Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

El vino fosilizado

  • Redacción
  • 2012-09-01 09:00:00

El próximo año se presentará la candidatura de la cultura del vino como Patrimonio de la Humanidad ante la Unesco. Para ello, se está preparando una lista de museos y rutas de vino de todo el mundo como aportación para optar a uno de los rangos mundiales más anhelados. La propuesta, aunque surgida en Europa, abarca todo el mundo y fue presentada por Santiago Vivanco, que de esto sabe un rato, no en vano su apellido está ligado a unos de los mejores museos que existen.
Que la cultura del vino se proponga como Patrimonio de la Humanidad me parece estupendo. Y que la aceptasen, maravilloso. Con la situación que el sector está viviendo en España sería un motivo para el optimismo. Pero la museología del vino me inquieta y provoca interrogantes. ¿Cuántos museos del vino habrá en el mundo?, ¿cuántos merecerá la pena visitar?, ¿cuántos van más allá de la etnografía del vino?, ¿cuántos están vivos y cuántos muertos?, ¿cuál es la función de un museo del vino? Y, lo más importante, ¿qué pensarán sus directores de todo esto? Porque un museo se asemeja en muchas ocasiones a un recuerdo de lo que fue, a una perpetuación del pasado. El fósil de la cultura del vino sin células ni atisbo de vida.
Y respecto a las rutas, tres cuartos de lo mismo. He recorrido varias en las que, como una turista más e intentando seguir la escueta y lánguida señalética, he acabado sin rumbo fijo y con una sensación de abandonada en el medio del campo. No es mi espíritu crítico el que ahora quiero exponer, porque proyectos como el que se presentará me parecen, además de buenos, necesarios. Simplemente son bastantes años en que iniciativas tan atractivas (museos y rutas) sobre papel se difuminan como tinta en el agua, es decir, la ejecución deja mucho que desear. Solo me pongo en el papel de la parte activa, pienso en lo que una persona que -supongo que con ilusión- viaja y consume puede encontrarse si no acierta con el destino apropiado. No solo una experiencia para olvidar, sino para no repetir.

enoturismo


gente del vino