Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Vendimia 2009

  • Redacción
  • 2010-03-01 00:00:00

España Vendimia con preocupaciones Los vinicultores españoles, en su mayor parte, lograron cosechar una uva de excelente calidad. Pero aun así, el ambiente es de abatimiento: debido a la mala situación económica, más de una botella se quedará en la bodega. La Federación Española del Vino (FEV) calcula que el volumen de cosecha puede alcanzar los 38 millones de hectolitros, un 8% menos que en 2008. La razón es que en la mitad sur del país, el calor y la sequía redujeron la cantidad. Por ejemplo, en la región de mayor producción, Castilla-La Mancha, se recogió un tercio menos de uva porque las cepas de secano sufrieron estrés hídrico. También en Andalucía, sobre todo en Jerez, la cantidad fue bastante más escasa de lo habitual. Pero todos están muy satisfechos con la superior calidad. Más al norte, fueron mayores las inclemencias del tiempo: en Castilla y León granizó, pero las uvas apenas resultaron afectadas. En La Rioja el verano, con días cálidos y noches frescas, fue de ensueño, y tampoco le han resultado molestas algunas precipitaciones. En las Rías Baixas gallegas, un mes de julio lluvioso favoreció la proliferación de enfermedades contra las que tuvieron que luchar los vinicultores. Después, un periodo soleado salvó la situación. Por cierto, esta región presenta en 2009 dos nuevos productos: vinos tintos de la variedad Pedral y espumosos. En el Priorato por el contrario, apenas cayó una gota de lluvia y la vendimia de estas uvas maduras y ricas en azúcares (¡entre 13 y 16 por ciento de alcohol potencial!) se inició tres semanas antes de lo habitual. A pesar de la excelente cosecha, los vinicultores españoles no están para fiestas. La FEV vaticina tiempos difíciles. El consumo de vino desciende continuadamente desde hace 30 años; a esto se suma un drástico descenso de las ventas por la crisis económica, y el aumento de los impuestos indirectos podría empeorar aún más la situación. Por ello, en La Rioja se limitó el volumen de cosecha, y muchas uvas se quedaron en las cepas. En Jerez, a pesar de la minicosecha, tuvieron dificultades para guardar sus vinos, porque todavía tienen mucha cantidad en stock. Pero hay luz al final del túnel: desde junio, las exportaciones van aumentando a pequeños pasos, lo cual permite esperar una recuperación de los principales mercados de exportación. Opiniones de los vinicultores: España «Claro que hay que ser cauteloso en la valoración de una cosecha y esperar a ver cómo van saliendo los vinos. Pero, por otra parte, soy muy, muy optimista. Posiblemente tengamos la mejor añada de la historia de nuestra nave capitana, el Aster, para el que plantamos las primeras vides en 1989. Todos los que han visto nuestras uvas comparten esta opinión, por ejemplo los expertos del Consejo Regulador y, sobre todo, nuestra gente en los viñedos, que conoce cada centímetro de nuestros majuelos y cada grano de uva que llega a la bodega.» Julio Sáenz, Grupo La Rioja Alta, Haro, Rioja «Este año, la calidad es sensacional. En la fase final de maduración, las uvas no sufrieron el calor, sino que pudieron madurar con temperaturas moderadas: durante el día no pasábamos de 30 grados y por la noche había unos 14 grados. El resultado es una maduración fenólica perfecta con un magnífico color y mucho tanino suave y dulce, como a nosotros nos gusta. El contenido de alcohol, con sus 13 a 14,5 grados, es el adecuado. Iniciamos la vendimia con un ligero adelanto. En conjunto, la cosecha de 2009 me recuerda a la de 2004, que también fue un año excelente.» Agustín Alonso, técnico del C.R.D.O. Ribera del Duero, Roa, Castilla y León «Los soleados días de septiembre permitieron a los vinicultores vendimiar con tiempo y esperar a la maduración óptima de cada parcela. Las uvas llegaron a la bodega en perfectas condiciones. Las primeras mediciones presentan menos acidez que el año pasado; los vinos son más aromáticos, complejos y equilibrados.» Agustín Lago, técnico del C.R.D.O. Rías Baixas, Pontevedra, Galicia «Ya el año pasado la vendimia empezó con una caída del precio de la uva de entre un 25 y un 35 por ciento, en comparación con el año anterior, pero la evolución del mercado en los últimos meses ha empeorado aún más la situación. A largo plazo, las previsiones de futuro de los pequeños vinicultores son bastante sombrías, porque cada vez pueden pagar menores primas a los seguros, tanto de previsión como de pensiones. No habíamos pasado nunca por una situación tan dramática.» Eusebio