Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Mexillón de Galicia, mordida atlántica

1P3P1C9O0R8G4A1P0F0N5S8E9U8P8Q.jpg
  • Redacción
  • 2020-09-07 00:00:00

Los celtas, de carácter guerrero y amantes de los placeres terrenales, ya consumían mejillones gallegos (Mytilus galloprovincialis) hace miles de años. La Galicia romana también fue una gran devoradora de este exquisito marisco, y más tarde, en el siglo XVIII, las rías gallegas abastecieron a la Corte de los Austrias de ostras y mejillones para la Cuaresma.
En honor de tan ilustre (pero humilde) molusco se organizan epicúreas fiestas, y es uno de los emblemas gastronómicos de Galicia. ¿Pero qué tienen sus mejillones que no son como los demás?
El Mexillón de Galicia, primer producto del mar en Europa en lograr una D.O.P., goza de muchas particularidades que se deben a su singular ecosistema natural: las rías gallegas de A Coruña y Pontevedra. La cantidad y calidad del fitoplancton –el alimento del bichillo filtrador– de estas rías (según la F.A.O., constituyen uno de los depósitos de fitoplancton más importantes del planeta) hace que la carne de estos mejillones sea de un color anaranjado más intenso, y la temperatura y especiales condiciones de las aguas también influyen en su textura y sabor.
El sistema de cultivo tradicional en Galicia es la batea: sostenible, totalmente natural y con un rendimiento altísimo, se puso en práctica por primera vez en la ría de Arousa en 1945 y cuenta con varias fases (la más peligrosa es la de recolección de la semilla, donde los bateeiros se juegan la vida entre las rocas).
Muy nutritivos (gracias a la enorme riqueza en nutrientes de las rías) y versátiles, los mejillones de Galicia se comen al vapor, con vinagreta, en salsa, con mayonesa, en arroz, con patatas fritas, en escabeche, con espaguetis, en ensalada... ¡Los reyes de las rías gallegas son un vicio! Sano, eso sí.


enoturismo


gente del vino