Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

RÍO DE ILUSIONES

  • Redacción
  • 2007-06-01 00:00:00

Hemos catado más de cien vinos de todas las zonas y en todas sus versiones. Por fortuna, los vinos de la Ribera, por seguir el ocurso del río, han dejado de parecerse los unos a los otros. Reina la singularidad. Cigales ha salido del armario, pero no con su versión rosa sino de tinto, un tinto dominado por la elegancia. El buen hacer de las nuevas empresas instaladas en la zona ha despertado la curiosidad de no pocos que todavía miraban a este reducto vitivinícola como un lugar de paso hacia Rueda. Es aquí donde el el blanco hace furor. Todo se vende y todo está bueno, y generalmente sin problemas para vender toda la cosecha. La fórmula es fácil: “vinos buenos a buen precio”. ¿Es tan complicado entender esto? Ha sido una de las partes más interesantes del viaje, los grandes vinos blancos que se unen al ya conocido Belondrade y Lurton. Una demostración de la grandeza del Verdejo, pues el Sauvignon esta mostrando una indigestión de sol. La hermana Toro es inteligente. Reacciona a una velocidad endiablada. Claro que, teniendo a tantos bodegueros de otras zonas instalados en Toro, no podía ser de otra manera. Vienen con la lección bien aprendida y con la sana intención de no volver a caer en los mismos errores que cometieron en sus zonas de origen. La provincia de Zamora nos recuerda que acaba de obtener su D.O., así como otras zonas, como Arribes, que lucha insistentemente por incluir a la variedad Bruñal. Una extraña uva que, seguramente, por su magnífica calidad y adaptación triunfará en el futuro. Llegamos a Oporto y nuestros pensamientos se vuelven más dulces. Oportos, los de 2003, como demostración de que no todos los vinos de aquella añada fueron tan desastrosos como en el resto de Europa. En esta región son normales temperaturas de 40º C o más. La viña está muy acostumbrada a estos rigores, y eso no repercutió de forma tan trascendente como en el viñedo español, por ejemplo. En nuestra cata también los vinos tintos secos, muy buenos, todo hay que decirlo, tendrán un apartado especial próximamente. Esta cata ha sido realizada por Bartolomé Sánchez y Javier Pulido, tanto a lo largo del viaje como en nuestra Redacción. Esta zona parece estar en tierra de nadie pues toda la popularidad se la lleva Ribera del Duero. El cartel de «aquí tenemos buen rosado» debe cambiarse urgentemente. Cigales está esperando la llegada de tintos con personalidad, finura y frescura. Falta por mejorar las elaboraciones o, mejor aún, entender mejor al Tempranillo. La añada de 2004 ya dice mucho de lo que Cigales puede ofrecer. 14,5 Frutos Villar Calderona Crianza 2003 Despierta los jugos gástricos con sus recuerdos abundantes de fruta roja en sazón (fresa, grosella) al que acompañan notas de vainilla y ceniza. Tiene estructura y acidez en buena combinación. 2007 a 2009. 14,5 Emeterio Fernández La Legua Capricho 2006 Siendo un 2006, la fruta aparece con cierta evolución, eso sí, positiva; higos, tabaco, canela. En boca seduce por su equilibrio y pocas aristas. 2007 a 2009. 14,5 Hijos de Félix Salas Prelado de Armedilla Cr. 2003 Falta un año para poder disfrutarlo pues sus taninos están angulosos todavía. Es muy fragante en nariz, con sus recuerdos de regaliz y cacao. La madera trata de imponerse a su magnífico conjunto. 2008 a 2010. 15 Pilcar Viña Concejo Tempranillo 2005 Maduración frutal que no molesta, entre la mora y los arándanos en sazón. Carnoso y fluido con una amabilidad que incita al trago. 2007 a 2009. 15,5 Lezcano Lacalle Dú Rva. 2001 Ahora está en su mejor momento. Ha tenido una evolución magnífica, aún mantiene el vigor de la fruta y, sobre todo, el buqué: trufa, cuero, grafito, casís, cedro... 