Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Una historia (muy) diferente

8Q1J1J0S0P7U2U8L0P0P4P0E4T1G6U.jpg
  • Diana Fuego
  • 2020-12-04 00:00:00

Estancia Piedra, cuyos orígenes se remontan al flechazo del abogado escocés Grant Stein con las viñas viejas de Toro, ha experimentado una renovación absoluta estos últimos años, apostando firmemente por la sostenibilidad y la innovación para crear vinos sorprendentes.


Hay historias tan curiosas que nos llevan por caminos que nunca hubiéramos imaginado. A veces, incluso, de forma literal. Como ocurre en la bodega toresana Estancia Piedra, cuya historia comenzó con un viaje en bicicleta por las regiones vitivinícolas más interesantes de Italia, Francia y España. El abogado escocés Grant Stein, un auténtico apasionado del vino, albergaba el sueño de crear su propia bodega, y un grupo de amigos lo acompañó en aquella emocionante búsqueda. Corría el año 1997. Mientras hacían la Ruta de la Plata, pararon en Toro para descansar y comer. La intensidad de sus vinos le fascinó, y se enamoró irremediablemente de la mayor parcela de viñedo viejo en vaso de la D.O.: Pago de Bocarraje, en pleno corazón del Valle de la Guareña, una zona privilegiada por sus suelos y por un microclima especial que confieren a los vinos un marcado carácter diferenciador.
La construcción de la bodega, emblema del enoturismo en la zona de Toro, comenzaría un año después de adquirir el viñedo, en 1998, y la primera añada fue la de 1999. Durante los quince primeros años, la bodega mantuvo un corte clásico y purista, "con vinos muy bien estructurados y para guarda", como asegura su propietario. "Entonces se convirtió en un referente con vinos míticos y quizás legendarios", con La Garona (un vino elegante, complejo y con una acidez muy especial –que le permite mejorar en botella durante largos periodos– que incorpora desde el principio la máxima proporción de Garnacha permitida en la D.O. Toro, un 25%) y Paredinas (el vino mas importante de la bodega, ya que procede un viñedo singular de 1927, situado al otro lado del río Guareña –desde el paraje único de Valdefinjas se pueden apreciar las mejores vistas de la bodega y todos sus viñedos–).

El cambio sostenible

En 2016, tras largos años de maduración, se incorporó al proyecto el joven emprendedor Gonzalo Sanz, sexta generación de la familia Sanz de Rueda, elaboradores de vino en aquellas tierras castellanoleonesas desde 1870. Es en este momento cuando comienza la renovación de Estancia Piedra, aunque manteniendo las raíces del terreno en un proyecto ecológico y sostenible. Durante esta nueva etapa, Gonzalo se ha apoyado en el "maestro, pero a la vez humilde José Hidalgo Togores", con quien le une una profunda amistad y con quien ya había elaborado vinos en otras denominaciones.
Desde 2016 han hecho una apuesta firme por la sostenibilidad: se cultiva en ecológico, tienen colmenas propias para favorecer la floración, placas solares para autoconsumo eléctrico, cajas de cartón 100% reciclado, vehículos híbridos eléctricos, etc. Además, en este periodo de seis años y cinco vendimias se ha producido un cambio radical en todos los vinos de la bodega.

Los vinos de Piedra
Entre ellos, el formato de botella borgoña y un etiquetado moderno y atractivo que "nos cuenta historias sobre la fauna de la Guareña, sobre la elaboración y sobre nuestra propia historia", nos explica Gonzalo Sanz, gerente de Estancia Piedra. Su apuesta por la Garnacha ("los antiguos pobladores del Duero la llamaban Tinto Aragonés") marca la diferencia: debido a las peculiares características de Toro, en la zona ofrece unos vinos muy afrutados y elegantes que sorprenden. "Haciendo el coupage correcto civiliza y humaniza a la Tinta de Toro", destaca Gonzalo.
Entre las joyas de la bodega se encuentra Piedra Prohibida, un vino 100% Garnacha –procede de un viejo viñedo en vaso con más de 50 años– con una ligera crianza en barrica de seis meses que, según Gonzalo, está siendo la sorpresa de la zona.    
Piedra Natural –que para Gonzalo es, "con humildad, el mejor vino natural de España"– dio sus primeros pasos en 2016. Para su elaboración no utilizan ningún tratamiento o aditivo, solo Tinta de Toro de Pago Bocarraje bien madura, "¡y cariño!".  
El año pasado lanzaron el nuevo Paredinas, elaborado con Tinta de Toro, Garnacha y Albillo de 1927, del cual se producen 3.918 botellas al año, aproximadamente: "Para mí, con mayúsculas, el mejor vino de Toro de todos los tiempos", sostiene Gonzalo.
El carácter innovador de Estancia Piedra hace que no paren de crear: acaban de sacar un vino joven que es pura fruta (la rompedora gama Familia Topo), prometen varias sorpresas... y hasta una nueva La Garona, que verá la luz los próximos meses. 

Bodegas Piedra
Ctra. Toro-Salamanca (ZA-605), Km. 5. 49800 Toro (Zamora)
www.bodegaspiedra.com

Tel. 980 693 900

enoturismo


gente del vino