Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Clunia Albillo 2019

2R9H3O1O1U4A1C3D7P9D0Q7H2P8B5J.jpg
  • Redacción
  • 2020-10-05 00:00:00

Nuestro protagonista del mes, Clunia Albillo 2019, es una original apuesta de Bodegas Clunia (Coruña del Conde, Burgos) en su búsqueda por la recuperación de la variedad autóctona Albillo, procedente de la Finca Bocigas, a 1.000 metros de altura sobre el nivel del mar. A esa altura, el clima extremo moldea los aromas frescos y su equilibrado paladar. El resultado es un vino blanco de producción limitada que acaba de conseguir la medalla de oro en Mundus Vini Summer Tasting 2020, celebrado en la ciudad alemana de Neustadt.
El pequeño municipio en el que se encuentra Bodegas Clunia, Coruña del Conde, tiene una fascinante historia. En aquellas tierras altas, pedregosas y ariscas, conquistadas por los celtíberos y después por los romanos, se puede contemplar el esplendor de una de las colonias más prósperas de Hispania –llegó a tener unos 32.000 habitantes–: Clunia Sulpicia, bastión clave en la romanización del norte de España y en la Historia.
Allí donde las grandes civilizaciones encontraron su hogar, crecen hoy los viñedos de Bodegas Clunia, a una gran altitud y rodeados de sierras que desatan sus vientos sobre la Meseta. La vid sufre y resiste las inclemencias del tiempo, haciendo esfuerzos heroicos para encontrar su alimento en el fondo de la tierra y sobrevivir. Si esta bodega nació de un sueño –"elaborar vinos de altísima calidad y marcado carácter en un clima hostil"–, el más vivo ejemplo de su éxito es Clunia Albillo 2019, un vino blanco de producción muy limitada cuya esencia es la recuperación de una variedad autóctona tan singular como la Albillo. La diferencia de temperatura entre el día y la noche durante el periodo de maduración (intensamente lenta) permite una perfecta conservación aromática. Además, sus suelos calizos –con elevada presencia de arenas y arcillas– contribuyen a potenciar su concentración y tipicidad. Esta Albillo extrema, vendimiada de forma manual y sin el uso de prensas, fermenta en barricas de roble francés de 500 litros, en las que descansa cinco meses para adquirir una frescura, elegancia y complejidad únicas.

enoturismo


gente del vino