Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Frágiles y portentosos

  • Sara Cucala
  • 2014-03-04 13:19:06

 

En 2012, Julian Jarrold dirigía la película The Girl, la historia de cómo Alfred Hitchcock pensó, escribió y rodó uno de sus grandes éxitos, Los pájaros, y cómo descubrió a una de sus actrices fetiches, Tippi Hedren. El filme es una deliciosa historia que guarda momentos históricos para los que amamos el vino, el cine, la literatura y el arte, como el instante en el que Hitchcock intenta seducir a su actriz ofreciéndole una copa de vino… Esta escena es un regalo del cine para poder entender esa uva que hoy es la protagonista de nuestra cata del mes.

Pienso que no hay mejor manera de esperar la pronta primavera que con una copa de Pinot Noir. Esta uva me desprende ternura, me parece tan débil y frágil pero a la par tan segura de sí misma, capaz de enamorar. Sí, enamora como ciertos lugares en el mundo donde el comer es una filosofía de vida, donde la mesa es un ritual y la cocina un diseño permanente. Uno de esos lugares es Japón, cuya gastronomía ha sido nombrada este año Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Aunque parezca una locura, hay una cierta similitud entre Japón y la Pinot Noir. Ambos se refugian en la delicadeza y la finura de sus estructuras. La piel de la Pinot Noir, tan fina y sensible que requiere todo el cuidado y el mimo para conseguir un buen vino; la finura y delicadeza con la que maestro elabora cada pieza de sushi. El ritual que envuelve a la cocina japonesa, el ritual que lleva la elaboración de una Pinot Noir. La magia con la que nace una Pinot Noir, la magia de las manos de itamae.

El mundo, en ocasiones, se une casi sin darnos cuenta a través de un trago, de un bocado, de una manera de entender la vida. Una vez más, en estas páginas de MiVino-Vinum nos hemos dejado llevar por esa finura y fragilidad portentosa que en ocasiones nos dan el vino y la gastronomía para emprender ese viaje de ida y vuelta que nos conduce, plácidamente, a ese lugar llamado Umami. Sin duda, ya estamos listos para recibir a la primavera.

 

enoturismo


gente del vino