Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Guía

  • Redacción
  • 2009-01-01 00:00:00

El champagne está indisolublemente ligado a las fiestas navideñas. Comenzamos, pues, nuestras catas con un repaso a los espumosos más famosos del mundo, en este caso los champagnes de añada, cada vez más demandados por el buen conocedor. Continúa el viaje con una cata de vinos de Madeira, el vino eterno, para desembocar a continuación en los vinos a los que hace referencia nuestro tema de portada: los vinos de terruño. Y, como siempre, terminamos dando un repaso a las novedades aparecidas en el mercado español en el último mes. 18.5 Champagne Salon Blanc de Blancs Brut 1998 Los champagnes de añada -o millésime- gozan cada vez más del favor del consumidor español. Espumosos con una espléndida personalidad. Después de la sólida añada de 1996, este 1997de Salon sorprende por su riqueza de matices, evocando la trufa, el fondo de algas o las sutiles notas de humo-mantequilla con un acento salino, en boca, delicioso, que se enfunda en un conjunto elegante, complejo y extraordinario. Entre nuestros favoritos. 18,5 Madeira Oliveira Oliveira Malvazia 1907 Los grandes vinos de Madeira son prácticamente inmortales. Reúnen ese regusto de aromas tostados, que aportan un fondo de antigüedad al ya complejísimo buqué. Este Oliveira Malvazia 1907 ya cumplió el siglo y soprendente todavía su viveza. De aromas de fruta escarchada, un toque de cerezas en aguardiente y recuerdos de brandy, dulzor potente pero sin ser pesado. Muy elegante. Se recomienda beberlo antes de 2035, aunque estará vivo mucho más tiempo. 18,5 Terruño Castello dei Rampolla Vigna d'Alceo 2004 En Panzano predomina la clásica pizarra "galestro"; pero en combinación con una pequeña parte de piedra caliza, albarese, forma una base ideal para la viticultura. Un modelo ejemplar de vino definido por el terruño es este Vigna d'Alceo 2004, ensamblaje de Cabernet Sauvignon y Petit Verdot que ofrece una interpretación perfecta del terruño: intensos aromas de pimienta y guindas negras, en boca, complejo y armónico, en el final muestra longitud y opulencia.

enoturismo


gente del vino