Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Primer 2001: La fiesta del vino joven conquista Atocha

  • Redacción
  • 2002-01-01 00:00:00

Más de cuatro mil visitantes recorrieron, a lo largo de tres jornadas, el salón de los vinos de Maceración Carbónica Cosecha 2001, conocido como “Primer”. Esta muestra, que anualmente convoca OpusWine con el patrocinio de Artesanos Bodegueros de la Rioja Alavesa (ABRA), las revistas Vinum y Mi Vino, y Riedel España, cambió de escenario en su cuarta edición, y se celebró en la madrileña Estación de Atocha. Uno de los emplazamiento más bellos de la capital, con su arquitectura de hierro, su exuberante invernadero, y la filigrana de sus fachadas de ladrillo visto, además de un lugar sugerente para un salón que parte ya, definitivamente, hacia la meta fijada cuando nació en 1998: convertirse en la fiesta profesional y popular del vino joven recién llegado.
Este “Primer 2001” fue una invitación a romper con el estrés cotidiano y a disfrutar con la degustación de unos vinos que tan sólo hace un par de meses eran mosto gozoso o uvas en sazón. Durante los últimos días de noviembre y primeros de diciembre, las 42 bodegas expositoras ofrecieron al público una oportunidad única de catar los primeros 46 vinos de la nueva cosecha. Una cosecha que, a pesar de las inclemencias meteorológicas acaecidas a lo largo de la campaña (heladas, sequía, granizo...), apunta hacia una calidad excelente. Ante tan halagüeña estimación, en Primer se presentaron unos vinos tintos pletóricos de color, de fruta, de taninos dulces y suaves. Vinos jóvenes que sorprendieron al consumidor por su amplia y delicada riqueza de aromas y gustos, sólo posibles cuando han sido elaborados mediante este singular método de la maceración carbónica.
Una parte significativa de estos joviales vinos procedían de la Rioja Alavesa, zona creadora y difusora de este tradicional sistema de elaboración, donde hay que destacar el significativo incremento de bodegueros riojanos agrupados en ABRA. Pero año tras año se han ido sumando las zonas vinícolas más dispares, hasta cubrir prácticamente toda España; así, hasta llegar a las veinte presentes en este último salón. Además, en esta edición la contundente supremacía de tintos se ha enriquecido con un par de blancos.
Carlos Delgado, director de Primer, inauguró la muestra con un positivo balance: “Empezamos modestamente en un plató de cine con un experimento insólito en un país donde la maceración carbónica tenía mala reputación y peor imagen. En estas cuatro ediciones no sólo hemos crecido en vinos y bodegas, sino que además los objetivos que nos marcamos están sobradamente cumplidos. Hemos logrado promover y dignificar estos personalísimos vinos, los primeros de una excelente cosecha, y los hemos hecho mediante la única vía posible: su degustación y conocimiento de la mano de sus autores”.
También Gabriel Chinchetru, diputado de Álava, mostró su satisfacción en nombre del Gobierno Vasco: “Se ha dado un salto cualitativo muy importante en los vinos de maceración carbónica, y su reclamo es la originalidad y la personalidad. Madrid es un escenario perfecto para dar a conocer unos vinos que son una apuesta segura para conquistar nuevos mercados”.
La jornada inaugural, reservada a visitantes profesionales, fue un hervidero de periodistas, sumilleres, restauradores, distribuidores, comerciales y consejeros de tiendas especializadas. Todos coincidieron en resaltar la alta calidad de los vinos allí presentes, superior, sin duda, a la de años anteriores. El balance de los responsables de las bodegas participantes en Primer ha sido muy positivo, por la impecable organización, por la cantidad y calidad de los visitantes y, de forma sorprendente, por la juventud y el conocimiento de buena parte del público, un relevo generacional que garantiza larga vida al sector.
Primer 2001 no sólo contó con una presencia notable de bodegueros, sino con la colaboración gastronómica de dos manjares fundamentales de nuestra acervo culinario: el queso y el embutido. Los Consejos Reguladores de las DD.OO. de Torta del Casar, Roncal e Idiazábal aportaron sus magníficos y soberbios quesos, mientras que la firma Montanegra y el Consejo Regulador de la D.O. Dehesa de Extremadura cautivaron a los visitantes con una gama de embutidos selectos de cerdo ibérico. Pero Primer no ha quedado circunscrito sólo a la Estación de Atocha. Como años anteriores, los vinos de la nueva cosecha se presentaron y degustaron, a lo largo de una semana, en más de treinta enotecas y tiendas especializadas de la capital, una iniciativa auspiciada por ABRA.
El público, además de contrastar calidades y de cerrar negocios con la compra de buen vino a buen precio, también participó en la elección de los mejores vinos presentes en la muestra. Tras el escrutinio, los vinos elegidos por votación popular para la Gran Final del “Premio al Mejor Vino de Maceración Carbónica” fueron: Castaño, de Bodegas Castaño (Yecla); Erre Punto, de Bodegas Fernando Remírez de Ganuza (Rioja); Luberri, de Bodegas Luberri (Rioja); Luis Alegre, de Bodegas Luis Alegre (Rioja); Prada a Tope, de Bodegas Prada a Tope (Bierzo) y Viña Urbezo, de Solar de Urbezo (Cariñena). La gran final se celebrará en la primavera del 2001 mediante cata ciega en la que un jurado de expertos proclamará el vino ganador. Primer ha sido nuevamente un éxito de público y convocatoria, en definitiva ha sido el triunfo de un vino y una tipología fundamental para nuestra oferta enológica.

enoturismo


gente del vino