Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Los apetitosos pecados de la carne

  • Redacción
  • 2005-03-01 00:00:00

El ser humano es un animal omnívoro, aunque siempre ha demostrado predilección por la carne. La media mundial de consumo está en 30 kilogramos al año, si bien mientras un norteamericano ingiere unos 132 kilos, un indostánico debe conformarse apenas con dos. Los españoles comemos cerca de 90 kilos. Objeto de deseo, alimento sabroso en sus múltiples variantes, la carne de vacuno en los últimos tiempos no goza de su mejor momento. Dietas, modas, consejos médicos, parecen haberse aliado como enemigos de un alimento por otro lado reconocido como altamente nutritivo. Pese a los modernos descubrimientos que vinculan el exceso de consumo de grasas animales y colesterol en las sociedades opulentas con ciertas enfermedades degenerativas, los expertos en alimentación coinciden en que, en su debida medida, los alimentos de origen animal tienen una importancia decisiva para una alimentación sana. Incluso, algunos antropólogos consideran que los alimentos de origen animal desempeñan un papel insustituible en la fisiología de nuestra especie ya que constituyen una fuente de proteínas mejor, por porción cocinada, que la mayor parte de los alimentos de origen vegetal. ¿De dónde proceden, pues, las dudas de los consumidores a la hora de comprar y tomar carne? Posiblemente de la inseguridad, fomentada por el fraude y los escándalos que en los últimos años han afectado especialmente a la carne de vacuno. Engordantes artificiales, piensos dudosamente sanos, carnes deficientes, abandono de la ganadería extensiva, «vacas locas»… son algunas de las causas de la desconfianza. De ahí la exigencia, cada vez más extendida entre los consumidores, de normas de seguridad y garantías de calidad. En este sentido, la Comunidad Autónoma Vasca refuerza las campañas informativas y los órganos de control alimentario con una política activa que distingue e identifica con la etiqueta Eusko Label, además de promover comercialmente aquellos productos agroalimentarios producidos, transformados o elaborados en Euskadi según reconocidos sistemas tradicionales y ecológicos, según rigurosas normas higiénicas y sanitarias. Entre sus productos cárnicos destaca la carne de vacuno de calidad, reses criadas en los prados de los caseríos, que comen hierba fresca y una mezcla de cereales. Una carne sana, tierna, y sabrosa que mantiene, sin altibajos, sin reservas, en el primer puesto del podio de los bocados excelsos, la imagen emblemática del Chuletón, la especialidad de los más famosos asadores Vascos, dentro y fuera de las fronteras de Euskadi. Euskal Okela es esa carne de vacuno certificada con el símbolo Eusko Label-Kalitatea, que cumple con todos los requisitos de origen, calidad y salubridad. Se trata de carnes procedentes de animales nacidos y criados con cuidado directo y personal en los caseríos del País Vasco, controlados en todas las fases de su vida y seleccionados por su calidad en los mataderos autorizados. Para mayor garantía, Euskal Okela se vende en exclusiva en carnicerías autorizadas, que los compradores pueden distinguir por el símbolo Eusko Label-Kalitatea. Si lo sensato es mantener una dieta diversificada, consumir alimentos de todo tipo; lo excelso es atender en el menú, en el plato, el sabor y el placer que, en tantas formas de preparación produce un bocado mítico.

enoturismo


gente del vino