Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Legendario: EL SORÌ SAN LORENZO DE ANGELO GAJA

  • Redacción
  • 2007-11-01 00:00:00

La obra maestra de Gaja Según la etiqueta, no es más que un sencillo Langhe Nebbiolo DOC. Pero el Sorì San Lorenzo del embajador del Piamonte Angelo Gaja es uno de los vinos más demandados de Italia. Durante años bombardearon a Angelo Gaja con la misma pregunta: ¿Por qué desclasificó hace ya más de diez años sus grandes vinos de un solo viñedo y desde entonces embotella Sorì San Lorenzo, Sorì Tildin y Sperss como Langhe Nebbiolo DOC? Entonces se dijo que era un tratamiento de sangría para Barolo y sobre todo para Barbaresco. Que si estos viñedos históricos ya no formaban parte de la DOCG, los vinos se podrían mezclar con variedades internacionales, lo cual abriría las puertas a una suavización de las severas directrices DOCG para el Barolo y el Barbaresco (100 por cien Nebbiolo ¡y nada más!). En una entrevista, Angelo Gaja explicó una vez sus motivaciones: “Empezamos en 1967 a hacer vinos de un solo viñedo. Pero, entre tanto, esto casi se ha convertido en una moda. Así que hemos decidido desclasificar nuestros vinos de un solo viñedo y vinificar como DOCG tan sólo un Barbaresco.” Los temores expresados entonces no se han confirmado: ni los vinos de Gaja se han aguado, ni se han modificado en forma alguna las directrices de las DOCG. El Nebbiolo de Gaja no se mezcla ni con Merlot ni con Cabernet Sauvignon (tan sólo con un pequeño porcentaje de Barbera), y las regiones DOCG Barolo y Barbaresco, mientras, se las arreglan estupendamente sin los crus de Gaja. Más aún, el Barbaresco DOCG, que Gaja sigue produciendo como siempre, se ha revalorizado. El ensamblaje de cepas de 14 viñedos diferentes, según Angelo Gaja, es un “super Barbaresco” que presenta las ventajas de toda la región y quizá sea el vino más importante de Gaja. Y así es, al menos en cuanto a la cantidad producida. Pero también los viñedos individuales son dignos de mención. Entre ellos se cuentan los de Barolo, llamados Sperss y Conteisa, y sobre todo los viñedos de Barbaresco: Costa Russi, Sorì Tildin y Sorì San Lorenzo. Sólo el gusto personal puede decidir cuál de estos grandes vinos de la región de Barbaresco es el mejor. En las guías de vinos, generalmente compiten en la cumbre Sorì Tildin y Sorì San Lorenzo. Potente y majestuoso La variedad de uva Nebbiolo es la base de estos grandes vinos. En el corazón del Piamonte, en los Langhe, esta uva produce vinos elegantes y longevos. Angelo Gaja está convencido de que en los últimos años precisamente el Barbaresco ha emergido de la sombra de su hermano mayor, el Barolo. Piensa que añadas como la de 2000 han mostrado que el punto fuerte del Barbaresco está en su equilibrio y finura. Lo mismo puede decirse del Sorì Tildin y del Sorì San Lorenzo. En 1967 se vinificó por vez primera el Sorì San Lorenzo; hasta la añada de 1995 firmaba como Barbaresco DOCG. El viñedo se halla muy cerca de la pequeña ciudad de Barbaresco. Su especial microclima y la situación del viñedo, de cara al río Tanaro, le proporcionan unas condiciones óptimas de maduración, y los suelos de lodo y cal le dan estructura; pero es la unión de todo ello, junto con una maduración de 24 meses en barrica de madera, lo que confiere a este vino su plenitud y longevidad. El Sorì San Lorenzo es probablemente el más vigoroso y majestuoso de los cinco Nebbiolo de un solo viñedo de Gaja. También se dice que es el cru que más tiempo de maduración necesita. En cualquier caso es un vino intemporal -o, mejor dicho, bueno, con independencia del tiempo-. Si se comparan las notas de cata antiguas, a pesar de las diferencias entre añadas, su presencia parece como esculpida en piedra: en la nariz, perfume de grosellas negras y almendra amarga, tras notas minerales y especiadas. En el paladar es a la vez lleno y firme, también posee una delicada elegancia, transportada por taninos vigorosos y una acidez con casta que le confieren longevidad. Angelo Gaja opina que este vino alcanza su punto álgido en los