Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Dejemos respirar a la fruta

  • Bartolomé Sanchez
  • 2005-07-01 00:00:00

Tiene Cigales un valor seguro en esos suelos especiales, arenosos, arcillosos, cubiertos de guijarros como en pocos sitios de la península. Cuando se está sobre ellas hay algo que dice que puede ser buena tierra de vinos. Allí, la Garnacha, la Verdejo y sobre todo la Tinta del País se expresan con una personalidad arrolladora. Y más cuando las bodegas de la zona se han dado cuenta del enorme potencial que encierra la comarca y saben sacarle todas sus posibilidades. Como es el caso de Valdelosfrailes, bodega fundada por Carlos Moro, el experto emprendedor de la Ribera del Duero donde ya ha sentado bases sólidas: Matarromera, Emina y los novedosos aguardientes, entre otros, así lo indican. Como director, en estas tierras de Cigales ha confiado en el buen hacer del enólogo artífice, Félix González, que ha conseguido un vino moderno, equilibrado y nada banal. La Garnacha escondida La cooperativa de Miedes de Aragón, San Alejandro, es un caso atípico en el mundo del vino. Con las cifras que maneja, sus vinos son un dechado de calidad y buen gusto. Sus cooperativistas pueden enorgullecerse de poseer unos valores que para sí quisieran muchos dentro y fuera de España. Nada menos que 1.400 hectáreas de cepas, de las cuales 400 son de viñedo viejo, unido a que la altitud del terreno oscila entre los 750 y 900 metros y un microclima austero y duro. Bien es verdad que Rubén Magallanes, el enólogo de la casa, es sin duda uno de los mejores profesionales que tenemos en este país. La amplia gama de vinos que elabora lo demuestra, pero si queremos apreciar el poderío, el temperamento y la gracia de una buena Garnacha de la comarca hay que recurrir a su Baltasar Gracián Viñas Viejas. Porque es un vino para disfrutar, donde no hay imposiciones y maderas sofisticadas ni otros artificios. Solo una Garnacha expresiva, explosiva y golosa que os hará disfrutar como en pocas ocasiones. Baltasar Gracián Garnacha Viñas Centenarias 2003 San Alejandro, S. Coop. Ctra. Calatayud-Cariñena, km. 16 Miedes (Zaragoza) Tel. 976 89 22 05. Bodegas@san-alejandro.com. D.O. Calatayud. Tipo: Tinto crianza. Variedad: Garnacha. Crianza: Diez meses en barricas de roble francés y americano. Precio: 6,4 E. Fecha de entrada: 6/6/2005. Consumo óptimo aproximado: Cinco años a 16/18° C. Puntuación: 8,9/10 1ª Cata: Es un vino en el que no se encuentra reducción o color muy cubierto, solo un picota amoratado y de media capa. Es muy inmediato, tanto de aromas como de sabores, con notas de frutillos rojos, frambuesa, junto a unos toques deliciosos de especias y cacao. Es muy sabroso, de unos taninos muy expresivos y golosos que crean un fácil paso de boca y elevan la sensación de sedosidad por todo el paladar. Armonía, donosura y placer inmediato es lo que se siente. Para beber a cántaros. Valdelosfrailes Pago de las Costanas 2000 B. Valdelosfrailes. Ctra. Cubillas de Santa Marta, s/n. Cubillas de Santa Marta (Valladolid) Tel. 983 10 71 00. jvalenzuela@matarromera.es. D.O. Cigales. Tipo: Tinto crianza. Variedad: Tinta del País. Crianza: 26 meses en barricas nuevas de roble francés (80 %) y americano. Precio: 20 E. Fecha de entrada: 5/6/2005 Consumo óptimo aproximado: Siete años a 16/18° C. Puntuación: 9,2/10 1ª Cata: Muy cubierto de color, rojo picota, buena lágrima. La madera en este vino es fundamental. Porque a pesar de su protagonismo apenas sí deja constancia de sus notas especiadas, de cítricos o torrefactos; es la fruta la que sobresale, con esos frutillos de bosque fragantes (mora y frambuesa), un toque de regaliz y un recuerdo mineral. Es poderoso, pero no molesta su musculatura, de una concentración muy bien calculada, tanino bien maduro y un final elegante donde convergen las especias, el regaliz y el cedro.

enoturismo


gente del vino