Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Grandes horizontes. Cata Empordà

  • Redacción
  • 2004-10-01 00:00:00

LÉmpordà y la Costa Brava, las históricas comarcas cuna de la vid en Cataluña, se renuevan y cambian la faz de sus viñedos. Allí, donde hace tan solo unos años el dominio del clan de las garnachas de todas las cualidades y colores era abrumador, se ha dado paso a las variedades que más suenan en el concierto mundial. Y lo mismo ocurre con los lagares, la mayoría se remozan y modernizan al gusto de sus técnicos para elaborar productos que alcanzan la vanguardia del vino español. No por ello dejan de lado a los venerables rancios típicos de la comarca. Si les gusta rastrear un auténtico vino antediluviano como es el llamado «garnatxa rancio», el Ampurdán es la comarca ideal, porque ningún elaborador, por muy moderno que sea su estilo, le dará de lado. Lo que apreciamos especialmente en este vino es que se mantiene al margen de las modas y sigue siendo fiel a sí mismo, aunque por esta razón no siempre reciba los mejores comentarios. . . 14,5 Celler Espelt Mareny 2003 Un delicado color para este blanco de agradables aromas de Moscatel, sutil toque cítrico y ligero, y apetitoso paladar, posee un equilibrio original salino/amargoso y un final donde se aprecia más claro el recuerdo de piel de lima. 2004 a 2005. 14,5 Celler Espelt Quinze Roures 2003 En estos momentos domina el roble con sus notas especiadas, detrás resalta el aroma de fruta madura y recuerdos florales. Su sabor, un poco goloso, va muy bien con la untuosidad que alcanza en el paso de boca, final especiado, con un toque de lías y vainilla. 2004 a 2006. 14,5 Mas Estela Vinya Selva de Mar Blanco 2002 Su color, algo subido, proporciona una sensación errónea porque pudiera paracer más maduro y evolucionado. Sin embargo los aromas florales le aportan juventud, y la justa acidez, frescura; el paso de boca untuoso y el final de miel hacen que resulte muy original. 2004 a 2006. 15 Vinyes dels Aspres Blanc dels Aspres F. en Barrica 2001 Los aromas que aporta una buena madera tienden a dominar, relega la fruta madura a un segundo plano; lo mejor es la untuosidad que presenta en la boca porque envuelve el paladar agradablemente; el final origina recuerdos de tostados y especias. 2004 a 2006. 15 Pere Guardiola, S.L. Joncaria 2002 Un vino muy aromático (como corresponde a un buen Moscatel) fragante, sobresalen las notas de azahar y jazmín. Dada la sensación de ligereza que promete la nariz, llena la boca contra pronóstico, ejerce su untuosidad y deja un elegante postgusto amargoso. 2004 a 2005. 15 Oliver Conti Oliver Conti 2000 Es original, distinto, tanto por su «coupage» como por la crianza realizada solamente en botella. Así, su buqué es bastante complejo, hay notas de reducción, especias exóticas, fruta tropical y manzana. Equilibrado, con un paso de boca glicérico y fresco. 2004 a 2007. 15 Rigau Ros Rigau Ros Chardonnay 2003 Tiene un marcado tono de lías bien trabajadas, fruta blanca y notas de hierbas, todo enmarcado en una madera medida y especiada. La fresca acidez otorga equilibrio y viveza a la boca, transcurre untuoso y aromático, finaliza con recuerdos de vainilla. 2004 a 2007. 16 Masia Serra Ctonia 2003 ¡Qué agradecida se muestra la Garnacha blanca cuando es bien tratada! Refleja en este vino su personalidad, cubre el paladar de notas minerales, con el adecuado toque de fruta muy madura, interesantes recuerdos especiados y un cuerpo graso y ampuloso, final elegantemente amargoso. 2004 a 2008. 14 Pere Guardiola, S.L. Clos Floresta 2000 En general domina la madera pero se pueden apreciar sin esfuerzo las notas de fruta madura, incluso interesantes aromas florales. Pulido y redondo en el paso de boca; un vino para tomar ahora, agradable. 2004 a 2005. 14,5 Oliver Conti Oliver Conti Negre 1999 No es un vino potente ni complejo, pero resulta muy agradable con sus aromas de frutillos negros, sotobosque y tonos especiados. También se manifiesta carnoso y fresco, con un final elegantemente especiado. 2004 a 2007. 15 Mas Estela El Quindals Gusta su armonía de aromas, recuerdos de especias (con predominio de las dulces como la canela) y notas de mermelada de grosellas. Destaca la sensación de equilibrio en el paladar, pulido y amplio; es un vino para beber ahora. 2004 a 2006. 15 Castillo de Capmany Moll del Alba Crianza 2002 Un tinto marcado con el evidente e innegable acento de la madera. Sin embargo resulta gratamente amable y con buena carnosidad en la boca, un tanino maduro y un alcohol notable, algunas puntas todavía por pulir, pero sin importancia. 2004 a 2008. 15 Vinyes dels Aspres Negre dels Aspres 2000 Al contrario que el blanco de esta casa, en este vino la madera está ensamblada estupendamente. Su marcado carácter frutal, con los aromas de especias y balsámicos, dibujan un conjunto interesante. Paso de boca carnoso, de agradable equilibrio y todavía un poco secante. 2004 a 2007. 15 Celler Espelt Terres Negres 2001 Posee todo los componentes de un vino moderno, color impenetrable y aromas de maduración llevados al último extremo, notas de vainilla y frutos rojos; amplio en el paso de boca, aunque le falta alguna arista por pulir. Nada importante si se aguanta en botella. 