Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

La Ribera, por agua, tierra y vino. Dehesa de los Canónigos

  • Redacción
  • 2006-10-01 00:00:00

En la diversidad de las rutas del vino español, la Ribera del Duero ha de ser una de las primeras coordenadas para el enoturismo. Tanto por la calidad y fama de sus bodegas como por el peso del pasado histórico que reviven los castillos, la arquitectura religiosa y el austero paisaje que riega el Padre Duero. Vamos a visitar Dehesa de los Canónigos. Una hilera de chopos será la guía. En esta tierra sin notables accidentes, sin más que oteros de vigía, cualquier hito vertical es un referente. Choperas y alamedas señalan el curso del río y el trascurso del tiempo:el de las estaciones pintadas en el color de sus hojas. Nunca son tan bellas como cuando anuncian otoño. Su fulgor amarillo deslumbra sobre la tierra parda y ciega el contraste sobre el límpido azul del cielo castellano. “Río Duero, río Duero, nadie a acompañarte baja Nadie se detiene a oír tu eterna estrofa de agua... Y entre los santos de piedra y los álamos de magia pasas llevando en tus ondas palabras de amor, palabras...” El romance de Gerardo Diego sigue vigente, la soledad es un atractivo más, por ejemplo, para dejarse llevar en piragua desde Fresnillo hasta Aranda de Duero. Entre la vegetación que puebla las orillas: chopos, álamos, alisos, sauces nadan o revolotean aves acuáticas como la garza real, garcetas, cormoranes y algún martín pescador. Y por encima de las copas asoma la espadaña de la iglesia de Fresnillo de las Dueñas, y en Aranda de Duero la chimenea de la vieja fábrica azucarera, la presa de la central eléctrica, el puente nuevo, y el del ferrocarril, hasta desembarcar en el parque El Barriles. La vía fluvial es insuperable, pero quien prefiera una segura “carretera y manta” ha de poner pie en la Ribera del Duero ascendiendo al castillo de Peñafiel, convertido en Museo del Vino, un moderno montaje estético y didáctico que preserva la magnífica estructura del monumento. Y la espléndida vista. El camino seco Se puede adivinar hasta la villa de Pesquera y, muy cerca, una bodega auténtica pero diferente. Dehesa de los Canónigos, que se levanta a orillas del Duero, no es una de las numerosas bodegas modernas de cemento y ladrillo que jalonan la Ribera, ni por el contrario, una de esas edificaciones sencillas, de corte rural. Su aspecto muestra el devenir histórico de una explotación agropecuaria en la que el vino, según épocas, tuvo mayor o menor importancia. Un conjunto de pequeñas edificaciones se agrupa en torno a un caserón que sigue siendo vivienda, y en el que vive el hoy propietario, Luis Sanz, con su familia. Los muros encalados y la estructura arquitectónica en forma de “u” dan al conjunto el aire de una venta de pasado floreciente. Ahora, con la construcción de salones para reuniones, eventos, presentaciones, catas y bodas, junto a una ermita, la bodega da respuesta a los requerimientos de un público cada vez más exigente y que va más allá de la propia elaboración de unos vinos de calidad. La bodega Dehesa de los Canónigos es una finca histórica cuyos orígenes en el cultivo de la vid se remontan al siglo XIX, aunque no es hasta 1989 cuando comienza a elaborar sus propios vinos. El gusto, el derroche de pasión romántica que han derrochado en la restauración de casa y viñedo, es un atractivo para el enoturismo. Es un ejemplo en el que se conjugan modernidad y tradición, aúnan las últimas tecnologías, con el reconocimiento de su larga trayectoria y experiencia en el cultivo artesanal de la uva, en un microclima privilegiado y un suelo que garantizan vinos de calidad. Además en la zona se da cita una amplísima oferta turística, gastronómica y cultural, en la vecindad del Castillo y de la sede de la D. O. en Roa de Duero. Un camino que habrá que repetir muchas veces. Dónde dormir: Hotel Ribera de Duero (Peñafiel) Tel.983 881 616 Molino de la Aceña (Quintanilla) Tel. 983 680 910 Dónde comer: Mesón de la Villa (Aranda-Burgos) El Molino de Palacios (Peñafiel) Tel.983 88 05 05 Casa el Agapio (Olivares del D.) Tel. 983 680 495 Qué ver: Santuario de la Virgen de las Viñas(Aranda. ) Castillo-Museo del Vino (Peñafiel) Monasterio de la Vid dehesa de los canónigos Ctra. Renedo-Pesquera,Km 39. 47315 Pesquera (Valladolid) Tel.983 484001 - Fax 983 870359 www.bodegadehesadeloscanonigos.com. bodega@bodegadehesadeloscanonigos.com

enoturismo


gente del vino