Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Slowfood corona al «Campeón mundial del Chardonnay»

  • Redacción
  • 2000-06-01 00:00:00

No hay duda: a la organización Slowfood, que se ha autoproclamado defensora del sabor auténtico, le gusta lo espectacular. Así, recientemente, en una cata en paralelo celebrada en todo el mundo donde se degustaron los mismos seis Chardonnays en 25 ciudades desde Tokio a Zurich pasando por Calgary, se coronó al «Campeón mundial de los vinos Chardonnay». Seguramente no es casualidad que entre los seis vinos seleccionados no hubiera ni uno solo de la patria del Chardonnay, Borgoña. Una excusa creíble para su ausencia podría ser el nivel de precios absolutamente disparatado que han alcanzado los borgoñas blancos, resultando cada vez más difícil encontrar un vino bueno por menos de 2.500 pesetas (parece que aproximadamente esa era la «barrera del sonido» financiera en este evento de Slowfood). Además, Slowfood sólo había seleccionado vinos de los que se producen al menos 50.000 botellas. A pesar de todo, el viejo mundo vinícola, Europa, estaba representado de forma algo escasa, con sólo dos vinos, uno del Languedoc y otro de Toscana. En cualquier caso, esta cata demostró que en el vino Slowfood no se fija en primera línea en la tradición y el terruño regional, sino que contribuye más bien a la internacionalización de los gustos. Esto también se refleja en la guía de vinos italianos Gambero Rosso, editada por Slowfood, donde el «estilo internacional» (madera de roble en combinación con aromas primarios concentrados) sale mejor parado que los vinos elaborados de forma tradicional. Por lo tanto, no resultó una sorpresa que en el «campeonato mundial del Chardonnay» acabara triunfando el Montes Alpha chileno del 98, por delante del Coldstream Hills australiano del 97. El Limoux del 97 «Haute Vallée», de Sieur D’Arques, el único vino que recordaba algo a un borgoña con su estilo sutil y mineral, una estructura más bien afiligranada y elegante y maderas bien integradas, terminó en cambio en el último puesto.

La valoración oficial
Los aproximadamente 1.000 participantes en la cata paralela de Slowfood celebrada en todo el mundo otorgaron el primer puesto, con una gran ventaja, al Montes Alpha 1998 chileno. Una excepción fueron los suecos, quienes colocaron al Chardonnay chileno en último lugar. En general, se valoraron más los vinos dominados por una frutosidad exótica en combinación con aromas especiados de roble claramente perceptibles. En cambio, el Limoux «Haute Vallée», el único representante del estilo clásico de Borgoña, sólo obtuvo un puesto entre los tres primeros en las ciudades de Copenhague, Estocolmo, Niza, Calgary y Zurich, mientras que en Australia, Japón e Italia- cosechó un resultado claramente malo.

1. Discovery Wine, Chile
Montes Alpha, 1998
2. Coldstream Hills, Australien
Reserve, 1997
3. Robert Mondavi Winery, USA
Carneros District Chardonnay, 1997
4. Golan Heights Winery, Israel
Yarden, 1998
5. Azienda Ruffino, Italien
Cabreo La Pietra, 1997
6. Sieur d’Arques, Frankreich
Limoux «Haute Vallé», 1997

Esta fue la valoración de Vinum:
Thomas Vaterlaus participó en Zurich en representación de Vinum en el evento mundial del Chardonnay. Este fue su veredicto personal:
Sieur D’Arques (Frankreich)
Limoux «Haute Vallé», 1997
16 Amarillo claro. Elegantes aromas minerales, sutiles. Bien estructurado en el paladar. Acidez presente y jugosa, con más esbeltez que exuberancia. Maderas bien ligadas. Un Chardonnay al estilo borgoñón. ll
Discovery Wine (Chile)
Montes Alpha, 1998
15,5 Amarillo pleno. Olor expansivo a frutas tropicales maduras. Intensos aromas de tueste. En el paladar es pleno y potente. Acidez portante. Roble presente. ll
Coldstream Hills (Australien)
Reserve Coldstream Hills, 1997
15,5 Amarillo intenso. Frutas exóticas maduras, melón y piña. Mantequilla. En boca es potente, con extracto dulzón. Final marcado por la madera y algo duro. Un vino potente, aunque también algo unidimensional. lll
Golan Heights Winery (Israel)
Yarden, 1998
15,5 Amarillo pleno. Fragancia intensa, casi perfumada, a membrillos y miel. Bien estructurado en el paladar. Maduro pero de tonos puros. Acidez jugosa. Duradero, aunque también resulta algo alcohólico. ll
Robert Mondavi Winery (USA)
Carneros District Chardonnay, 1997
15 Amarillo claro y verdoso. Recatado en nariz. Frutosidad dulzona algo sorda. Aromas de nectarinas, y también manzanas. Madera bien ligada. En boca es bien estructurado y equilibrado. lll
Azienda Ruffino (Italien)
Cabreo La Pietra, 1997
14 Amarillo intenso y claro. Aromas intensos de caramelo y hierbas. Resulta sobremadurado, y ya claramente oxidado. Un vino pesado que llena la boca. A pesar de su juventud, ya ha pasado el punto óptimo. lll

enoturismo


gente del vino