Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

En los confines del Norte

2J7C4Q8T2T6F0J8S8O6E0P1F3C4G3T.jpg
  • Laura López Altares
  • 2020-12-04 00:00:00

El Oriente asturiano alberga un atractivo proyecto pionero en Asturias que ha recuperado el histórico Palacio de Nevares y ha llenado de viñas, manzanos y avellanos su espectacular entorno, una zona costera extrema protegida por la sierra del Sueve.



Los imposibles atraen sin remedio. Y qué placer irremplazable produce conseguirlos... Recuperar un palacio histórico y convertirlo en bodega, llevar viñas a un lugar salvajemente bello y extremo, hacer vino donde nadie se había atrevido antes. Estos son los ingredientes que hacen de la Bodega Palacio de Nevares –Parres, Arriondas– un explosivo y atractivo cóctel que curiosamente también nació en un paraje extremo.
Tomás Álvarez Aja, el emprendedor mexicano de origen asturiano propietario del Grupo hotelero Nature que ideó el proyecto, explica que todo comenzó durante un viaje a Nueva Zelanda en septiembre de 2012: "Me llamó mucho la atención la calidad del vino que estaban haciendo allí y las características tan similares que tenía con Asturias, era impresionante. Llamé a Antón y le dije: ¡tenemos que hacer vino en Asturias!".
Antón Puente, director general del Grupo Nature, es su socio y principal apoyo en este emocionante desafío, que muchos vieron como una utopía: "¡Había gente que se reía de nosotros cuando decíamos que íbamos a hacer vino allí!". Pero la realidad es que contaban con un asesoramiento brillante: el de los enólogos Pepe Hidalgo y Ana Martín, adictos a los retos vinícolas. "Aparecimos allí porque Pepe Iglesias [el prestigioso crítico gastronómico fallecido el pasado junio] era amigo suyo y les dijo que nos llamase. Lo primero que hicimos fue un exhaustivo estudio de la zona: climatología, pluviometría, análisis de suelos… y vimos que se podía plantar viña". Martín cuenta cómo aquel paraje –con una temperatura media anual de 13,8°C y protegido por la sierra del Sueve de la influencia del Cantábrico y los gélidos vientos del Norte– se reveló como un lugar adecuado para plantar variedades de ciclo corto.

Romanticismo pionero
Este impresionante enclave fue descubierto por Ramón Celorio, director gastronómico del Grupo Nature: "Fue una sorpresa, porque si ves las características que hay en el viñedo con el Sueve son similares a las que se dan en Rioja Alavesa, resguardada por las montañas", destaca Álvarez Aja. Hasta 2014, no dio el paso de comprar el Palacio de Nevares (cuyo origen se remonta al siglo XVI) y las 32 hectáreas de terreno que lo rodean: "Al igual que se hizo en Puebloastur [un espectacular Eco Resort de cinco estrellas que tiene el Grupo Nature en Cofiño], se ha elegido en Nevares un enclave natural único para la actividad vitivinícola en el que la asturianía está muy presente en la pumarada con variedades de manzana autorizadas por la D.O.P. Sidra de Asturias".
Las primeras viñas del Oriente de Asturias miran a los Picos de Europa y forman parte de un interesante proyecto que tiene como objetivo sacar todo el potencial de aquella indómita pero generosa tierra, poner en valor lo autóctono. Por eso, también han plantado más de 1.000 manzanos de variedades asturianas para elaborar sidra y ablanos (avellanos).


La viña más septentrional
Pero el protagonismo se lo llevan las siete hectáreas de Albarín Blanco –una uva muy bien adaptada en la zona de Cangas del Narcea–, Riesling, Gewürztraminer y Albariño –como indica Antón Puente, se plantó porque vieron que en Cantabria está dando muy buen resultado–. Además, se han atrevido con una pequeña producción de Mencía en la ladera sur del Sueve: "Es el monte más cercano al mar de Europa, y allí estamos consiguiendo grados alcohólicos muy interesantes, es una maravilla: ¡el viñedo más septentrional de España! Creo que más que el de Ferrol" (la Bodega El Paragüas trabaja en una latitud similar, brutalmente atlántica).
De momento, en el Palacio de Nevares ya han sacado un singular vino blanco elaborado con la cosecha de 2019 y una sidra natural, ambos con el evocador nombre de Quiéreme Vida. Y siguen innovando... incluso con la sidra: "Hemos pensado en hacer monovarietales", adelanta Puente.
Para la enóloga Ana Martín, uno de los grandes atractivos del proyecto es su enfoque: "El sitio es precioso y tienen muchas cosas para diferenciarse, la gente va a disfrutar de una experiencia completa. Y ellos ya tienen puntos de venta, además de sus restaurantes y hoteles, el mercado local. Les va a ir de cine".
Álvarez Aja, que nos cuenta que llevarán parte de la producción a su México natal, ya ha puesto nombre al siguiente sueño: "Convertirnos en pago". Y los probables imposibles son su especialidad. 

Bodega Palacio de Nevares

Lugar Hueges, 35A. 33548 Nevares (Asturias)
www.bodegapalaciodenevares.com

Tel. 985 849 545

enoturismo


gente del vino