Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Duero: río de historia y vino

  • Redacción
  • 2000-11-01 00:00:00

El Duero es uno de los grandes ríos vitivinícolas, como el Ebro, el Miño o el Sil. En sus orillas crecen viñedos de gran fama, como los de Ribera del Duero, Toro, Rueda o Cigales en su afluente el Pisuerga, y otros menos prestigiosos de pero grandes posibilidades como Los Arribes del Duero. Un río de vino e historia. Cerca del nacimiento del Duero merece la pena recorrer los pinares de Vinuesa y Covaleda. Y acercarse a la bellísima Laguna Negra.
El viaje puede comenzar en Almazán para, siguiendo su curso, adentrarse en Portugal por Miranda do Douro.

ALmazán. Bella plaza y buen románico. Comer: Antonio. Comprar: dulces en la Casa de las Yemas y Gil.

EL BURGO DE 0SMA. Soberbia catedral, con extraordinario retablo renacentista, bella Plaza y fortificaciones. Visitar: paisaje natural e histórico del Río Lobos. Dormir: Casa Grande de Gormaz (fuera de la ciudad); Hotel Virrey, 11. Comer: Virrey Palafox.

ARANDA DE DUERO. Portada gótico-isabelina de Santa María. Dormir: Los Bronces, Montehermoso. Comer: buenos asados y cocina autóctona en el Mesón de la Villa, Chef Fermín, de estilo francés.

ROA DE DUERO. Sede del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero; cuenta con un interesante patrimonio arquitectónico. Comer: buenos platos de cuchara y asados en El Chuleta.

PEÑAFlEL. Soberbio castillo, arquitectura popular en su amplia plaza, y numerosas iglesias de interés: San Esteban, Convento de San Pablo, San Miguel de Royo, Santa Clara... Cerca de las bodegas de Vega Sicilia se levanta el extraordinario conjunto cisterciense del Monasterio de Santa María de Valbuena, con unos frescos de primitivo gótico francés. Dormir: Hotel Ribera del Duero, en una antigua fábrica de harinas rehabilitada. Comer: Asador Mauro, El Molino de Palacios, El Empecinado (a unos kilómetros de la ciudad).

TUDELA DE DUERO. Comer: magníficas verduras de las cercanas huertas y buenas carnes en el Mesón 2,39.

TORDESILLAS. Antiguo puente de 10 arcos, Iglesias de Santiago, Santa María y San Antolín, vetusto palacio de Alfonso XI. Dormir: Parador de Turismo, Hotel El Montico. Comer: El Torreón. Tapas en la Plaza Mayor.

TORO. Magnífica Colegiata Catedral, una de las mayores joyas del románico español, que guarda en su interior enormes riquezas. Toda la ciudad es un auténtico museo viviente marcado por la omnipresencia del románico. Dormir: Hotel Juan II. Comer: Casa Lorenzo. Tapas en la Plaza Mayor.

ZAMORA. Preciosa ciudad, plaza fuerte medieval con viejas murallas y puente romano de 16 arcos. Su principal monumento es la Catedral, llamada “La Perla”, edificio bizantino de considerable interés artístico (cúpula, capilla de San Juan Bautista, etc.); también destacan la Iglesia románica de la Magdalena, la Casa del Cordón, y las puertas de Doña Urraca y San Torcuato, ambas monumento nacional. Dormir: Parador de Turismo Condes de Alba, de Aliste, Hostería Real, de Zamora, instalada en un viejo palacio. Comer: Rey Sancho, La Posada, tapas en la Plaza Mayor y en sus alrededores. Comprar: productos de la tierra, incluidos los gastronómicos, en Aperos y Viandas; legumbres y quesos, en Casa Prieto y Productos Zamoranos; dulces, en La América, Julián Prieto o en el Monasterio de las Dueñas.

enoturismo


gente del vino