2004 a 2009. 15,5 Cavas del Castillo de Peralada Castillo Perelada Reserva 2001 Poderoso este tinto, con mucha fuerza, estructura y tanino. Tiene la madera muy bien puesta, acompaña y deja respirar a la fruta, incluso sus recuerdos de torrefactos y cacao se hallan perfectamente integrados. 2004 a 2009. 16 Masia Serra Gneis 2000 Complejo y potente, con un recuerdo de grafito, notas balsámicas, de monte bajo y una madera comedida. Tanino maduro, paso de boca delicado, influencia de una Merlot cantarina y final de tonos cítricos y especias. 2004 a 2010. 16,5 Cavas del Castillo de Peralada Castillo Perelada Ex-Ex 2001 Una Sirah expresiva y madura, de aromas francos y potentes, madera prudente, deliciosa jugosidad que armoniza y se proyecta en un final sugerente, de frutillos silvestres (frambuesas); taninos de excelente calidad y bien trabajados. 2004 a 2012. 16,5 Cavas del Castillo de Peralada Castillo Perelada Finca Malavïna 2001 Jugoso y frutal, bella nariz, intensa y seductora, frutillos negros en primer plano, especiado y fino toque mineral. Un tanino maduro y expresivo aporta profundidad y buen cuerpo, además de dotarlo de un tacto de terciopelo. 2004 a 2010. 16,5 Masia Serra Gneis 2001 Toques minerales (grafito) y fruta al borde de la sobremaduración. A pesar de la potencia tánica se muestra muy jugoso en la boca y refuerza la sensación de estructura y concentración. Ofrece garantías de futuro. 2004 a 2012. 16,5 Celler Martí Fabra Masía Carreras 2001 Un vino muy bien estructurado, con sobrada fuerza y buena madera. Su tanino resulta maduro y expresivo, lo que amplía la sensación de jugosidad. Se llega a un final inesperado y gracioso por su original toque de guindas en aguardiente. 2004 a 2009. 16,5 Mas Estela Vinya Selva de Mar Tinto 2000 Poderoso, concentrado, rico en aromas, destacan los frutillos negros, sotobosque delicado y marcado carácter mineral; una buena madera, aunque quizás todavía dominante en este estadio, imprime complejidad. Paso de boca magnífico, con tanino maduro y absolutamente jugoso; un vino que nos hará disfrutar con su estructura y poderío. 2004 a 2011. 17 Cavas del Castillo de Peralada Gran Claustro de Castillo Perelada 2001 Muy complejo, cautivador, pleno de aromas de fruta negra, notas minerales y especias. Amplio y sabroso, bastante concentrado y de expresivos taninos maduros que aportan una envoltura de lujo en el paladar. Aunque ya es una satisfacción degustarlo en estos momentos, tiene suficiente vigor para crecer y ofrecer sensaciones muy placenteras. 2004 a 2010. 14,5 Castillo de Capmany Castillo de Olivares Mistela Límpido de aspecto, de un amarillo pálido; un vino que despliega interesantes aromas de pastelería, mandarina o frutas escarchadas, algo desligados del alcohol. Lo encontrará mucho más armónico en la boca, sedoso y agradable, con un final anisado. 2004 a 2006. 15 Celler Espelt Airam Le sorprenderán sus intensos aromas de crianza y la bien llevada oxidación que ofrecen notas de fruta escarchada, cacao, orejones y demás frutos confitados. En boca guarda un buen equilibrio entre el dulzor delicado y una suave acidez. 2004 a 2010. 15 Pere Guardiola, S.L. Torre de Capmany Gran Reserva Destaca en una primera impresión su bello color cobrizo y brillante; después, su complejo conjunto de aromas, la fruta escarchada, junto a unos tonos anisados muy originales. Es un vino con cuerpo y dulzor equilibrado. En conjunto brilla por su limpieza. 2004 a 2009. 15,5 Vinyes dels Aspres Bac de les Ginesteres 1997 Interesante este rancio elaborado en damajuanas a la interperie. Y lo es desde su precioso color ambarino caoba o sus aromas de café, cacao, almendra garrapiñada o canela. Un dulzor muy delicado que alegra el paladar. 2004 a 2009. 15,5 Vinyes dels Aspres Vi de Panses 2001 Un tipo de vino poco corriente en el Empordà. Es atractivo desde su bello color ambarino a los limpios aromas de pasas, de orejones, canela o miel. La sensación de untuosidad se refleja en el paladar con su dulcedumbre intensa y de limpios recuerdos amielados. 2004 a 2014. 16,5 Masia Serra Ino Un vino gratificante, delicado, de elegantes aromas entre los que destaca el recuerdo de brioche (o panetone) y fruta pasificada (orejones). Sutil equilibrio entre el dulzor y la acidez, final de fruta escarchada. 2004 a 2008. 16,5 Celler Martí Fabra Masía Carreras Gran Reserva de Familia 1945 Su complejidad encanta, el catador se puede recrear entre los aromas más dispares, café, tostados, canela, fruta confitada, cacao, maderas nobles y un buen puñado más. Un dulce equilibrio en la boca hace que se disfrute del conjunto, verdaderamente elegante. 2004 a 2014. 16,5 Celler Martí Fabra Masía Pairal Moscatel 2001 La Moscatel impone sus limpios aromas de flor (jazmín, rosas), notas de almizcle que se enlazan perfectamente con la fruta escarchada o piel de mandarina, muy bien equilibrado, con notable dulzor y acidez que aporta frescura; el final es un poco cálido. 2004 a 2007.

enoturismo


gente del vino