Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Destilados Spiritsland. El nacimiento de un trago

  • Redacción
  • 2011-04-01 09:00:00

El emblema de la casa, su estandarte, la marca más prestigiosa y extendida, es un ron que se encuentra en los bares y coctelerías de media Europa, esa botella sobria y rectilínea rotulada en oro y sin falsa modestia como OpthimuS. Su nacimiento determinó la gestación de la compañía, que es una sinérgica fusión de elaboradores, importadores, creativos, catadores, diseñadores y hasta un enamorado y conocedor del mundo de los grandes vinos, Santiago Bronchales, que viene a ser el alma del proyecto.
OpthimuS nace cinco años atrás, cuando le pidieron a Oliver&Oliver la selección de un ron superpremium que tuviera como base sus rones más viejos, sus barricas más preciadas. Los Oliver, exiliados, habían recuperado las fórmulas tradicionales de la familia, de sus tiempos en Cuba, y las reproducen en República Dominicana.
Su secreto es elaborar y armonizar aguardientes y destilados pesados y ligeros, elaborados por diferentes procedimientos. La sabia mezcla, producto de la experiencia y la sensibilidad de los viejos maestros roneros, se envejece, durante una década, inmóvil, protegida y resguardada en las profundidades de la bodega para que madure y evapore lo menos posible. Y después, durante otros cinco, ocho, once y hasta quince años va recorriendo anualmente escalas de botas que han contenido bourbon y vinos californianos, siguiendo el sistema de soleras y criaderas que caracteriza a los vinos jerezanos. Así se consigue homogeneizar el gusto que distingue a la marca y la calidad que anuncia el nombre.

Tragos y tendencias
En principio fue el ron, pero si algo caracteriza a Spiritsland es el acertado análisis de las tendencias, algo nada fácil cuando se trata de las modas en la copa. Y así han gestado, para el boom actual, un par de London Gin: una aromática y vestida de azul, Blue Ribbon, y otra de perfumes botánicos en torno a la hierbabuena y delicados tonos verdes, 7d, es decir, siete destilaciones. Y han visto la luz un vodka color de rosa, como corresponde al explosivo carácter de la fresa que la anima, y otro, End Essential, con la sobriedad de un limpio pentadestilado elaborado con maíz europeo no modificado genéticamente.
La línea es una constante de grandes marcas Premium, que exige el dominio de los elaboradores y el conocimiento técnico del producto por un lado, pero también el del mercado, el momento preciso para situar un nueva marca.

Servicio integral, “New way”
Con esa visión, con esos mimbres, lo que ofrece Spiritsland va más allá de su catálogo. Su lema es The other side of spirits, un servicio integral tanto para elaboradores como para comerciantes. Un servicio que va desde el diseño o la selección de una bebida hasta el de la botella y el etiquetado; desde la creación de una marca a la definición de su mercado interior o exterior, y también a resolver las pejigueras legales que implica el comercio de alcohol, con normativas tan diversas en cada país. De ahí que la mayor parte de sus clientes, de su público, se distribuya por toda Europa.
Buscan en todo el mundo el producto que solicita su cliente, y buscan clientes y redes de distribución para quien ofrece un producto. Y si este no existe, lo crean a medida. Así han nacido algunas de estas marcas, como el vodka de fresa o el ron extraviejo Lebensstern para Alemania. Otras son propias, o espléndidos hallazgos, como el vodka Christiania elaborado en Noruega con patatas orgánicas Trondelag, que le aportan un gusto más dulce que, junto al agua pura noruega procedente del Ártico, lo convierten en un trago delicado, original, inconfundible. Se destila seis veces, se filtra primero con carbón vegetal y posteriormente por una técnica de aire único. El nombre se debe al Rey de Noruega Christian IV, que fundó la ciudad que hoy es Oslo y que él bautizó como Christiania.
La última novedad, la más reciente, llega de otro punto cardinal bien diferente: es el tequila mexicano añejo Sangre Azteca -destilado en Tequilera La Magdalena-, agave puro en inconfundible botella cónica que sin duda será la punta de lanza de la inminente tendencia en la copa. Y si no, al tiempo.


spiritsland
Tel 911 100 399
sales@spiritsland.com
www.spiritsland.com

enoturismo


gente del vino