Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Los vinos de Tea ¿A qué saben?

  • Redacción
  • 2008-06-01 00:00:00

Este curioso vino, desconocido para la inmensa mayoría del público, se elabora en la isla de La Palma, también denominada –por su vegetación tropical– «la bonita». Es en el norte de la isla donde se siguen envejeciendo los vinos de variedades como Negramoll, Listán Prieto y Albillo bajo el influjo de las barricas de tea (pino canario). Su color se parece a un clarete, con irisaciones teja. Así, su perfume balsámico a pino o resina –recuerda a los retzinas griegos– hace que sean vinos muy personales, frescos y ligeros. Aunque por su especial aroma hay mucha gente a la que no seduce, es un patrimonio que sería una pena perder. ¿Qué es un «guachinche»? Es un tipo de establecimiento clandestino –no está declarado ni como restaurante ni como tienda– que vende vino autóctono, de elaboración casera acompañado de comida. En una habitación aledaña a la bodega hay un sencillo espacio para servir vino y tapas. Se encuentran en Canarias, con más auge en el norte de Tenerife. El verdadero éxito de los guachinches radicaba en la búsqueda del mejor vino elaborado y su acompañamiento, a su vez asociado a un precio muy razonable. El exceso de consumo, tener que conducir de un guachinche a otro, la venta ilegal y otras irregularidades pusieron en alerta a las autoridades hasta casi su desaparición. También la creciente demanda llegó a incitar a algunos propietarios de guachinches a comprar vino de otras zonas (Valdepeñas, Chile, Argentina...) para venderlo como autóctono. ¿Dónde se desarrolla la «brettanomyces»? El momento habitual es la crianza en barrica, aunque hay muchos otros –producidos por la falta de higiene, generalmente– que no se conocen. La brettanomyces es una levadura contaminante y afecta a los vinos en el aroma y el gusto. Estos aromas, para mejor identificación por parte del aficionado, son: cuero, «sudor de caballo», establo, barniz. Los aromas a panceta o ahumado indican niveles más bajos de contaminación y suelen considerarse parte del conjunto aromático. Ahora bien, si uno bebe un vino con este defecto puede estar tranquilo: no está demostrado que tenga efectos negativos. Su problema nos interesa. Estamos dispuestos a despejar todas sus dudas. Sólo tiene que escribirnos: Teruel, 7. 28223 Pozuelo de Alarcón (Madrid). Fax: 915183783.

enoturismo


gente del vino