2007 a 2009. 15,5 Traslanzas Traslanzas 2004 Comparado con el 2003, esta añada es mucho más potente, mineral con claras manifestaciones del terruño. Incluso en boca ha mejorado mucho su tacto, ahora es más sedoso, menos áspero y mejor conjuntado. 2008 a 2012. 16,5 Cesar Príncipe César Príncipe 2004 Un César Príncipe de muy alto nivel. Sus aromas recuerdan a los Oportos jóvenes por la concentración de frutos negros silvestres y los matices minerales. En boca se aprecia cierta calidez pero sus taninos son francamente gustosos. 2008 a 2012. 16,5 Valdelosfrailes Pago de las Costanas 2003 Ver este pago ya dice mucho de lo que nos vamos a encontrar, mineralidad, taninos finos que acarician (aunque están afilados), notas ferruginosas, de especias... y aún le falta madurar en botella. 2008 a 2012. 17 Museum Museum 2004 Tuvimos la oportunidad de probar las añadas de 2003, 2005, 2006 y este 2004 que nos emocionó. También la añada acompaña, es la mejor hasta la fecha. El conjunto es delicioso, qué frescura, finura de tanino, longitud. Para disfrutarlo tanto en cata a palo seco como comiendo. 2007 a 2012. La cata nos ha demostrado que la zona no se ha dormido, que ha hecho sus deberes y continúa avanzando. No obstante, hay muchos vinos que han cambiado su perfil aromático, mostrándose más mediterráneos de lo habitual. El cambio de clima está haciendo sus estragos, y la viña necesita un acondicionamiento profundo: no basta ya con realizar los tratamientos rutinarios. 14,5 Convento de San Francisco Convento de San Francisco 2004 Le cuesta abrirse, pero luego deja al descubierto una buena frutosidad. Carnoso y de agradable paso, sencillo y armonioso. 2007 a 2009. 15 Pagos del Rey Condado de Oriza 409 2004 Aromático, con un carácter mediterráneo que acentúa su fruta en sazón. Muy gustoso en boca. 2007 a 2011. 15 Pagos Valderio Cruz de Alba Crianza 2004 Moderno, con notas de fruta en licor, especias y maderas balsámicas; un perfil de boca carnosa y lista para beber en pocos meses. 2008 a 2010. 15 Arzuaga Navarro Gran Arzuaga 2004 Sigue manteniendo el encanto de su base frutal aunque este año la madera peca de protagonismo. 2009 a 2012. 15 Real Sitio de Ventosilla Prado Rey Élite 2003 Está para beber, su buena evolución y buqué ya se desarrollan con soltura. 2007 a 2009. 15 Protos Protos Selección 2005 Añada que reduce la fruta aunque es muy directo en nariz, tal como la gente espera encontrarse un Ribera del Duero. Sazonado y muy agradable en boca. 2007 a 2010. 15,5 Viñedos y Bodegas Aster Aster Rva. 2001 Mantiene una línea elegante donde fruta y madera conviven en armonía. Hay notas minerales y de especias dulces que se realzan en su paso de boca, por cierto, muy sabroso. 2007 a 2011. 15,5 Emina Atio 2003 Con buena intensidad aromática, sobresale la fruta muy madura y las notas de buena madera. Una fresca acidez y un tanino bien trabajado dotan de suavidad y armonía el paso de boca. 2007 a 2010. 15,5 Bohórquez Bohórquez 2003 Un "ribera" muy auténtico, aromas de frutos rojos maduros, moras, tostados, cacao. Sabroso, con un tanino maduro y envolvente, bien equilibrado, 2007 a 2010. 15,5 Lleiroso Lleiroso 2004 Hurgando en las entrañas frutales se aprecia su personalidad, un recuerdo del terruño que conquista el olfato. Paladar todavía tierno, necesita formarse, pero se nota que se ha trabajado bien la uva. 2007 a 2012. 16 Briego Briego Infiel 2005 Impecable de frutosidad, virginal, expresiva (frambuesa-zarzamora). Algo menos emocionante en boca, pero muy seductor. 2008 a 2013. 