Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Barricas de roble ¿existen españolas?

  • Redacción
  • 2007-10-01 00:00:00

El roble en España se extiende por amplias zonas del norte y centro peninsular, donde predominan tres tipos de especies: Quercus Robur, Quercus Petrea y Quercus Pyrenaica. Los dos primeros se encuentran en el este y norte de la península, y la otra especie se extiende por Castilla y León y el norte de Extremadura. En los últimos años han sido muy numerosos los estudios desarrollados en diferentes zonas vinícolas españolas que confirman la gran influencia que la especie y origen del roble tienen en la calidad final de los vinos, como los realizados por el Instituto Español de Investigación y Tecnología Agraria (INIA). Pero uno de los avances más recientes e importantes se plasma en el trabajo comparativo realizado por investigadores de la Sección de Viticultura y Enología del Servicio de Investigación y Desarrollo Tecnológico (CIDA) y el Centro de investigación Forestal (Cifor). El vino envejecido en roble español, en concreto navarro, presentó un contenido polifenólico significativamente superior a los criados en los robles tradicionales (americano y francés). En la valoración sensorial, los vinos criados en roble español fueron mejor evaluados en todas las fases organolépticas. La percepción de los aromas aportados por la barrica fue más intensa en el roble español, siendo escasas las diferencias entre el roble americano y francés. Los resultados han puesto de manifiesto la calidad enológica del roble navarro, que se pueden alcanzar con otros de la península, por lo que debe considerarse una alterativa frente a las maderas habitualmente empleadas. ¿Qué es el saturnismo? Se llama así al envenenamiento por plomo. Antiguamente el plomo era llamado saturno por los alquimistas, de ahí el nombre de «saturnismo». Es un tóxico acumulativo que se elimina muy lentamente del organismo. En las bacanales romanas se consumían grandes cantidades de vino, conservado en cántaros y ánforas de barro que tenían recubiertas las paredes de plomo, y este metal pesado, al estar en contacto con el vino, pasaba disuelto a la bebida. Dado que los emperadores romanos eran muy aficionados al vino hay quien sostiene que ciertos rasgos de su carácter destructivo bien podría deberse al saturnismo. Su problema nos interesa. Estamos dispuestos a despejar todas sus dudas. Sólo tiene que escribirnos: Teruel, 7. 28223 Pozuelo de Alarcón (Madrid). Fax: 915183783.

enoturismo


gente del vino