Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Ribeira Sacra, el encanto de lo salvaje

2P2A8J7D2O7B8T3R.jpg
  • Laura López Altares
  • 2018-06-01 00:00:00

Este imponente territorio vitícola marca el carácter de sus originales vinos, profundamente atlánticos y contagiados de la vitalidad y el vértigo de un paisaje que se asoma al abismo


P ocos parajes poseen la dramática belleza de la Ribeira Sacra, con sus espesos bosques y esos viñedos que miran al precipicio. La pasión y el esfuerzo de unos viticultores con alma de héroes se imponen a una naturaleza que no se doblega: desafían la gravedad para salvar las vertiginosas pendientes sobre las que crecen las viñas –van desde el 30% al 87%–, distribuidas en terrazas imposibles. El esfuerzo que realizan es tremendo: la compleja orografía del territorio dificulta la mecanización del trabajo, y durante la vendimia son los sufridos viticultores quienes transportan los racimos a través de escarpadas laderas. Incluso se convierten en improvisados pescadores de uvas surcando el Miño y el Sil en busca de esas viñas que solo tienen acceso desde los ríos.
Esta viticultura heroica marca el carácter de unos vinos singulares que rezuman vértigo, pero también una sorprendente vitalidad. La recompensa a tantos sacrificios es un fruto extraordinario, con una profunda influencia atlántica.
La Ribeira Sacra, situada entre Ourense y Lugo, está bañada por dos ríos encañonados que esculpen un paisaje majestuoso. En el Valle del Miño, la temperatura media es de 14 grados y la pluviometría asciende a 900 mm anuales; en el Valle del Sil se registran 700 mm anuales y la temperatura media es de 13 grados. Estas características climáticas, unidas a la naturaleza del suelo de las terrazas –de origen granítico en el valle del Miño y con abundancia de arcillas en el valle del Sil– también influyen de forma decisiva en el fruto, que lleva consigo la tipicidad de un terroir irrepetible.
Los viñedos acogidos a la D.O. Ribeira Sacra abarcan una extensión de terreno de 2.500 hectáreas, lo que supone un 5% del suelo dedicado a la vid en Galicia. Se dice que hace más de dos mil años los césares del Imperio Romano ya bebían vino de esta tierra de leyenda. También los eremitas de la Edad Media se sintieron fascinados por la Roboyra Sacrata, un rincón de paz y silencio que invitaba a refugiarse en la oración y favorecía el ascetismo. En los siglos XI y XII se fundaron numerosos monasterios –esta región acoge la mayor concentración de arte románico de Europa– y fue entonces cuando los monjes medievales introdujeron el cultivo en terrazas para poder labrar aquellos infranqueables montes.
Agreste cuna de la uva tinta Mencía, con sus aromas de fruta fresca y su expresividad, también es zona de Albariño, Godello, Loureira, Treixadura, Dona Branca, Torrontés, Brancellao, Merenzao, Sousón o Caíño Tinto.
Los vinos de Ribeira Sacra cuentan una épica historia de superación, y el Festival do Viño da Ribeira Sacra, que se creó para conmemorar el 25 aniversario de la D.O., es una oportunidad perfecta para descubrirlos. Su segunda edición se celebrará los días 6, 7 y 8 de julio en el Paseo del Malecón de Monforte de Lemos y propone diferentes actividades con el vino como protagonista: rutas, música, gastronomía, artesanía, animación infantil, talleres… Y por supuesto, degustaciones de los vinos más representativos de las cinco subzonas de la D.O. Ribeira Sacra, elaborados por las 24 bodegas que participan este año.


Festival do Viño
El objetivo del Festival do Viño da Ribeira Sacra es consolidarse como un evento de referencia para la promoción de los vinos de la D.O. Ribeira Sacra, en los que cada añada es una sopresa. Vinos que hablan de autenticidad y solidaridad; reflejos de una tierra luchadora e indómita.


enoturismo


gente del vino