Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Melocotón de Calanda, el más dulce

5O7R6B2R9G5U5I6G7O4M8A1F9P0P6S.jpg
  • Redacción
  • 2020-11-04 00:00:00

En la cultura china, el exótico melocotón es un símbolo de inmortalidad con una bella leyenda: cuentan que la diosa Xiwangmu, conocida como Reina Madre del Oeste, poseía un huerto en el que cultivaba melocotoneros que, aunque solo florecían y daban fruto cada 3.000 años, otorgaban el poder de vivir eternamente. De hecho, los guerreros de la Antigua China hacían sus armas con madera de melocotonero porque creían que les protegía del Mal...
Aunque esta exótica fruta tardaría unos cuantos miles de años en llegar a nuestro país, la tradición del cultivo del melocotón en la zona de Aragón es centenaria: ¡hay pruebas de la producción de melocotón de Calanda en documentos medievales! Su desarrollo se impulsó a partir de la segunda mitad del siglo XX, momento en el que surgió la curiosa técnica del embolsado, idea de un agricultor valenciano. Hoy, los auténticos melocotones de Calanda pasan sus dos últimos meses de crecimiento embolsados uno a uno en el árbol, protegidos de productos finosanitarios y agentes externos. Además, los miman con la técnica del aclareo: se elimina el 70% de la cosecha para que el otro 30% crezca con más tamaño y sabor. Por eso este melocotón tardío (llega entre mediados de septiembre y finales de octubre) de color amarillo vivo es más carnoso, voluminoso –con un diámetro a partir de 73 mm– y dulce –la etiqueta negra de la D.O.P. garantiza una dulzura mínima de 12 grados Brix–. El Melocotón de Calanda, uno de los mejores del mundo, se produce fundamentalmente en la comarca del Bajo Aragón, y sus usos en gastronomía son muy variados: se consume fresco, en mermeladas y almíbar, al vino, en dulces y postres... ¡y hasta encurtido!

enoturismo


gente del vino