Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Fascinante

  • Redacción
  • 1998-04-01 00:00:00

Cuando una publicación especializada en vinos con raíces germánicas, como es el caso de Vinum, se introduce en tierras de España, nos encontramos ante una aventura comparable a la conquista del mundo por los vinos españoles. Ambas empresas son fascinantes.
Acabo de regresar de un viaje por España que el editor y el director internacional de Vinum hemos realizado acompañados por Alain Brumont -el renovador de la cultura enológica en el suroeste de Francia- y nuestros amigos españoles.
Nosotros, los que contemplamos España desde fuera con ojos ajenos y probamos sus vinos con nariz y paladar ajenos, estamos impresionados y fascinados por todo lo que hemos descubierto, hallazgo que seguramente resultará obvio para los lectores españoles. Hemos encontrado vinos, manjares e incluso culturas enteras que aún conservan su identidad y no han caído en el sabor industrial unificado. Hemos descubierto en los productores españoles un dinamismo y un espíritu abierto al mundo que nos fascina. Admiramos la valentía con la que se está construyendo, o recuperando, un nuevo mundo de placer y calidad de vida.
El mundo del vino se ha hecho internacional, pero eso no puede significar que el sabor y los productos tengan que hacerse internacionales. Al contrario: el término “internacional” debe implicar variedad, intercambio y respeto a las peculiariedades. En ese sentido, el vino es el mejor y más placentero embajador de un país. También lo es de España.


enoturismo


gente del vino