Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Vivir, beber y sentir

  • Sara Cucala
  • 2014-10-01 11:09:18

Casi es como percibir el olor de las primeras castañas o el de los boniatos a la brasa callejera o los guisos de setas a fuego lento que cada año hacen de las urbes lugares de recreo y de los pueblos ajardinados plácidos reductos donde recogerse. Casi, como esos estímulos que nos llevan al otoño, llega la moda a las pasarelas con las tendencias que marcarán la temporada y también comienza la vendimia y el sueño de nuevos vinos y las ganas de apuntarse a un gimnasio y la esperanza de perder los kilos del verano y… ¡tantas cosas! que a veces pienso que octubre es casi como el año nuevo, todo parece que es posible. Y lo es. Solo es cuestión de proponérselo.

Hacía tanto tiempo que no nos dábamos un baño de vid por las tierras de Jumilla, Bullas y Yecla que casi estamos que no entramos en nuestro regocijo de placer, el placer de descubrir que en nuestro país se hacen cada vez mejores vinos, cada vez más deliciosos. Ese viaje, escrito con tinta de Monastrell, es obra del alma de esta revista, subdirectora y fantástica escritora, Ana Lorente. Ella y Heinz Hebeisen nos han hecho revivir la placidez de las rutas del vino por nuestro país.

Y si de revivir se trata… hemos hecho que nuestro equipo de cata recuerde los meses de exploración en las bodegas españolas para analizar y seleccionar los mejores vinos por menos de diez euros. En este número, os regalamos tan solo una pequeña selección de los más de 1.200 que encontraréis en nuestra Guía del Vino Cotidiano.  

Yo no sé ustedes… pero servidora, cada día, como un plácido hecho cotidiano, revive descubriendo vinos nuevos, dejándose llevar a otros mundos, sabiendo que el límite no lo encontramos en la copa, sino en las ganas de querer vivir.
Vivir, beber y sentir. ¿Nos acompañan?

enoturismo


gente del vino