Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Postal desde Oporto. Memoria viva del vino

  • Ana Lorente
  • 2011-09-01 00:00:00

Sin discusión, la postal, la imagen eterna y actual de Oporto, hay que atraparla día y noche desde la piscina del hotel Yeatman, un espacio –la guinda de una bodega- inaugurado el año pasado como el mirador prodigioso, milagroso, desde donde comprobar por qué esta ciudad portuaria y vetusta ha merecido ser Patrimonio de la Humanidad. Sus muros encierran acrisolado el espíritu de la propia ciudad. Abajo, en lo más hondo, cuerpo y alma de vino; enfrente siempre el Duero, su paso majestuoso, el tono sordo de un bajo que todo lo acompaña, hasta la eternidad, y el encaje primoroso de los puentes eifelianos como símbolo del peso creativo de la historia. Y arriba, bullendo, la vida, bajo esos tejados que invitan a convertirse en el diablo cojuelo, a desnudar la intimidad de estas gentes hospitalarias, elegantes, corteses, reservadas, activas... Viajeros impenitentes que atesoran el poso de tantas culturas. Oporto eran en realidad dos ciudades, la de vivir y la de beber, es decir, la urbana -con sus mansiones burguesas, sus costrosos barrios bajos portuarios, la firma de los arquitectos de vanguardia ...- y la de las bodegas, que es Vilanova de Gaia, la residencia oficial del vino Porto, la que tenía que figurar legalmente en su carné de identidad. Pero la distancia entre ambas –el río por medio- se ha ido acortando. Gaia ha perdido su carácter meramente industrial para convertirse en la escapada lúdica del centro de la ciudad y a la vez su mejor escaparate, donde, en el fascinante escenario arquitectónico de las bodegas históricas, conviven las cocinas y copas más cosmopolitas. En los últimos años la ciudad evoluciona tan bien como sus vinos, incluso ha convertido en un valor la pátina de decadencia que fuera una amenaza. Aún es posible encontrar mansiones convertidas en casas de huéspedes donde la brisa mece las sábanas tendidas o vinaterías perfumadas como las grandes casas parisinas de cosmética. Y un barco y un tren como no los hay en el mundo para escapar al interior por el camino del vino. A cada paso sobre el inconfundible empedrado portugués, el viajero descubre olores, sonidos y luces que no olvidará. Oporto ha dado su nombre a Portugal y lo ha paseado por el mundo encerrado en botellas. Nuestros consejos Dormir Hotel Yeatman Rua de Choupelo 4400-088 Vila Nova de Gaia, Porto (Portugal) Tel. +351 220 134 200 www.theyeatman.com Con el estilo y trato perfectos de una casona solariega, un espacio prodigioso sobre las bodegas y frente a la ciudad. 12 suites, alguna con jardín, y 70 habitaciones con vistas. Spa de vinoterapia, gran cocina y la bodega más completa del mundo de vinos portugueses, donde cada marca tiene su espacio. Un paraíso. Hotel Castelo Santa Catarina Rua Sta Catarina, 1347 4000-457 Porto (Portugal) Tel. +351 225 095 599 Tel. +351 225 095 599 www.castelosantacatarina.com.pt Es toda una experiencia y, en definitiva, una imagen simbólica de la ciudad, con su encanto, su decadencia, la precaria restauración y mantenimiento del pasado luminoso. Está muy cerca de la zona comercial turística y peatonal, pero envuelto en jardín y, así, resulta muy recoleto y silencioso. Y barato. Mercure Porto Centro Praça da Batalha, 116 4049-028 Porto (Portugal) Tel. +351 22 204 33 33 www.mercure.com Una localización magnífica, en pleno centro, adecuada para pasear a pie la ciudad. El hotel es un 4*, con 150 habitaciones de buen tamaño y renovadas hace poco. Es cómodo y el servicio amable. Dispone de wifi y ese bien escaso en Oporto que es el aparcamiento (hay que pagarlo aparte). Es recomendable buscar ofertas de precio (hay muchas) y no pagar la tarifa oficial. comer Restaurante Casa D’Oro Rua do Ouro 797 Tel. +351 226 106 012 Se come, es verdad, con acento italiano informal, sobre todo pizzas, y