Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO

Faustino I, de Rioja al mundo

9D8G8H5Q4O2E1F0D4A7P4H0I4D3U1A.jpg
  • Antonio Candelas
  • 2019-01-31 00:00:00

Es apasionante conocer el pasado, presente y futuro de un vino que ha traspasado fronteras, paseando su icónica etiqueta por medio mundo y enseñando a millones de paladares su perfil de Gran Reserva riojano. Un vertiginoso viaje en el tiempo del que tomamos conciencia de la grandeza de los vinos antiguos.


Gran Faustino 1955
Tempranillo, otras variedades. 13% vol. D.O.Ca. Rioja
Añada del lanzamiento de la marca. Elaborado sin despalillar y estrujado parcial al más puro estilo de la Rioja Alavesa. Crianza en roble americano con una pequeña parte de francés. Parece mentira, pero aún tiene muchas cosas que contar. Su expresión aromática sigue una línea especiada (canela, nuez moscada) y de fruta escarchada. Con el tiempo aparecen toques de mayor complejidad (frutos secos, hojarasca). Leve sensación de estructura con una fantástica acidez que contribuye al manteniniento del resto de detalles, entre los que se encuentra el chocolate.


Faustino I Gran Reserva 1964
85% Tempranillo, 15% Graciano, Mazuelo, Viura. 12,5% vol. D.O.Ca. Rioja
Por su calidad y generosidad está considerada la mejor añada riojana del siglo XX. Aun así se tuvo que lidiar con un junio más frío de lo normal y alguna helada en abril. Descorcharlo hoy es una delicia. Comienza tímido, pero no tarda en desplegar sus encantos en forma de recuerdos de fruta negra y roja en confitura, pimienta, finos encurtidos y hierbas de monte. En boca está vivo, tiene volumen, pasa con agilidad, fantástica frescura y amplia sensación de sapidez. La complejidad tras el posgusto es para reflexionar. Todo aparece con armonía y perdura con delicadeza.


Faustino I Gran Reserva 1970
85% Tempranillo, 15% Graciano, Mazuelo, Viura. 12,5% vol. D.O.Ca. Rioja
Aquel año la viña brotó más tarde y aunque la primavera transcurrió sin incidencias, el verano fue cálido y húmedo, y hubo que sufrir alguna tormenta acompañada de pedrisco en junio. De los tres primeros vinos, es el más maduro en aromas. Con buena intensidad se detectan notas de ebanistería, fruta negra compotada y frutos secos con un fondo balsámico que lo revitaliza. Gusto sorprendente por la viveza del tanino que se distribuye por el paladar dejando una estructura que equilibra la agradable sensación de acidez. Persistente en el posgusto con toques especiados.


Faustino I Gran Reserva 1994
85% Tempranillo, 10% Graciano, 5% Mazuelo. 13,5% vol. D.O.Ca. Rioja
Un año sin complicaciones en lo meteorológico hizo que hablemos de una añada excelente. El verano caluroso y seco favoreció una maduración algo más rápida. Las lluvias llegaron en septiembre y adelantaron la fecha de vendimia sin que ello influyera en la calidad de la uva. Puede presumir de juventud aromática y buen equilibrio entre sus recuerdos (fruta negra, bombón, finos ahumados, caja de puros). Cuando lo tomamos, nos invade una grata sensación de frescura y jugosidad. Tiene cuerpo y una gran vida por delante: aún le quedan años para mejorar.


Faustino I Gran Reserva 2001
86% Tempranillo, 10% Graciano, 4% Mazuelo. 13,5% vol. D.O.Ca. Rioja
La cepa dispuso de todos los recursos hídricos necesarios para que fuera un año con garantías de calidad. La uva pequeña y concentrada nos ofrece aromas de fruta con mayor sensación de frescura y complejidad. Su larga crianza de 29 meses aporta matices bien intregrados (ahumados, encurtidos, especias dulces, balsámicos). Nos seduce su estructura y valentía para mantenerse en boca con nobleza y longitud. Recorrido con mayor concentración y recuerdos frutales, que responden a la buena añada que fue y al estilo de vinos elaborados en la bodega.


Faustino I Gran Reserva 2005
88% Tempranillo, 7% Graciano, 5% Mazuelo. 13,5% vol. D.O.Ca. Rioja
Terminamos con un vino rotundo y con poderío. El ciclo de la vid se desarrolló sin sobresaltos y eso hace que a sus 13 años destaque por su juventud, pero sobre todo por su exquisita educación. Todos los matices están en consonancia: el regaliz, los aromas frutales (arándanos confitados), las notas de la crianza. En boca es voluminoso, licoroso, largo y muy sabroso. La capacidad para ganar con los años está servida gracias a la estupenda acidez. El tiempo dirá hasta dónde puede llegar, pero seguro que muy lejos.


enoturismo


gente del vino