16 Selección de Torres Celeste 2004 Un vino muy varietal, la fruta bien definida y la madera especiada, discretos recuerdos minerales y torrefactos que aportan complejidad. Excelente evolución en boca, sabroso, con buen cuerpo y estructura, largo y con un final espléndido. 2008 a 2012. 16 Grandes Bodegas Doncel de Mataperras 2004 Muy personal, con un estilo fresco, netamente atlántico que incluso despistaría si se comparara con otros vinos de la zona. Dominan el espliego, la jara, la fina grosella... muy jugoso y equilibrado. Para los que buscan nuevos retos. 2008 a 2013. 16 Cuevas Jiménez Ferratus 2004 Frutillos de bosque, cacao, lácteos y una buena madera especiada, final de regaliz y un recuerdo mineral. Buena estructura y poderoso paso de boca, de un tanino maduro que se expande y deja el paladar colmado de buenas sensaciones. 2007 a 2012. 16 Pago de Carraovejas Pago de Carraovejas Rva. 2004 Por ahora sus aromas están algo desordenados pero el conjunto apunta bien. Más frutoso que otros años, incluso un punto voluptuoso. 2008 a 2012. 16 Asenjo & Manso Silvanus Crianza 2004 Un excelente crianza que bien podría codearse con otros vinos de gamas y precios más altos; franco, fresco y especiado en aromas, con un conjunto muy bien trabajado. 2007 a 2011. 16,5 Los Astrales Astrales 2004 Más fresco que otros años, sin la fruta tan licorosa y con madera más ceñida. Muy fino, y delicioso en su paso. 2007 a 2013. 16,5 Dominio de Atauta Dominio de Atauta 2004 En este vino se enfrentan madurez y frescura en compañía amigable, con muchos adornos especiados propios de los diferentes pagos. Es casi infinito en la cata. Muy conseguido y bien entendido. 2008 a 2014. 16,5 Felix Callejo Felix Callejo Selec. Familia 2004 La bodega está encontrando su estilo, y en cada añada se define mucho mejor; fruta cristalina adornada de multitud de especias. Es un Callejo como jamás lo habíamos visto, pleno y directo. 2010 a 2015. 16,5 Señorío de Nava Finca San Cobate Rva. 2001 Cuanto más olemos, más nos gusta. Es complejo, lleno de matices a tinta, tabaco, carbón, espliego, cuero... con una boca contundente que todavía le falta afinar. Para disfrutarlo con platos de caza. 2009 a 2014. 16,5 Cía. de Vinos Telmo Rodríguez Matallana 2004 Frutosidad envuelta en un halo de finura, de pinceladas lácticas y de humo. Nada rudo en boca, pura seda, grasa y elegancia. 2010 a 2014. 16,5 Julio César Conde Delgado y otros Neo Punta Esencia 2004 Para los que buscan contundencia, color, potencia aromática (arándanos, incienso, cedro, tinta china). Es una elaboración a lo grande. No desmerece nada, se ha cuidado muy bien el volumen de fruta, la delicadeza tánica, la longitud; si acaso, añoramos algo más de acidez. Aún así, es un vino vibrante. 2007 a 2012. 16,5 Renacimiento Rento 2003 Proyecto que encada añada se ciñe con mayor rigor a la identidad de su terruño. Es, ante todo, diferente. Fruta fresca silvestre, pimienta, arcilla, cardamomo. Excitante para las papilas por su frescura y longitud. 2008 a 2014. 16,5 Viña Mayor Secreto Rva. 2001 Entrada en boca muy fina, trabajada y comprometida con un tacto y buqué deliciosos, aunque todavía crecerá mucho más. Para disfrutarlo en copa ancha. 2008 a 2013. 16,5 Matarromera Solanas 2001 Complejo y cerrado, solo le falta aire para sacar limpios aromas de frutillos negros, pedernal, sotobosque y especias. Bien estructurado, envuelve el paladar con suavidad, muy sabroso, largo y aromático. 2007 a 2012. 16,5 Cillar de Silos TorreSilo 2005 Muy espectacular en aromas de fruta limpia, sin estorbar la madera. En boca muestra una dimensión casi perfecta si no fuese por su alta maduración. 2008 a 2013. 