primeros veinte años, pero que puede conservar sus características durante bastante más tiempo. Con este vino, Angelo Gaja ha logrado su obra maestra, y de eso hace ya cuarenta años. Ahora, ha llegado a la edad de jubilación, pero aún no tiene mucho interés en retirarse de la actividad diaria. El que posiblemente sea el embajador más relevante de la vinicultura del Piamonte (si no de toda Italia) sigue viajando incansable por el mundo, ocupado en los asuntos del vino. Hace años que Guido Rivella, uno de los enólogos de más renombre de Italia, le da su apoyo en la bodega y el viñedo. Y la siguiente generación de los Gaja se prepara para seguir en su día las huellas del padre: las hijas Gaia y Rosanna ya tienen algunos años de experiencia en vinicultura y comercialización del vino... Historia La familia Gaja vive en el Piamonte desde mediados del siglo XVII. Giovanni Gaja fundó en 1859 su bodega en Barbaresco, y actualmente es la cuarta generación la que lleva el timón. El nieto del fundador, que también se llamaba Giovanni y murió en 2002, convirtió el Barbaresco en uno de los vinos de más renombre de Italia. También adquirió los viñedos históricos de Sorì Tildin, Costa Rossi, Sorì San Lorenzo y Darmagi. Angelo Gaja entró a trabajar en la bodega en 1961 y empezó a vinificar tan sólo las uvas de su propia producción. Se convirtió en uno de los embajadores más relevantes del Barbaresco en el mundo, en un tiempo en el que el Barbaresco aún se hallaba a la sombra del Barolo, más rico en tradición. Con la añada de 1967, Gaja embotelló su primer vino de un solo viñedo, el Sorì San Lorenzo. Le siguieron otros crus, que, desde 1996, firman como Langhe Nebbiolo DOC. Viñedo La expresión dialectal “sorì” se refiere a la inclinación del viñedo hacia el Sur. San Lorenzo es el santo patrón de la Catedral de Alba, y forma parte del nombre porque este viñedo fue propiedad de la Iglesia de Alba hasta 1964, fecha en que fue adqurido por Angelo Gaja. La parcela está situada cerca del centro histórico de Barbaresco y abarca una superficie de 3,88 hectáreas. La altura media sobre el nivel del mar es de 260 metros. Los suelos son calcáreos y de lodo. El vino se fermenta y macera a temperatura controlada durante unas tres semanas en tanque de acero, luego madura durante doce meses en barricas, y otros doce meses en grandes cubas de madera. Vinos En la actualidad, la familia Gaja posee alrededor de cien hectáreas en el Piamonte, una parte en la región de producción del Barbaresco (Barbaresco y Treiso), otra parte en la del Barolo (Serralunga y La Morra). Allí se producen sobre todo vinos de Nebbiolo, pero también de Cabernet, Merlot, Pinot Nero y Dolcetto. En 1994, Gaja compró la finca vinícola de 16 hectáreas Pieve S. Restituta en Montalcino, en la Toscana, y en 1996 adquirió la propiedad Ca’ Marcanda, de 100 hectáreas, en la costa toscana junto a Castagneto Carducci, donde cultiva sobre todo Merlot y Cabernet. Añadas Las buenas añadas de los vinos de Gaja no se diferencian mucho de las demás de Barbaresco y Barolo. Entre ellas se cuentan con toda seguridad las de 1985, 1989, 1990 y la larga lista desde 1995 hasta 2001. El propio Angelo Gaja destaca especialmente la cosecha de 1999: una añada equilibrada, con mucho carácter y elegancia, y una longevidad fuera de lo común. Para Gaja, sobre todo los vinos de la región de Barbaresco han evolucionado enormemente en los últimos años y han emergido de la sombra del Barolo. Precio En cierta ocasión, Angelo Gaja subrayó que hacía productos exclusivos para gente con dinero. Así que hay que estar preparado para pagar mucho por estos vinos de un solo viñedo. La botella de 75 centilitros de Sorì San Lorenzo de 2003 cuesta en los comercios unos 200 euros. La añada de 2004, que ya ha salido al mercado, rondará el mismo precio. Las cosechas anteriores cuestan entre 175 y 280 euros (1997). En el caso de las botellas Magnum, el nivel evidentemente es aún superior: un Sorì San Lorenzo de la excelente añada de 1997 cuesta nada menos que 560 euros de vellón.

enoturismo


gente del vino