Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Tenerife. Potenciando lo autóctono

  • Redacción
  • 2011-03-01 00:00:00

Canarias tiene un potencial vinícola enorme y Tenerife, concretamente, es donde mejores vinos tintos se están elaborando. Además de Listán Negro y Negramoll, el tándem tradicional, se investiga con la Baboso Negro, un diamante en bruto. La primera pregunta que puede hacerse un consumidor es por qué en Tenerife hay tantas -cinco- denominaciones de origen. La respuesta es sencilla, esta isla está llena de contrastes, de microclimas. En pocos kilómetros podemos pasar de la nieve a un plácido día de playa. Así, no es de extrañar que cada pieza de este puzle vinícola tenga vinos tan distintos, que las bodegas sigan investigando para buscar uvas autóctonas que se adapten al terreno y enriquezcan el panorama canario. La segunda pregunta que siempre nos hacen los lectores es por qué son tan ligeros sus vinos. Deberíamos matizar: eran tan ligeros. La temperatura durante todo el año es templada -alrededor de los 15º C- y el vino que más apetece al turista tiene que ser ligero, suave y, a ser posible, con carácter, un valor que le sobra a Canarias. La cata que proponemos es un fiel reflejo de la efervescencia vinícola que se está viviendo, de todo lo bueno que tiene la isla, tintos y blancos ligeros, también con estructura y volumen, dulces, semidulces, espumosos, etc. Es solo un pequeño aperitivo, porque el resto hay que ir a probarlo. Catas realizadas por: Javier Pulido 15,5 Frontos Tinto Clásico 2009 Frontos Cata: Elaborado con la peculiar uva Baboso Negro, que en este tinto joven muestra, con generosidad y limpieza, unos rasgos florales (violetas, lirios) magníficos, con sutil fondo de casis. Sin duda, tiene personalidad y el enólogo ha sido precavido en no macerar demasiado. Frescura perfectamente hilada al conjunto frutal, que acompaña una textura tánica magnífica. Recuerdo limpio y pronunciado. Imprescindible. 2011 a 2012. 14 Acevedo tinto madera 2008 Bodegas El Guincho Cata: Perfil aromático distinto que, además de los habituales recuerdos de granada y pólvora, muestra pimiento asado y un tostado de madera dominante. Entra suave, fresco, con cierta sequedad del roble y un delicado final de especias. Para beber ya. 14,5 Viña El Drago 2008 Juan José Fuentes Tabares Cata: Un estilo distinto al tradicional de Tacoronte con la maduración de uvas más alta que evita que aparezcan las notas de verde-tierra con nitidez. Paso de boca gobernado por la golosura. Sencillo y placentero. Para beber ya. 14,5 Hoya del Navío 2009 Finca La Hornaca Cata: Viñedo de 17 años, a 250 metros de altitud. Envejecido tres meses en roble francés y americano. La alta maduración de las uvas subraya mejor los recuerdos de frutos rojos, evitando las notas de pimienta verde. Roble magníficamente dosificado. Tiene un volumen de fruta inesperado para un vino joven de Listán Negro y Negramoll, con grasa, cierta estructura y calidez final. 2011 a 2012 15 El Mocanero 2010 El Mocanero Cata: Aromas de infusión de granadas con su piel y polvo de carbón. La posible rudeza que intuíamos en aromas se transforma en un paladar jugoso, que define mejor los recuerdos de fruta roja (fresa), con un deje amargo típico que ensalza el recuerdo final. Para beber ya. 15,5 Cráter 2006 Buten Cata: Servido en una copa de base amplia, beneficia al vino, limpia la reducción inicial. Los aromas reflejan muy bien el carácter de la zona, sus frutos rojos silvestres, el acento de saúco, la pólvora-tierra... Paso de boca equilibrado, fino que deja un amplio repertorio de sabores y aromas. En su mejor momento. Para beber ya. 16 Hollera Monje Maceración Carbónica 2010 Monje, S.L. Cata: La golosura frutal (puré de sandía) se impone en todas las fases de la cata, con el añadido de la tipicidad canaria (falsa pimienta, pólvora) que enriquece aún más esta tipología de vinos. Sorprende su longitud frutal en el paladar. 2011 a 2012. 