Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Pagos del Rey. Ribera y mucho más

  • Redacción
  • 2011-04-01 09:00:00

A pesar de las cifras astronómicas, de la globalización de la marca, presente en más de 70 países, y del tráfago constante a la puerta de la casa madre de Valdepeñas, Félix Solís sigue siendo una empresa familar, regida por los cuatro hijos del fundador. El mismo carácter familiar, entrañable, que los ha situado en la Ribera del Duero bajo el nombre de Pagos del Rey


Es un edificio de hormigón moldeado, vanguardista, claro, diáfano, que se puede contemplar en todo su esplendor desde el hall. Detrás de los cristales, la zona de elaboración, aséptico acero donde nacen las dos líneas, Condado de Oriza y Altos de Tamarón, una para hostería y la otra para el consumidor privado. Abajo, la sala de crianza, con 8.000 barricas de roble y un hermoso rincón social donde no cuenta el tiempo, donde duermen los vinos de Reserva y Gran Reserva.
Esta fue la primera obra de Pagos del Rey, se inauguró con la vendimia 2002 en la Ribera del Duero animada por un guiño sentimental, ya que se alza precisamente en Olmedillo de Roa, el pequeño pueblo castellano de la familia de Lourdes, la esposa de Félix Solís, donde disponen de 70 hectáreas de viñedo de Tempranillo.
Fue la punta de lanza de una expansión que, desde Valdepeñas y La Mancha, los sitúa en las más prestigiosas denominaciones de origen.

Vinos de guarda, vocación de calidad
La bodega que se alza en pleno corazón de la Ribera del Duero combina prodigiosamente la solidez de la estructura y su luminosidad, al estar situada en lo alto del otero desde el que la vista recorre prácticamente la mitad del viñedo de la zona de producción de la D.O., desde Roa, sede del Consejo Regulador, a la vecina Aranda de Duero.
El espacio es generoso, 15.000 metros cuadrados de los que la construcción ocupa algo más de la mitad. La luz de las dependencias exteriores de la zona de recepción va dando paso a la oscuridad de la nave de crianza, en la que reposa el principal activo de toda bodega orientada exclusivamente a la elaboración de vinos de calidad: su parque de barricas. De roble francés y americano (20-80%), procedentes de las mejores firmas toneleras y con el apoyo de un tren de trasiegas totalmente automatizado capaz de dejar impecables de 25 a 30 barricas a la hora.
La capacidad de elaboración ronda los 7,5 millones de litros, aunque en estos primeros años se ha limitado cinco millones de botellas. Vinos frutales y carnosos, de aromas limpios y complejos y paladar largo y potente. Vinos donde la viveza evoluciona hacia la elegancia gracias a cepas viejas, vendimia seleccionada, la maceración precisa y el tiempo justo en buena madera.

Cuatro esquinitas...
El grupo engloba ya otras tres bodegas Pagos del Rey en Rueda, Toro y Rioja. Tienen en común la búsqueda de la tipicidad de cada territorio, el respeto a la elaboración tradicional propia, pero también la aportación del criterio, el conocimiento y la personalidad de cada enólogo y una inversión generosa en la más actual tecnología. Así han nacido Finca La Meda -en Toro-, Arnegui, Castillo de Albai y El Círculo -en Rioja- y Analivia y Blume con la característica Verdejo en Rueda.
La bodega fundadora, Félix Solís, nació a mitad del pasado siglo en Valdepeñas, desde donde se ha extendido a todos los rincones del globo. Hoy la modesta bodega que creo Félix padre dispone de una planta embotelladora con 15 líneas para vidrio, tetrabrick, prisma y bag-in-box, y del mayor almacén logístico del mundo. Aun así sigue su imparable evolución y la nave está en obras para duplicar la capacidad y la gestión robótica que hasta ahora se cifra en 25.000 palés. Contemplar esa silenciosa y perfecta danza, esos milimétricos y cuidadosos movimientos a lo largo y alto de pasillos y torres es admirar un milagro de la técnica en pro del vino que recuerda que precisamente las cifras son las que garantizan las más altas exigencias de control de calidad, nacionales, internacionales e incluso por parte de los propios clientes, los grandes grupos de distribución. Garantía de calidad.


Pagos del rey
Ctra. Palencia-Aranda Km 53
09311 Olmedillo de Roa (Burgos)
Tel. 947 551 111
www.pagosdelrey.com

enoturismo


gente del vino