemos quedado con ganas de vacaciones. ¡Pasaron tan deprisa, y el mundo que nos llama es tan grande! Pero no hay por qué resignarse, un par de trucos sirven para prolongar el recuerdo, el placer vivido. La comida -los aromas y el paladar- es un vehículo infalible para transportar el espíritu, para convocar un recuerdo, para evocar o fantasear con un lugar. Una vuelta con los ojos bien abiertos por el Club del Gourmet nos hará revivir los recuerdos gastronómicos más placenteros y originales. Lejano Oriente La salsa oriental más típica es la soja, la japonesa el wasabi, de rábano picante, una sensación explosiva pero evanescente, una furtiva lágrima de placer. Las dos se encuentran en una estantería especial del Club de Gourmets, pero la salsa que hemos seleccionado es más original, un ligero aderezo ya combinado para ensaladas,-Mi tsukan wafu- en práctica botellita de 150 ml, a 3,80 E. Oriente próximo En realidad el Tahine es el sabor del mediterráneo sur y oriental, del magreb y el entorno árabe. Es una densa crema de semillas de sésamo (que aquí llamamos ajonjolí) tostadas y molidas, de modo que sueltan su aceite y hay que mezclar bien el sólido y el líquido antes de usarla. Sirve para componer aliños y para dar cuerpo a cremas de legumbres y de berenjenas, el famoso «baba ganush» o simplemente para untar pan «pita». El de Conserves Modernes Chtaura viene de Líbano, en tarro de 450 grs,es decir, para todo el año, al precio de 4,95 E. India Después del curry, los «chutneys» definen el exótico sabor de la India. Son sofisticadas combinaciones agridulces o delicadas agripicantes, basadas en fruta madura. En este caso elegimos uno de los mas típicos, el de mango, suave, con un excitante punto de jengibre y nueces, que alegra como guarnición cualquier plato de carne cocida o a la plancha. El frasco de 340 grs de Patak’s cuesta 4,99 E. México Los jalapeños son esos diabólicos pimientos pequeñitos que los mejicanos engullen como caramelos. Son la base de la salsa tabasco donde el picante se puede diluir hasta una intensidad humana y grata. Frente a la habitual salsa colorada elegimos la de jalapeños verdes, de sabor más fresco, donde no domina el picante y se puede añadir como deliciosa picardía a muchos guisos, sopas y aliños. la botellita de Casa Fiesta, de 85 grs. vale 1,90 E. Inglaterra La herencia colonial india aficionó a los anglosajones, de uno y otro lado del atlántico, a las combinaciones de dulce y salado. La salsa Cumberland es una gelatina ligera basada en el sabor de naranja que se acomoda a los patés de aves y a los grandes platos de caza. Tacklements la elabora al modo más clásico, y la presenta en frasco similar a las mermeladas, de 250 grs., que cuesta 4,04 E. Mediterráneo Tres muestras de tres culturas muy próximas: Hummus griego, una crema de garbanzos para untar, de Grecian Delight, de 160 grs. a 3,50 E. Salsa de almejas italiana, en nueva presentación, fresca en pack de dos tarritos para alegrar una pasta, los más simples spaghetti. La elabora en Milán Biffi, y los 170 grs. (4 raciones) salen por 4,75 E. Y, como vuelta al hogar, una mayonesa española, con receta del gran chef Martín Berasategui y una presentación cómoda y portátil, en brick de 125 ml. Es un invento de Santa Teresa, los de las yemas, y cuesta 1,39 E.

enoturismo


gente del vino