Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

¿Están las revistas de vino en peligro de extinción?

  • Redacción
  • 2010-12-01 00:00:00

Una y otra vez se anuncia la muerte de los periódicos de papel. También las revistas de vinos son, supuestamente, una especie en extinción. ¿Es cierto que revistas como ésta han llegado al final de su recorrido? Sí Básicamente sigo opinando que las revistas de vinos impresas, también en el futuro, pueden tener su legitimidad. Pero tendrán que cambiar. Cuando veo lo que hacen hoy revistas como VINUM, tengo la impresión de que trabajan en pos de su propia desaparición. Actualmente los amantes del vino están viviendo un bombardeo digital de noticias, imágenes, notas de cata y sobreexcitadas columnas periodísticas sobre vinos y estilo de vida. Si una revista impresa pretende afirmarse en tal situación de avalancha de información, por un lado tiene que formar parte de todo ello, pero por otro ofrecer en su formato en papel más periodismo de investigación, menos fotos y, sobre todo, más calidad en los textos. Además, se debería notar un serio afán por reflejar el fenómeno del vino en un contexto sociocultural, tomando en consideración temas como religión, filosofía, literatura, política, ciencia y economía. Las revistas de vinos están copiando un periodismo de tendencias cargado de imágenes que otros sectores dominan mucho mejor. La época dorada de las revistas de vinos mensuales fueron los años ochenta. En los noventa eran ya newsletters más actuales como The Wine Advocat las que daban el tono, y hoy lleva la batuta Internet con sus blogs, vídeos, podcasts y foros. Puedo imaginar que, en lo sucesivo, la comunicación para el tema del vino estará en manos de las editoriales virtuales en Internet que luego, como subproducto, también podrán editar magacines impresos, libros, etc. Si las revistas establecidas desde hace tiempo quieren sobrevivir, deberían situarse en una posición así lo antes posible. Mario Scheuermann Autor de libros y escritor on line de Hamburgo No Me preguntan a menudo cómo pretende afirmarse una revista como VINUM frente a la hiperactualidad y la enorme avalancha de información de Internet. En cuanto a la actualidad, estoy de acuerdo con el periodista del caso Watergate, Bob Woodward: “La gente dice: ¡Dame lo más actual! Pero el problema de lo más actual es que muchas veces no es cierto. Y además no tiene importancia alguna. La pregunta no es cómo es cada paso de su desarrollo, sino cuál es el trasfondo de la historia, qué es lo que está oculto, qué no sabemos”. Y una avalancha de información tampoco sirve para dilucidar nada. Hoy absorbemos de manera casi bulímica la información que nos llega palpitante a las pantallas cuando navegamos por Internet, un enlace nos lleva al siguiente y al siguiente, pero al final no hemos averiguado gran cosa, más bien nos hemos quedado atontados de puro exceso de información. Y precisamente ahí está el punto fuerte de los medios impresos: seleccionar, ordenar, elaborar. Sorprender al lector, que confía en nuestro juicio y en nuestro oficio periodístico, con historias que él mismo no habría buscado o encontrado. Un menú sorpresa en lugar de un bufé libre. Estoy convencida de que seguirá teniendo sus lectores. Y espero que naveguen por la Red al mismo tiempo, pues ¿dónde se podría profundizar mejor en un tema descubierto en VINUM, por ejemplo? En realidad, el papel y la Red no se excluyen ni compiten, más bien se complementan perfectamente. Britta Wiegelmann Directora de VINUM internacional Y usted, ¿qué opina? Continúe el debate en www.mivino.info/sorbo-a-sorbo

enoturismo


gente del vino