Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

El vergel de Calatayud

  • Redacción
  • 2000-04-01 00:00:00

Sobre pedregosas y calizas antiguas tierras fluviales y casi alcanzando los 1.000 metros de altura, se dejan bañar por los pequeños afluentes del Jalón los viñedos de Calatayud.
Sus valles alimentan un variado catálogo de árboles frutales. Calatayud produce manzanas, peras, cerezas, pero, sobre todo, sus jugosos melocotones. Sobre los márgenes de estos valles crece, junto a dispersos almendros, una vid de excelente calidad, gracias sobre todo al clima seco de muy alta insolación en verano y rigurosos y fríos inviernos.
Aunque Calatayud ha adquirido recientemente el reconocimiento como Denominación de Origen -en el año 1990-, su viñedo y sus vinos son herederos de una larga tradición. En el siglo VIII los árabes erigieron un castillo, el calat Ayud, y con el paso de los años, la ciudad, a la que se llamó Calatayud, fue creciendo a su alrededor, convirtiéndose en el centro de una próspera comarca vinícola.
Durante mucho tiempo los vinos de la zona se habían comercializado a granel. Sin embargo, al amparo de la denominación de origen, la proporción de vinos embotellados no ha dejado de aumentar. Calatayud solo cuenta con catorce bodegas. Su presencia significa que dos tercios de los productores disponen de una planta adecuada de embotellado.
En estas tierras se cultivan sobre todo variedades tintas, aproximadamente un 60% de Garnacha y un 20% de Tempranillo que, en respuesta a tierra y clima, generan tintos potentes de gran personalidad. Pero el catálogo de vinos acogidos a la Denominación de Origen es un amplio abanico que se completa con los preciosos rosados de fragancia intensa y acertado equilibrio cuerpo/acidez, y los blancos elaborados principalmente con uva macabeo.
La geografía accidentada de estas tierras une Calatayud y el Monasterio de Piedra. En esos 30 kilómetros de distancia entre ambos puntos se extiende la ruta del vino en la que son visita obligada la antigua Bilbilis, Maluenda y Miendes.
Pero la perla del paisaje es el Monasterio de Piedra, un enclave visual y sonoro donde el río Piedra se derrama en vibrantes cascadas y espejea en plácidos remansos. El espléndido edificio que fuera monasterio, fundado por los monjes cistercienses en 1195, es hoy hospedería en la que se ha inaugurado recientemente un museo y exposición que retrata, con un carácter didáctico y divulgativo, la historia y la realidad actual de la elaboración de los vinos en el lagar monacal y en la región. La muestra es un concienzudo trabajo promovido y patrocinado por el Consejo Regulador donde exhibe la producción de los 40 municipios que conforman la D.O. y los procedimientos tradicionales con los que antiguamente los monjes elaboraban el vino.
Una feliz iniciativa que contribuirá sin duda a promover el prestigio de la Denominación de Origen Calatayud y el conocimiento de sus marcas y bodegas.

La DO en cifras

Sede del Consejo Regulador: Pol. Ind. La Charluca, 39
50300 Calatayud (Zaragoza)
Tel. 976 88 42 60 Fax. 976 88 59 12
Presidente: Jesús Abad Abad.
Secretario: Francisco Javier Lázaro Guajardo
Superficie de viñedo inscrita ..................................... 7.300 Has.
Registro de viticultores............................................ 2.200
Variedades autorizadas:
Blancas: Macabeo, Malvasía, Moscatel y Granacha Blanca.
Tintas: Garnacha, Mazuelo, Tempranillo y Monastrell
Producción media: 74.000 Hl.
Calificación últimas añadas:
90 (B), 91(B), 92 (B), 93(MB), 94(MB) 95(B),96(MB), 97(B),98(B)

enoturismo


gente del vino