Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Arcángel: “Vino y flamenco comparten una raíz profunda”

0Q0F9B6M1A3G4G9I3J8F7D6S8P9D5P.jpg
  • Laura López Altares
  • 2020-01-27 00:00:00

El compositor y cantaor onubense Arcángel, distinguido con importantes premios –entre ellos un Grammy Latino– ha dinamizado el arte flamenco buscando el bello y complicado equilibrio entre tradición y vanguardia.


De niño quedaste segundo en un concurso de fandangos... ¿cuándo se te metió dentro el dulce veneno?

Cuando uno es pequeño, lo que hace es divertirse con aquello que le gusta, sin pensar qué es, y mucho menos dónde te puede llevar... Yo descubrí –aunque no sabría decirte cómo– que la música me atraía por encima de otras muchas cosas; especialmente la música flamenca. Y comencé así, jugueteando e intentando pasármelo bien. En aquel concurso empezó a penetrar en mí el veneno de la música, el veneno del flamenco, y finalmente el veneno de la profesión. Porque son diferentes: que algo te apasione no quiere decir que te tengas que dedicar a ello.


El equilibrio (entre la tradición y la búsqueda de nuevos caminos) define tu estilo musical... ¿y a ti?

También, porque yo he buscado el equilibrio dentro de todas las cosas que me gustan, no solo en la música, y he descubierto que puedo ser muy dispar: conviven en mí el gusto por la vanguardia y también por lo antiguo. Salgo de una generación de cantaores que conjugó lo moderno (Enrique Morente y Camarón) y la tradición (Marchena, Caracol, La Niña de los Peines). Esto supone un retroceso en el tiempo, pero también un avance en las formas, en encontrar algo diferente: tengo un pie bien anclado en el pasado y otro en el presente, casi en el futuro.


¿Qué es lo que más disfrutas de tu profesión?, ¿cuál ha sido el mayor obstáculo que te has encontrado?

El proceso creativo es lo que más me llena, sin duda alguna: en el camino para expresar lo que quiero decir y cómo es donde encuentro más ratos de felicidad (¡aunque también muchos ratos de agobio!). Y quizás los obstáculos mayores me los he encontrado conmigo mismo, para encontrarme a mí mismo. Creo que las heridas más hondas se las propina uno a sí mismo, en la vida en general y por supuesto en el mundo artístico, donde además se trata de curar esas heridas delante de gente. Uno no deja que cicatricen del todo y ya está propinándose otras, es complejo…


¿Crees que el mundo del vino y el del flamenco comparten elementos comunes?

Son mundos bastante paralelos porque su proceso es parecido: en ambos se parte del conocimiento de una raíz profunda, que es la tradición, y a partir de ahí cada uno le va poniendo su toque... En estas dos disciplinas es muy importante tener un conocimiento previo de la materia, pero se debe usar para mostrar a los demás algo extraordinario, no como yugo o arma arrojadiza. Es una realidad que no todo el mundo está capacitado para entenderlas, pero eso no tiene nada que ver con que sean excluyentes. A mí no me gustaría que lo fueran, lo inmovilista no llega a ningún lado. 


¿Tienes relación con el vino?, ¿qué sensaciones te provoca?, ¿qué significa para ti?

Mucha, ¡me encanta! Últimamente estoy pasando una fase donde lo que más me gusta son los generosos… busco sabores más complejos. Me encantaría saber distinguir lugares a través del vino, para mí sería una experiencia brutal, pero imagino que eso comporta una mayor preparación. Sinceramente, no sé si lo entiendo, pero desde luego lo disfruto muchísimo (y pienso que una parte muy importante para disfrutarlo es el precio, tenemos que ser sostenibles). Desde aquí animo a la gente joven a que lo pruebe, con moderación y cariño, dejándose llevar...


Tú que ganaste un Grammy, ¿cómo definirías el éxito?, ¿qué proyecto te ha llenado más?
Para mí el éxito es ser feliz. Hay gente que te daría una respuesta bien distinta, pero yo quiero eso. Y mi mejor trabajo está por venir, siempre está por venir. Quiero sacar un disco este año, hacer algo diferente a lo que he hecho hasta ahora. No te puedo dar muchos datos porque tampoco los tengo, pero sí puedo contar que es un disco de búsqueda: yo, como siempre, complicándome la vida, buscando el triple salto mortal [risas]… Pero, bueno, me siento cómodo abordando proyectos que sean un reto para mí, así es como me divierto, y baso mi profesión en buscar ese divertimento.





enoturismo


gente del vino