Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Lágrimas inmortales

  • Redacción
  • 2008-11-01 00:00:00

Poco afecta la vida frenética y el estrés de las grandes ciudades en Tokay. Un compás pausado, sereno y sosegado domina la vida cotidiana de esta bella región. Y posiblemente sus vinos influyan en el ritmo de sus moradores, porque cuando se degustan y aprecian, aun a miles de kilómetros de distancia de su nacimiento, transmiten la sensación de esa vida placentera. Vega Sicilia, nuestra bodega más carismática, hace muchos años que se instaló en la pequeña localidad de Tolsva, justo en el centro de la comarca, y puso al frente de su bodega al gran enólogo András Bacsó, uno de los artífices del cambio radical que en poco tiempo han experimentado aquellos grandes vinos. La esencia de esa filosofía culmina en su Eszencia, formada gota a gota, lágrima a lágrima, como corresponde a la esencia de la vid. Como es obvio, no es nada fácil obtener esta rica ambrosía. Primero se tienen que dar las condiciones óptimas en la viña para que el racimo sea contaminado por el hongo Botrytis Cinerea. Las bayas afectadas, llamadas aszú (dulce, en húngaro), serán confinadas una semana en un depósito; durante ese tiempo, la uva, sin recibir presión alguna, irá destilando gota a gota la esencia de la esencia, no más de unos cuantos litros que se guardarán en una damajuana de cristal en el fondo de aquellas cuevas excavadas en el subsuelo, donde la temperatura es baja, húmeda y muy estable. La mayoría son uvas de la variedad Furmint, con una pequeña proporción de Harslevelü y Muscat Lunel. Allí la transformación de sus azúcares en alcohol entraña considerables dificultades por la alta concentración de azúcar y acidez (¡500 gm/l y 18 gm total!) y la baja temperatura ambiente. Uno o dos grados de alcohol cada año hasta llegar al límite soportable por las levaduras. Y todavía le queda un pasaje de hasta 18 meses por barricas de roble húngaro donde se redondeará y adquirirá estructura. Se le atribuyen propiedades curativas, e incluso milagrosas, por su concentración excepcional de acidez, azúcares, vitaminas y minerales. Por esas mismas virtudes, durante el reinado de los zares casi la totalidad de este vino pasaba a engrosar sus fabulosas bodegas. Es un néctar que apenas evoluciona con el paso de los años, es posible encontrar botellas de más de cien años en perfecto estado, argumento que nos resuelve la duda de si abrir nuestra botella ahora o dejarla para celebrar nuestras bodas de platino. Oremus Eszencia 1999 Bodega Oremus. Distribuidor en España: Vega Sicilia Ctra. Nal. 122, Km. 322. 47359 Valbuena (Valladolid) Tel. 983 680 147. www.vegasicilia.com. Precio: 200 E.

enoturismo


gente del vino