Fernández, Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), Madrid Francia Grandes alegrías Una cosecha entre mediana y escasa, excelente calidad y precios estables: en Francia, con la última añada, los vinicultores están tan satisfechos como los consumidores. Más que lluvias, diluvios en la Champagne, granizo del tamaño de una pelota de tenis en Burdeos, un principio estival fresco y lluvioso... el año no empezó demasiado bien. Pero el verano, que duró desde mediados de julio hasta mediados de octubre, llevó satisfacción a todas las regiones de Francia. En Burdeos, el cálido agosto concentró las uvas: las noches relativamente frescas compensaron el calor. Actualmente la añada de 2009 se compara con cosechas excelentes como las de 1989 y 2005. La Borgoña, gracias a un invierno largo con abundante nieve, una primavera suave, un verano y un otoño cálidos y secos, cuenta con unos Beaujolais opulentos, Chablis temperamentales y blancos y tintos frutales y aromáticos en Côte d’Or. En la Champagne, el rendimiento se sitúa en la media de muchos años, los 9.700 kilos de uva permitidos por hectárea. Habrá alrededor de un 40% menos de uva que el año anterior, respondiendo al descenso de la demanda. Con seguridad habrá champán de añada. En Alsacia, cosechas pequeñas y excelente calidad de todas las variedades. En Languedoc-Rousillon, las uvas se beneficiaron del verano caluroso y seco, y se esperan tintos concentrados y plenos pero no por ello menos aromáticos. En el Loira se habla de un volumen de cosecha satisfactorio y de excelente calidad. En el norte del Ródano el verano fue aún más caluroso y seco que el de 2003, pero gracias a las reservas de agua tras una primavera húmeda y fresca, los vinos resultarán más frescos y aromáticos. En la zona meridional del Ródano y en la Provenza, las zonas costeras sufrieron sequía desde mayo. Se vendimiaron uvas muy concentradas y sanas. (Fuentes: France Agrimer, Interprofession) Opiniones de los vinicultores: Francia «En Pomerol la cosecha se desarrolló de manera excelente. En agosto y septiembre los días fueron soleados y muy cálidos, pero gracias al frescor de las noches, el calor rara vez llegó a ser excesivo. A pesar de una tormenta el 15 de septiembre, las uvas no padecieron enfermedades ni podredumbre. Todos los niveles, como el azúcar, la acidez y los índices tánicos, hacen prever una añada como no la ha conocido ni siquiera mi padre, con sus 50 años de experiencia de vinicultor. Su comentario fue una sola palabra: ‘¡Increíble!›» Jean-Baptiste Bourotte, Clos du Clocher, Pomerol, Burdeos «La Madre Naturaleza nos está malcriando. Las cosechas son superiores a la media, y los valores de azúcar son relativamente altos, hasta un 14% vol. Los hollejos son finos, pero fuertes, y las pepitas están perfectamente maduradas. A pesar de algunos problemas con el mildiú, 2009 ha sido idóneo para los seguidores de la biodinámica, pues las condiciones climáticas han reducido al mínimo la lucha contra los parásitos. 2009 está entre las grandes añadas de la Borgoña por su frutalidad y sus taninos aterciopelados.» François Parent, Domaine François Parent, Pommard, Borgoña «El año no empezó bien. El tiempo húmedo favoreció la proliferación del falso mildiú, nos cayeron tres granizadas y, para colmo, el 3 de julio una terrible tormenta descargó 100 milímetros de agua en una hora, ¡una sexta parte de las precipitaciones de todo un año! El agua arrastraba la tierra de las laderas de viña, para fluir en forma de barro por las calles de Aÿ. En agosto y septiembre todo cambió. No hubo más que sol, sol y sol. Los valores de azúcar alcanzan la cifra récord del diez por ciento de volumen y más, lo que nos recuerda a añadas como las de 1989 y 1999.» Matthieu Kauffmann, Champagne Bollinger, Aÿ, Champagne «¡Nunca había visto una cosecha igual: todo un mes sin una sola gota de lluvia! Y el seco verano ya nos había librado de la podredumbre. Todas las variedades han madurado perfectamente. Para mí, las mejores de este año son Pinot Gris y Pinot Noir. Debido al tiempo tan seco, los valores de azúcar aumentan fácilmente. Por eso, para hacer grands crus este año era importante no esperar mucho con la vendimia. Y las vendimias tardías son raras, ya que la humedad fue insuficiente para la formación de podredumbre noble.» Vincent Stoeffler, Domaine Stoeffler, Barr, Alsacia italia Larga sequía El calor y la sequía impulsaron la maduración de las uvas en Italia. En septiembre llegaron las lluvias, que en algunas regiones fueron bienvenidas para frenar la maduración, pero en otras perjudicaron