16 Magma Crianza 2006 Buten Cata: Gran riqueza de matices (caja de puros, polvo de carbón y pimienta negra recién molida). Entra jugoso, armado de fruta y con delicada sensación grasa, estructura de roble y un final amargoso que no termina, por ahora, de encajar en el conjunto. Un buen acompañante para platos de caza. 2011 a 2013. 14 El Borujo 2010 El Borujo Cata: Aroma de blanco sencillo, con matices de fruta de hueso y piña de cierta potencia e intensidad. Acento goloso y glicérico que aumenta la sensación frutal y de sabor en boca, con un final fresco que ensalza el conjunto. Placentero. Para beber ya. 14,5 Contiempo Vidueños Blanco Seco Arca de Vitis Cata: Reducción en botella que con interesantes notas de alquitrán, de níspero y flor de almendro. Entra graso, aunque en esencia es fresco y con justa longitud. Para beber ya. 15 Amor Rosado Afrutado 2010 Bodega Viña Las Cañas Cata: El aroma recuerda al puré de sandía madura y gominolas rojas, con un deje de regaliz que aumenta su profundidad. La golosidad se nota, pero gracias a su frescura y leve carbónico hace el conjunto realmente refrescante. Recomendado para los amantes de los rosados golosos. Para beber ya. 15,5 El Borujo Blanco Barrica 2009 El Borujo Cata: El aspecto de la botella, achatada, y su inusual volumen (50 cl) son ya un reclamo. Viendo el vigor ácido del vino en boca, su peso de fruta y estructura, vaticinamos que el futuro de El Borujo será mejor, pues ahora está en un momento complicado en el que domina la madera. 2012 a 2014. Gran Virtud Malvasía 2009 Bodega Viña Las Cañas Cata: Los aromas son más finos que potentes, con delicados recuerdos de membrillo fresco, cereal, mandarina, laurel... y un magnífico trabajo de lías finas (tiza). El balance grasa-acidez-fruta es muy placentero, dejando plena sensación de sabores, algo menos persistente aunque satisfactorio. 2011 a 2012. 16,5 Contiempo Malvasía 2008 Arca de Vitis Cata: La bodega tiene tomado el pulso a este varietal, rescatando los mejores aromas minerales (granito, pedernal), de fruta (pera, chirimoya) y un excelente trabajo de lías. Tiene densidad de fruta, la grasa se deja sentir en el paladar y se limpia fácilmente con su vigorosa acidez. Sin duda será un gran vino. Para guardar. 2013 a 2015. 15,5 Suertes del Marqués Fermentado en Barrica 2009 Soagranorte Cata: Hay mucha chirimoya y piel de membrillo, con sutil acento de jengibre y un roble que no termina de encajar. Buena definición en el paladar, grasa-acidez en perfecta armonía, con acento goloso integrado y generosa sensación de fruta. Para beber ya. 16 Candio 2008 Soagranorte Cata: Candio es el nombre del barranco donde se cultivan sus viñas centenarias de Listán Negro. Ha permanecido 16 meses en pequeños fudres de roble francés. Una vez abierto, los aromas se desarrollan con cierta rapidez (evitar decantarlo). Es una de las grandes apuestas de Tenerife, revindicando la nobleza del varietal local, que aquí demuestra gran finura frutal (moras silvestres, jara), mineral (pólvora) y un espléndido repertorio especiado. El roble, de aromas a caja de puros, está ajustado. Tiene densidad de fruta, con magnífica frescura y glicerina que esbozan un conjunto tremendamente apetitoso. Muy conseguido. 2011 a 2013. 15,5 Hacienda San Juan Malvasía 2010 C.B. Luis Ignacio, Antonio y Javier López de Ayala y Aznar Cata: Tiene la potencia y aromática deseada, con incesantes notas de corteza de lima, pera y un deje volcánico. Unos gramos de azúcar residual que aumentan la dimensión del vino, encajan muy bien gracias a su frescura. Sencillo y con todos los ingredientes para gustar. Para beber ya. Con personalidad propia Monje Tintilla Fermentado en Barrica 2006 Monje  Todavía mantiene su inconfundible aroma floral (lilas), de casis fresco que arropa todo un manto mediterráneo de especias. La dimensión y hechuras de la fruta son elogiables en su paso de boca. Grasa, acidez y peso de fruta muy bien enlazados, con un tanino de madera algo desligado. Aun así, es todo un referente de la nueva era de los tintos canarios. Muy largo y con una capacidad de guarda que se consolida con el paso del tiempo. 2011 a 2014. 16,5

enoturismo


gente del vino