Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

I+D+Penedès

  • Redacción
  • 2010-03-01 00:00:00

Una tierra fecunda y de diferentes y amables paisajes dona su nombre a uno de los vinos más famosos de España: Penedès, una sucesión de suaves colinas plagadas de viña, de pinos, de monte mediterráneo propiamente dicho. Es uno de los panoramas más vitícolas que hay en España, . Por allí discurre el Anoia, aprendiz de río, incluso en tiempos de los romanos, que le llamaron amnucula -riachuelo-. Campiña domesticadamente agreste, diversa, a tiro de piedra de la gran ciudad, esta comarca, ciertamente veterana en cuestiones enológicas, aunque no nos remontemos a los tiempos de Columela, siempre ha sido proclive a innovar, a investigar, a adoptar la última revolución vitícola. De sus cavas surgió el cava, y sobre sus campos se plantaron unos de los primeros sarmientos de las variedades francesas que cambiarían la faz de nuestro viñedo, de ellos salieron aquellos vinos de Cabernet Sauvignon que tuvieron el atrevimiento de ganarles una competición a los grandes del mundo, algún château grand cru incluido. Pero no deja de sorprender el impulso, la fuerza, la constancia y la vitalidad de esta zona, que además ha sido fundamental para el desarrollo del espumoso español. Y es que parece todo fácil, a tenor de los resultados, para estos esforzados profesionales que parecen dominar todos los secretos de las tecnologías más avanzadas. Durante bastantes lustros ha vivido el Penedès de las glorias de la sempiterna terna Xarel.lo, Macabeo, Parellada, con los apoyos de Chardonnay, de adentrarse en los persistentes aromas de variedades tan exóticas como la Gewürztraminer. Pero ahora parece que hay una mirada vuelta al terruño y a las cualidades autóctonas por una nueva generación de bodegueros que parecen perseguir con ahínco los valores de una Monastrell olvidada, una Samsó de cadenciosos aromas, una Sumoll desconocida por desdeñada y, sobre todo, profundizar sobre la Xarel.lo, sin duda uno de los mejores valores enológicos que vegetan en aquellos viñedos. Una tierra que ofrece blancos, rosados, tintos, con la marca de un diseño irreprochable, moderno y capaz de llegar y satisfacer al paladar de toda clase de público.

enoturismo


gente del vino