Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Desde mi Terruño: Castell d’Encus

  • Bartolomé Sanchez
  • 2012-10-01 09:00:00

Tinto de montaña esculpido en piedra
Texto: Luis Vida

El vino de paisaje está teniendo un espectacular auge en Cataluña: de las 95 hectáreas del Castell d’Encús -la finca del enólogo Raúl Bobet en la zona pirenaica del Pallars Jussá (Lleida)- solo 23 son de vid; el resto es bosque. “Si no hubiera plantado viñedo, creo que también viviría en este sitio por la fuerza que tiene; te enamoras irremediablemente”. Aquí se vive la Historia: en los lagares de piedra que los monjes de la ermita construyeron en el siglo XII hoy se fermenta el Quest. Los clones de bajo rendimiento de las variedades globales se cultivan en alta densidad y según métodos biológicos en busca de la frescura de las tierras altas y “huyendo del estereotipo de las mezclas en las que está presente la Cabernet Sauvignon”. Bobet se autodefine como “agricultor de montaña” y se fascina con el control térmico y la pureza de levadura natural que se consiguen con esa fermentación en piedra que, además, parece limar el toque vegetal de estas uvas y aportarles “unas notas de sotobosque muy pronunciadas”. www.encus.org

Quest 2010
D.O. Costers del Segre
Variedades: Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc y Petit Verdot.
Crianza: 18 meses en roble francés.
Alcohol: 14% vol. Precio: 27 €.
Sorprenden la suavidad leve con la que entra y su corte fresco. Según avanza, se despliegan los taninos de la Cabernet y su aroma vegetal, pero muy matizado por los acentos del paisaje (hierbas), notas de cedro, lima y pino, tostado sutil (chocolate) y fruta roja y jugosa en sazón.

La viña

Se enclava en un paisaje mediterráneo boscoso de gran biodiversidad en la sierra de Costa Ampla al que llegaron los actuales propietarios en 2001 buscando viñas altas (800-1.000 m). “Se cultivan en alta densidad en terrazas abancaladas con suelos francocalcáreos y bajo contenido en materia orgánica, respetando la vegetación original y con un manejo muy cuidadoso del medio natural y el patrimonio histórico”. El alto contraste térmico entre el día y la noche supone un factor de calidad.

enoturismo


gente del vino