la cosecha. No obstante, la calidad en general es de buena a muy buena. Con 4,5 millones de hectolitros, el volumen de cosecha en Italia se sitúa aproximadamente al nivel del año anterior. Con ello, Italia ocupa el segundo lugar entre los países productores de vino, después de Francia. “La calidad es buena en amplias zonas, y en algunos lugares llega a ser óptima”, explica Arturo Semerari, presidente del Instituto Italiano para el Mercado de Productos Agrarios (Ismea). “Las reservas de agua acumuladas en uno de los inviernos más lluviosos desde hace años han ayudado a las cepas a sobrellevar la sequía del verano. Tampoco hay que mencionar incidencias fuera de lo común en lo que respecta a la salud de las plantas. Algunos pequeños brotes de enfermedades pudieron controlarse actuando con celeridad.” La vendimia este año ha empezado hasta una semana antes que el año 2008, debido al caluroso verano, que había acelerado la maduración de la uva. Según Ismea, una de las particularidades de este año es el hecho de que la vendimia en las distintas regiones, aunque fueran geográficamente próximas, no ha sido muy homogénea. La influencia del clima local y regional ha provocado notables diferencias de calidad en algunas zonas. Tampoco se ha alcanzado un volumen de cosecha estable, como el año pasado, porque 11.600 hectáreas de viñedo han sido arrancadas voluntariamente, es decir, con ayudas de la UE. Lamentablemente también se ha confirmado lo que temían los viticultores: con los precios actuales de la uva, tan bajos, en algunas regiones apenas resulta rentable ya la vinicultura. (Fuentes: Ismea, Unione Italiano Vini) Opiniones de los vinicultores: Italia «2009 tiene todo lo que necesita un Barolo. Esperamos una añada desde buena hasta excelente. Las condiciones fueron las idóneas: nieve en invierno, luego en primavera muchas lluvias y finalmente tiempo soleado hasta la vendimia. El resultado son vinos con mucha aromática y una capa de color muy cubierta. También para Barbera fue otra vez una vendimia óptima, después de un 2008 algo escuálido.» Mauro Veglio, Weingut Mauro Veglio, La Morra, Piamonte «Gracias a un verano y un otoño soleados, logramos llevar a la bodega uvas de muy buena calidad. Los blancos serán vinos equilibrados, aunque con un elevado volumen de alcohol, igual que los tintos, cuyas uvas pudieron madurar de manera óptima. Y eso que vendimiamos una semana o semana y media antes que el año anterior.» Wolfgang Raifer, Kellerei Schreckbichl, Girlan, Sur del Tirol «Tras un verano caluroso y con la vegetación ya muy avanzada, a mediados de septiembre llegó un periodo de lluvias que estabilizó el proceso de vendimia. Así, tenemos un año equilibrado con vinos potentes, aunque tengan ciertos problemas con el color. Las uvas recogidas más tarde son de muy buena calidad, sobre todo la Sangiovese.» Francesco Ricasoli, Barone Ricasoli, Gaiole, Toscana «El año fue muy equilibrado, incluso en verano las temperaturas no subieron de 33 o 34 grados. Gracias al viento, el tiempo siempre resultaba agradable. Debido a la floración temprana, vendimiamos una semana antes de la media. En conjunto, 2009 es un año con una calidad muy buena, similar a la de 2008.» Sebastiano de Corato, Rivera, Andria, Apulia «Vendimiamos una calidad fantástica antes del periodo de mal tiempo a finales de septiembre, pero a partir de ese momento ya no. Por suerte, habíamos recogido cuatro quintos de la cosecha cuando llegaron las lluvias. Se ha podido paliar mayoritariamente un desarrollo acelerado de las uvas. Sólo en la región del Etna vendimiamos una semana antes que en años normales.» Lucio Tasca, Tasca d’Almerita, Sclafani Bagni, Sicilia Alemania Esfuerzo recompensado Un tiempo frío durante la floración redujo el rendimiento de las cepas y la humedad exigió a los vinicultores trabajar con especial atención. El esfuerzo de los vinicultores más minuciosos fue recompensado con un otoño de ensueño que permitió que se vendimiasen uvas sanas y óptimamente maduradas. Austria Después de la lluvia llega el buen tiempo La lluvia y el granizo hizo la vida imposible a los vinicultores austriacos y redujo el rendimiento. Por suerte, en la mayoría de las regiones lució el sol durante la vendimia. Por tanto, 2009 será una añada escasa pero de una excelente calidad. Suiza Un otoño perfecto Apenas lluvia, ni rastro de podredumbre, ni enfermedades: el dios del clima regaló a los vinicultores un otoño de ensueño. Las expectativas de los aficionados al vino, por tanto, son muy altas en lo que respecta a 2009.

enoturismo


gente del vino