17 B. y Viñedos Alión Alión Reserva 2003 En estas añadas, más calurosas, los vinos de Vega Sicilia muestran su cara más borgoñona, de aromas de grosella fresca delicadísima. A nosotros nos gusta esta versión, aunque sabemos que los vinos son menos longevos. En el paladar se hilvana con un punto fino elegantísimo. 2007 a 2013. 17 Carmelo Rodero Carmelo Rodero T M S 2005 Excelente expresión de fruta, aunque la madera está todavía bien presente. En boca evoluciona con soltura, buena armonía y estructura. 2007 a 2012. 17 Vizcarra Ramos Celia 2004 Fruto de un trabajo minucioso. Finos rasgos frutales, pureza y expresión magistrales. Hay grosella, picotas muy finas, frescas, con un acento tonelero impecable. En boca su volumen frutal adquiere dimensiones colosales, graso, vibrante, muy apetitoso. 2010 a 2014. 17 Hermanos Pérez Pascuas Pérez Pascuas G. Rva. 2001 Un Pérez Pascuas que de clásico, como muchos le señalan, tiene poco. Enorme en su complejidad, pura elegancia. Mantiene toda su fruta en el paladar con una simetría acidez, tanino, volumen que conquista. Ábralo dos horas antes y disfrutará aún más. Podrá guardarse durane varios años. 2007 a 2014. 17,5 Emilio Moro Malleolus de Sanchomartín 2004 Elegante y profundo ya en esta etapa aunque todavía le queda mucho por madurar. Complejo en aromas a trufa, monte bajo, picotas, cedro. Expresa la esencia del terruño de manera muy singular. 2010 a 2015. 17,5 Pago de los Capellanes Pago de los Capellanes «Picón» 2003 En la nariz destaca entre los demás riberas por una singular frescura de aromas, grosella, incienso... como en muchos de los buenos Burdeos pero en este caso con más peso frutal. Delicioso de principio a fin. 2009 a 2015. 17,5 Hermanos Sastre Viña Satre Pesus 2003 Nos gustan estos vinos tan singulares. Sus aromas arremeten con fuerza, pero en el fondo acarician. Es la añada más continental. Graso, de enorme dimensión, granuloso y largo. Para guardar unos años. 2011 a 2015. 18 Alejandro Fernández Tinto Pesquera Pesquera Millenium Rva. 2002 Los Pesquera siguen ganando el fervor del público, año tras año. Este 2002 es profundo y elegante como pocos en la zona, con la esencia de una fruta bien trabajada, elegante, grasa, seductora... que se desenvuelve en el paladar con maestría. Largo y memorable. 2008 a 2015. 19 Vega Sicilia Vega Sicilia Único 1996 La añada 96 fue para los enólogos. El vino es muy directo, algo inusual en los «únicos» que, recatados al principio, suelen tardar en mostrarse. Muy generoso en fruta, regaliz, humo. Aquí también dominan las notas de casís. Su paladar, aunque anguloso todavía, es de puro capricho. 2012 a 2030. La variedad Verdejo es para muchos perfecta pues aún produciendo 10.000 kilos/ha, es capaz de ofrecer unos vinos de magnífica calidad. Quizá éste y otros ingredientes como su excelente calidad-precio o su perfume embriagador sean las claves del éxito. Pero los más inquietos no se conforman con los triunfos obtenidos. Saben que esta variedad tiene muchas más posibilidades. Los precios ya no son tan atractivos 14 Félix Lorenzo Cachazo Gran Cardiel 2006 Buenos aromas de frutas exóticas, lilas, piel de membrillo fresca, con un paso de boca de acento ácido destacado. 2007 a 2008. 14 Ángel Lorenzo Cachazo Martivillí 2006 Desarrolla, en buena armonía, notas de acerola, pomelo, cereales frescos, con un paladar equilibrado con su amargor característico. 2007 a 2008. 14,5 Agrícola Castellana, S. Coop. Azumbre Verdejo V.S. 2006 Aromas de boj, clorofila, manzana verde y pomelo maduro. Goloso, algo cálido, con fruta en todo su recorrido. 2007 a 2008. 15 Grupo Yllera Cantosán Verdejo Fb 2006 Hacía cuatro años que no elaboraban este vino pues se solía utilizar para el espumoso. Este año la calidad les ha hecho cambiar de opinión. Su paladar está muy bien calibrado entre grasa, fruta, acidez y recorrido homogéneo. 