a precio comedido, pero allí no se va a comer sino a contemplar. El Duero/Douro, el río de oro, corre a los pies, la sombra del puente de La Rabida lo protege y las luces de la ciudad brillan durante la cena como si siempre fuera una fiesta. Café Majestic Rua Santa Catarina, 112 4000-442 Porto (Portugal) Tel. +351 222 003 887 www.cafemajestic.com No es propiamente restaurante, sino uno de esos refugios abiertos todo el día (excepto domingos) donde desayunar, hacer un alto entre visitas y compras, tomar un refresco o una copa y acudir a una cita. Es precioso, vestido con el modernismo de 1921 y perfumado de la intelectualidad, los políticos, escritores, artistas que han habitado sus mesas y tertulias. Marisqueira Proa Rua Sousa Aroso, 22 4450-286 Matosinhos (Portugal). Tel. 351 229 380 022 restaurantemarisqueiraproa.com Matosinhos es el puerto pesquero, apenas a unos diez kilómetros del centro de Oporto, y de allí proceden los frutos de mar frescos que se ofrecen en la ciudad. Pero, evidentemente, por precio y frescura, es mejor ir a buscarlos directamente. Y no solo marisco, sino pescado, asados y todo en esa abundancia pantagruélica que aún es es seña de identidad de la generosidad portuguesa. Restaurante Foz Velha Esplanada do Castelo 141 Tel. +351 226 154 171 www.fozvelha.com Aunque de creación reciente (2003), reproduce el estilo elegante y burgués de los restaurantes clásicos. Bien vestido, servicio exquisito y la cocina del chef Marco Gómes, sabores tradicionales con vestido actual. Con buen apetito vale la pena el menú degustación. A Perola do Bolhão Rua Formosa, 279 4000-252 Porto (Portugal). Tel. +351 222 004 009 En Bolhao está el tradicional mercado de abastos, con sitios para picar algo, y el centro comercial Porto Gran Plaza. Y muy cerca, A Perola es un ultramarinos con historia, de fachada modernista, de 1917, donde comprar quesos portugueses, vinos de Oporto, conservas, delicatessen y embutidos. Visitas Museo Serralves Rua de Dom João de Castro, 210 4150 Porto (Portugal) Tel. +351 226 156 500 www.serralves.pt Ademas de las exposiciones de arte contemporáneo, la fundación posee un bellísimo parque de 18 hectáreas y la casa Art Decó que se construyó para los condes de Vizela. Entrada 5 €. Domingos, gratis. Porto Calem Av. Diogo Leite, 26 4400-111 Vila Nova de Gaia (Portugal). Tel. +351 22 374 6660 www.calem.pt La visita a esta deslumbrante bodega, en Vilanova de Gaia, ha sido laureada con premios turisticos por su eficacia didáctica y por su museo, que explica la historia del Oporto. Visitas: Todos los días. Mayo a octubre: 10 a 19 horas. Noviembre a abril: 10 a 18 horas. Precio: 4 € Librería Lello e Irmao Rua das Carmelitas, 144 4050-161 Porto (Portugal). Tel. +351 222 002 037 Presume con razón de ser la mas hermosa y mágica de Europa, y así la han retratado en las películas de Harry Potter. Estación de São Bento Praça de Almeida Garrett 4000-069 Porto (Portugal). Tel. +351 808 208 208 Es prácticamente obligatorio entrar. Detrás de la mole de 1900 que fue ideada por el marqués da Silva como estación central de ferrocarril de la cudad se esconde un delicioso museo etnográfico plasmado en los azulejos de Jorge Colaço. En cada pared encontramos un motivo de la historia y el folclore, y el conjunto respetado por los años, pero siempre con esa pátina que incluso parece mantener en el aire el inconfundible olor del carbón o de las chispas eléctricas. Crucero Río del Vino Las orillas del Duero, donde nace el vino de Oporto son Patrimonio de la Humanidad. Para entender la razón basta subir a un barquito de recreo de los muchos que se ofrecen en Vilanova de Gaia y navegar hasta Pesa da Regua salvando el embalse de Crestuma y las esclusas. El descenso mejor es en tren, por la orilla, por Piñhao con su estación azul y a lo largo de las grandes fincas que dan su nombre al vino. Un día inolvidable

enoturismo


gente del vino