Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Haya paz, señores

3I0P1F5P1P8M9U2E7N3C4P8H6C8T4B.jpg
  • Antonio Candelas
  • 2019-10-08 00:00:00

E ntramos en la recta final del año y esperamos que, aunque sea en lo vinícola, las cosas estén más relajadas que en los últimos meses. La noticia del presunto fraude que se conocía a mediados de septiembre en una bodega de la D.O. Rueda nos entristecía, pero también nos hacía confiar en los organismos de control que velan por que estas prácticas no lleguen al último eslabón de la cadena, el consumidor. Unos días antes veíamos cómo viticultores catalanes se manifestaban a las puertas de las grandes bodegas productoras de cava en señal de protesta por el bajo precio de la uva. Es una historia que se repite y a día de hoy no hay políticas concretas para no saturar el mercado y por tanto garantizar un precio justo para que el agricultor vea asegurado su futuro. Y todo esto cruzando los dedos y mirando temerosos al cielo para que las tormentas respetaran las viñas aún por vendimiar.
Pero este ajetreo no ha perturbado el trabajo del equipo de redacción. Ni ese ajetreo ni la gran noticia que conocimos hace unos días. La revista MiVino ha sido incluida como finalista en los premios International Wine Challenge 2019 en la categoría de mejor publicación de vinos. Con esa alegría hemos asistido al milagroso encuentro de las piedras de Cariñena que nuestra fotógrafa Ariadna Acosta ha conseguido inmortalizar de forma brillante en el reportaje. Hemos viajado en el pasado para constatar la maravillosa añada que fue la 2011 en Rioja. Se dice que 2019 será bueno, pero la añada 2011 tiene pinta de que será casi eterna.
Habrá que dejar que octubre se tiña de marrones, anaranjados y ocres para que con la paz que dan sus paisajes podamos disfrutar de su gastronomía y de una deliciosa copa de vino, que siempre viene bien.

enoturismo


gente del vino