Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Postal desde Maastricht. Adiós cerveza, ¡hola vino!

  • Redacción
  • 2010-11-01 00:00:00

Los fanáticos de la cerveza rubia están en el sitio correcto: tras la barra, el camarero tira una vez más una fría Wieckse Witte, y cuatro holandeses exultantes beben a la salud de su goleador, Arjen Robben. Se hacen amigos rápidamente en el caso de quedarse tirado en este Edd’s Café de la parte antigua de la ciudad de Maastricht. Y no sólo aficionados al fútbol: un comerciante de antigüedades habla en el bar de repujados dedales de plata y de unos exquisitos vinos blancos que maduran en el Louwberg, a apenas cinco kilómetros del centro de la ciudad. El monte Louwberg no llega a los 100 metros de altitud: sobre él se extienden seis hectáreas y media de viñedo y en lo más alto campea el Apostelhoeve: construido como granja en el siglo XV, se ha convertido en los últimos años en una estimable bodega con el patrocinio del Global Warming. Aquí tan sólo se cultivaban manzanas y cerezas hasta 1970, año en que la familia campesina Hulst cayó en la cuenta de que el Louwberg, con sus pendientes orientadas hacia el sur y sus ligeros suelos de calcio, sedimentos y arena, era un terruño ideal para el vino. Si además algunos documentos venían a dar fe de que los viñedos existían en el lugar ya en el siglo XII, no resulta extraño que hoy aquí crezcan variedades blancas como la Müller-Thurgau, la Riesling, la Auxerrois y la Pinot Gris, variedades típicas que se nos muestran en sazón. «Hace sólo 20 años la viticultura aquí significaba una excursión hasta la cima. Hoy el argumento son los tintos», nos dice el patrón, Mathieu Hulst. En la parte antigua de la ciudad nos acomodamos en el Ouden Vogelstruys, con pan campesino, queso de Limburg y cerveza, y deambulando nos quedamos asombrados ante la imponente bodega de Thiessen Wijn-Koopers, una institución desde hace 270 años de una elevada cultura del vino en esta ciudad cervecera: aún hoy se embotella aquí un económico Studentenwijn. Tras esta escapada por la tradicional placidez limburguesa, a la tarde nos dejamos caer por Tout à Fait para sumergirnos en la nueva cultura del gusto de Maastricht. Y acabamos el día cenando en la pujante nave eclesiástica del Hotel Kruisheren con la esperanza de que no se precipiten sobre los platos unos magníficos objetos lumínicos allá arriba suspendidos. Las mejores direcciones alojamiento Château Neercanne Cannerweg 800 NL-6213 Maastricht Tel. +31 (0)43 325 13 59 Fax +31 (0)43 321 34 06 www.chateauneercanne.nl Aquí residía un huésped feudal tal y como lo harían los reyes en Versalles. Palacio aterrazado del siglo XVII. Cocina de altura de inspiración francesa en un ambiente noble. Bodega bien surtida y vinos de elaboración propia. Kruisherenhotel Kruisherengang 19–23 NL-6211 Maastricht Tel. +31 (0)43 329 20 20 Fax +31 (0)43 323 30 30 www.kruisherenhotel.nl ¡Bienvenidos al espíritu de un tiempo! Una sólida comida en la antigua nave central con sus enormes dimensiones es algo que no se puede perder un visitante de Maastricht. Las grandiosas lámparas de la nave consiguen hacer de este convento del siglo XV una obra de arte total. Habitaciones decoradas de forma individual, modernas y con un decente toque religioso. Hotel Beaumont Wycker Brugstraat 2 NL-6221 Maastricht Tel. +31 (0)43 325 44 33 Fax +31 (0)43 325 36 55 www.beaumont.nl Quien se detenga en el barrio de Wyck tiene la diversión garantizada. Este alojamiento modernamente decorado es como una isla de tranquilidad en un oleaje urbano… Muy buen restaurante. COMER Tout à Fait St. Bernardusstraat 16–18 NL-6211 Maastricht Tel. +31 (0)43 350 04 05 Fax +31 (0)43 350 05 35 www.toutafait.nl La recepción está decorada en estilo pop-art gris anaranjado, el restaurante en vaporosos tonos blancos. Sandra y Bart Ausems miman a sus huéspedes en un minucioso ambiente con estilo. Cocina moderna no rebuscada acompañada de una magnífica carta de vinos. Puur Smaak Keizer Kareplein 15 NL-6211 Maastricht Tel. +31 (0)43 327 01 47 Fax +31 (0)43 327 01 48 www.restaurantpuursmaak.nl Un bastión del Maastricht más moderno. Local cool de diseño moderno e innovador y cocina de precios moderados. Ouden Vogelstruys Vrijthof 15 NL-6211 Maastricht Tel. +31 (0)43 321 48 88 Fax +31 (0)43 327 09 78 www.vogelstruys.nl Una institución de la vida social limburguesa. Los nativos beben cerveza preferentemente con la unnesoep (sopa de cebolla) o con el aromático (algunos dicen “apestoso”) queso de Limburg, pero un vino Auxerrois local es también una elección perfecta. salir Take one Rechtstraat 28 NL-6211 Maastricht Tel. +31 (0)43 321 64 23 www.takeonebiercafe.nl La Meca de los apasionados de la cerveza. Pequeño bar con 150 cervezas diferentes de Holanda y Bélgica. Edd’s Café Heggenstraat 3 NL-6221 Maastricht Tel. +31 (0)43 352 17 17 www.edds-cafe.nl Eat, dance and drink es el lema de este local de la parte antigua. Y además, jazz en vivo y mucha gente estupenda. ENOLOGÍA Wijngaard De Apostelhoeve Susserweg 210 NL-6213 Maastricht Tel. +31 (0)43 343 22 64 Fax +31 (0)43 343 00 94 www.apostelhoeve.nl Visible desde lejos, esta bodega encantada se alza sobre uno de los pocos montes holandeses, a sólo un par de kilómetros del centro de la ciudad. Muy buenos y limpios vinos blancos de Müller-Thurgau, Auxerrois, Pinot Gris y Riesling. Thiessen Wijnkoopers Grote Gracht 18 NL-6211 Maastricht Tel. +31 (0)43 325 13 55 www.thiessen.nl La enoteca de Maastricht desde hace 270 años. Una vieja y enorme bodega hoy utilizada para celebraciones. En el patio interior, los vinateros de la vieja escuela asisten con cuidado sus 150 cepas… ARTE Bonnefantenmuseum Avenue Ceramique 250 NL-6221 Maastricht Tel. +31 (0)43 329 01 90 Fax +31 (0)43 329 01 99 www.bonnefanten.nl La envoltura arquitectónica de este museo es obra del arquitecto estrella italiano Aldo Rossi. En el interior nos aguardan esas grandes diferencias que ofrece el mundo del arte: obras del artista alemán de acción y arte conceptual Joseph Beuys (1921-1986) se reúnen con unas seleccionadas obras de Pieter Bruegel (1525-1569), en las que el pintor reflejó la vida popular en Flandes durante el siglo XVI. Estamos en la ciudad de los bebedores de cerveza, gourmets y fanáticos de las antigüedades. Las noches del Edd’s Café son ruidosas y colmadas de jazz. Tras una tercera jarra de cerveza Wieckse Witte, sin embargo, alguien habla de los viñedos de la periferia: ¿un buen vino de Limburg?

enoturismo


gente del vino