2007 a 2010. 15 Vinos Sanz Finca la Colina Verdejo cien x cien 2006 Varietal espléndido en recuerdos de chirimoya, papaya, limas, que muestra su aspecto más cálido en la boca. Aun así, con un poco más de frío de lo habitual, resulta de lo más sugerente. 2007 a 2009. 15,5 Vinos de los Herederos de Marqués de Riscal Marqués de Riscal Fb. 2006 El cambio a barricas de 300 y un mayor afinamiento se notan. El vino desarrolla mejor la expresión varietal (nísperos, tiza); graso, envolvente y con un matiz salino (cedido por sus excelentes lías) que lo hace muy jugoso. 2008 a 2011. 15,5 Viñedos de Nieva Nieva Pie Franco 2006 Este año sus aromas no son tan elegantes como nos tiene acostumbrado, pero su profundidad frutal sigue encandilándonos. Hay boj, piel de membrillo. Frescura casi sápida. 2007 a 2009. 16 Belondrade y Lurton Belondrade y Lurton 2005 Añada menos expresiva en aromas, pero mantiene su sello seductor. En boca sigue cautivando por su elegante acidez y dimensión. 2007 a 2010. 16 Crianza de Castilla la Vieja Palacio de Bornos V.S. Sauvignon Blanc 2004 Algo subido de madera pero no importa pues el fondo, la esencia frutal, es magnífica: chirimoya, espliego, incluso mandarina. Acidez que impacta, bien engranada con su grasa. Para guardar. 2008 a 2011. 16 Terna Bodegas Saxum Sauvignon Blanc 2006 Se le nota una mayor potencia que en la añada anterior. Es un derroche aromático seductor: saúco, boj, corteza de melón. Sabroso, con grasa y una acidez magnífica para lo que es el varietal. 2008 a 2011. 16,5 Ossian Vides y Vinos Ossian Verdejo 2005 Perfil exquisito, muy generoso en fruta, con un trabajo de lías magnífico, notas de chirimoya, acerola. Muy frutal en boca, graso, sápido, aunque algo cálido al final. 2008 a 2011. 17 Terna Bodegas V3 Verdejo 2006 Tanto Richard Sanz como su hermano Marcos han desarrollado un trabajo con el Verdejo digno de elogio. Esta añada de barrica está espléndida. Se nota que la añada ha sido más generosa en fruta que la de 2005. Incluso se marcan más las notas de terruño. Para comprar y guardar hasta seis años sin problemas. 2008 a 2012. Zona que promete por la expresividad de su casta, la Tempranillo y porque ya existen varios inversores apostando con fuerza. 17,5 Teso Blanco Dominio de Sexmil Summa 2004 Mucha intensidad del terruño, notas ferruginosas, de fina arcilla, cuero, grosella, trufa, que se dibujan con trazos finos en un contexto radiante, glorioso. Sabe tan bien como huele. No tiene desperdicio. 2009 a 2016. Toro ha aprendido de los errores ajenos y ha sabido reaccionar a tiempo. El mercado no está para esperar y lo saben. Del paladar áspero, contundente y fiel a la «tipicidad» se ha pasado a la reflexión. Se busca la frescura, el tanino sedoso, el volumen, pero también la elegancia. Un reto que no se ha hecho esperar a pesar de que muchos discrepaban del potencial de esta zona. Terrenos variados de arena, arcilla y cantos rodados, algunos del tamaño de un menhir, -como la viña de las Dos Victorias o Pintia-, que abrazan a la viña. 15 Viña Bajoz Sdad. Coop. Finca la Meda 2002 Seduce por su penetrante armazón frutal, completo, envolvente. Moras y humo en un mismo conjunto. Sin embargo, en boca resulta más fresco de lo que aparentaba, aspecto que nos gusta, pero hace más afilados los taninos. 2008 a 2011. 15 Sobreño Finca Sobreño selec. esp. 2001 Buqué que comienza a tomar forma, tabaco, ciruela pasa, cacao... aunque no muy fino. En boca gana en sabrosura. 2006 a 2009. 15,5 Garanza Cyan Vendimia Seleccionada 2002 Se muestra tímido, pero en el fondo es mucho más vino de lo que aparenta. Estructura formidable, complejo, envolvente, y para beber ahora. 2007 a 2009. 