Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Dos grandes apuestas por la viña

  • Redacción
  • 2003-05-01 00:00:00

Josep Anguera era un hombre generoso, de carácter sencillo y optimista, hasta que una dura enfermedad nos lo arrebató. Supo intuir el vino del futuro cuando ya en el año 80 plantó las primeras cepas de Syrah en España y nos deleitó con un tinto joven de estilo moderno. La fortuna ha propiciado que la obra emprendida por mi querido amigo no se quebrante. Porque sus hijos siguieron sus pasos con idéntica filosofía. Josep es ingeniero agrónomo, y Joan enólogo, y ambos forman un equipo que complementa el trabajo del campo y del lagar. La bodega ha cambiado mucho con la reciente remodelación, con instalaciones modernas y bien dotadas de tecnología. Pero es en el cuidado de las viñas donde invierten la mayor parte de su tiempo. Y es lógico, porque elaboran sus vinos exclusivamente con la materia prima que proporcionan sus 25 has. de viñedo en plena producción. En su catálogo hay cuatro vinos distintos, desde el joven que hiciera famoso Josep hasta un tinto dulce. El pie franco irresistible Es fácil hacer un “vino de autor” cuando se reúnen los ingredientes precisos. A saber: un viñedo excelente, una tierra ideal, la sabiduría y experiencia necesarias y, fuerzas sobradas para llevar a cabo minuciosamente cada una de las faenas, desde el elemental trabajo con el tractor hasta el encapsulado final. Entoces se es propietario de una fórmula que nunca falla. Y Juan Manuel Burgos es bien consciente de ello: además de ejercer su oficio de enólogo en B. Cachopa, elabora estos vinos surgidos de su propio viñedo. Conserva diez has. de viña heredadas de su familia, repartidas entre las dos fuentes (Fuentespina y Fuentelcésped) pueblecitos situados en plena Ribera burgalesa, que en la comarca acaparan la fama de dar valiosa materia prima. Un par de majuelos de su propiedad todavía sostienen cepas de “Tinta del País” prefiloxéricas. Es un terreno arenoso y árido, cosa que dificulta el avance del temido insecto, y que dan entre 3.000 kilos por ha. y un máximo de 4.000, cuando la cosecha viene abundante.

enoturismo


gente del vino