Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Jerez, ¿movido o agitado?

  • Redacción
  • 2010-11-01 00:00:00

Una hora con Vicky González-Gordón, directora de Marketing Internacional de González Byass Exactamente 175 años después de su fundación, la prestigiosa bodega González-Byass de Jerez emprende nuevos caminos. Por primera vez, un miembro femenino de la familia trabaja en el área de dirección: Vicky González, de 32 años de edad. Al mismo tiempo, la empresa está lanzando su Solera 1847, un oloroso dulce, como base para cócteles. ¿Innovación o sacrilegio? ¿Se atrevería a decir qué vino de Jerez es el que más le gusta? Mi favorito es el “Apóstoles”, un palo cortado con treinta años de envejecimiento. Este vino posee una derrochadora aromática con notas de chocolate, nueces, frutas pasificadas y especias, y en el paladar resulta potente, con buen equilibrio entre su fresca acidez y un abocado discreto. Tiene un maridaje perfecto con hígado de oca, pero también con chocolate semiamargo. El concepto de palo cortado designa un tipo de jerez muy singular. Ni siquiera los amantes del vino de Jerez saben con exactitud de qué vino se trata realmente. Como responsable de marketing, ¿no le supone un problema? Es cierto que el mundo del jerez es extraordinariamente complejo. Un palo cortado, en realidad, es un fino que no se ha desarrollado tan oxidativamente como se esperaba bajo el velo de flor. Este ‘defecto’ se convierte en la base de otro tipo de jerez extraordinariamente interesante. Para los entendidos es un milagro. Pero naturalmente hemos de encontrar otras vías para sensibilizar a las nuevas generaciones de sibaritas por nuestros jereces. ¿Por ejemplo, recomendar su Solera 1847 Oloroso Dulce como base para cócteles? Sí. En la Costa del Sol, en un torneo de polo en Sotogrande, en el verano de 2010, presentamos por primera vez dos cócteles: el Solera Orange Fresh y el Solera Caribean Energy. Unos meses después llevamos estos dos cócteles de oloroso dulce también a la Feria de la Vendimia en Jerez. En ambos casos, la acogida del público fue tremendamente positiva, incluso entusiasta. El Solera 1847 ha madurado durante ocho años en su bodega en Jerez. Creo que a algunos aficionados al jerez les parecerá un sacrilegio mezclar un vino así con zumo de naranja o incluso con Red Bull. Comprendo perfectamente este tipo de reacción. Por otra parte, aquí en Jerez hace tiempo que tratamos nuestros vinos sin remilgos. Aquí un jerez no es algo sagrado, sino un placer diario que se adapta a cada situación. ¿Qué quiere decir exactamente? En el sur de Andalucía, por ejemplo, muchas familias tienen la costumbre de mezclar un jerez seco con otro dulce en la proporción que más les guste. Aquí lo llamamos “fijty-fijty”. Y durante la Feria de mayo, por todo Jerez se bebe Tío Pepe “on the rocks”, es decir, con muchos cubitos de hielo grandes. A veces se rellena la copa con gaseosa o tónica. Yo también he descubierto que un Tío Pepe con tónica y hielo es la bebida perfecta para el verano. Es refrescante y, además, tiene menos alcohol. Ideal para sobrellevar lo mejor posible una semana entera de feria. Es decir, están ustedes trabajando para transformar paulatinamente la cultura del jerez en una cultura del cóctel de jerez. No, no, en absoluto. Más bien vemos estos cócteles de Solera como un divertimento creativo. Por añadidura, estas bebidas nos permiten posicionar el vino de Jerez en nuevos ambientes, como por ejemplo bares selectos frecuentados por un público más joven. La cuestión es si los juerguistas de discoteca y luces de colores siquiera se dan cuenta de que su bebida contiene oloroso dulce. Nuestra idea tampoco es que estas bebidas se sirvan de manera anónima en las discotecas, sino más bien en lugares selectos en los que sea posible la comunicación verbal. La gente debe saber lo que bebe, y así quizá se animen a disfrutar nuestro Solera 1847 puro y verdadero. Entonces, usted opina que quien empieza sin prejuicios con un Solera Caribean Energy, más tarde podría convertirse al disfrute habitual de los jereces superiores, como por ejemplo el Apóstoles very old Palo Cortado que antes mencionó. Exactamente, en ese caso nuestro concepto habría dado un resultado inmejorable. A sus apenas 32 años, es directora de marketing y representa a la última generación de la familia propietaria de González Byass. Desde su punto de vista, ¿qué tendría que ocurrir para insuflar nueva vida al jerez, cuya imagen parece un tanto empolvada? El jerez no está anticuado. Al contrario, en muchos aspectos es perfecto para los actuales hábitos de disfrute. Así, los jereces armonizan magníficamente con la mundialmente celebrada cocina de fusión. Tenemos que poner más acento en estas cualidades en lo que respecta al maridaje con alimentos: desde la cocina de pescado escandinava hasta la cultura del sushi en Japón. Y también en la característica refrescante de un fino como nuestro Tío Pepe. Con su 15 por ciento de alcohol, hoy día apenas tiene más porcentaje que un vino de mesa blanco. ¿Así que los mejores tiempos del jerez aún están por llegar? Los productos hoy son mejores que nunca. Al mismo tiempo, son vinos increíblemente auténticos y únicos en el mundo. Junto con el Consejo Regulador, trabajamos muy duro en la comunicación de estas ventajas de los vinos de Jerez. Biografía Vicky González-Gordón Pertenece a la quinta generación de la dinastía González Byass de Jerez. Creció en Jerez, y más tarde realizó estudios de publicista y relaciones públicas en Sevilla. Tras una estancia en Londres, trabajó en una agencia de publicidad en Madrid. En el año 2004, a la edad de 27 años, empezó a trabajar en la empresa de su familia. Para ello tuvo que superar las habituales pruebas de admisión. Actualmente dirige la sección de Marketing y Comunicación para los mercados de exportación. Victoria Eugenia González-Gordon López de Carrizosa, que ese es su nombre completo, es madre de dos hijos varones (de 3 y 1 años de edad) y vive en el centro de Jerez. Su marido, también oriundo de Jerez, trabaja en el ramo de las aseguradoras. www.gonzalezbyass.es

enoturismo


gente del vino