16 Bienvenida de Vinos Bienvenida de el Palo 2004 Definición de la fruta muy cristalina, macerada, con recuerdos de regaliz rojo, cacao, incienso. Quizá un poco licoroso. Cuerpo, tanino y acidez forman un conjunto muy comprometido, envolvente. 2009 a 2012. 16 Estancia Piedra Estancia Piedra «Paredinas» 2000 Ahora es cuando se puede empezar a beber. Está en su punto culminante, repleto de aromas finos, limpios a grosella, cereza y cedro; y con nervio en boca. Magnífico. 2007 a 2011. 16 Vega Saúco Wences 2004 Mantiene su fuerza habitual, sus notas de hollejo maduro, ciruelas, falsa pimienta, aunque esta añada gana en finura tánica, con mejor conjunción frutal y recorrido del vino. 2008 a 2011. 16,5 Viñas Dos Victorias Elias Mora 2004 Es, desde nuestro punto de vista, la mejor añada de la bodega. Perfume potente, maduro, ciruelas negras, casís, grafito, que se extienden aún más en boca. Aquí todavía queda un trabajo de afinamiento en botella. 2009 a 2013. 16,5 Fariña Gran Colegiata «Campus» 2002 Tuvimos la oportunidad de probarlo con Bernardo Fariña, su artífice, quien nos cuenta que el estilo ha cambiado, ha sacrificado el volumen por la frescura, cosa que para nosotros es todo un acierto pues además ha ganado en elegancia. Muy jugoso en todo su conjunto. 2008 a 2011. 16,5 Bodegas y Viñedos Pintia Pintia 2004 Carácter mineral y de fruta roja muy definidos. Todo fluye en consonancia. En cada olfacción descubrimos algo más. Y su perfil gustativo, simplemente magistral. 2007 a 2012. 16,5 Viñedos Maurodos San Román 2003 Vino listo ya para beber o para guardar pues su vigor tánico está tan concienzudamente trabajado que no molesta. Es un remanso de bondad, frutas negras, fina madera, equilibrio. 2007 a 2012. 17 Numanthia Termes Numanthia 2004 La añada más elegante de la familia Eguren. Mucha complicidad en sus aromas, refinado, con recuerdos de ciruela y grosella en fresca armonía. Balsámico también. Anguloso, nada rudo, amplio. Mejorará con un tiempo de guarda. No se impacienten. 2009 a 2014. 17 Compañía de vinos Telmo Rodríguez Pago la Jara 2004 Creo que no recordábamos un Pago la Jara tan seductor como este. Inmenso en la definición táctil de boca, su tridimensionalidad frutal. Tiene raza, expresión del terruño. Y, lo mejor, un tanino perfectamente formado, nada agresivo, sin asperezas. Un buen ejemplo de mesura. 2007 a 2014. 17 Dominio del Bendito Titán del Bendito 2004 Su elaborador, Anthony, sólo elabora 3.500 botellas de la forma más artesanal posible. El resultado es magistral, se unen los recuerdos del terruño de «La Jara» con una finura y frescura de uva insólita. Hay que abrirlo necesariamente unas horas antes. 2008 a 2013. 18 Quinta de la Quietud Quinta Quietud 2002 Emocionante de principio a fin. Es el vino que más ha conquistado nuestro paladar. Ha sabido desgranar todo el potencial de la zona. Es un vino difícil que hay que abrir con antelación. Al principio el panel de aromas despista, pero con la aireación el espectáculo aromático se hace inolvidable, incluso en boca. Se puede disfrutar hoy, pero todavía puede evolucionar a mejor. 2007 a 2014. En breve será denominación de origen. Esto supondrá una ayuda a la comercialización importante, pero el trabajo de base ya está hecho: demostrar que la variedades autóctonas (Juan García, Rufete, Bruñal...) sirven para hacer vinos muy personales. 15 Bod. Coop. Virgen de la Bandera Borbón Malvasía 2005 Todo un potencial de Malvasía en la zona. A pesar de ser un 2005 el vino es ahora cuando comienza a mostrar sus bondades, melón, papaya, grafito, mandarina. Para tomar nota. 2007 a 2008. 15,5 La Setera La Setera 2004 Tan personal como siempre. Inundado de recuerdos a frutillos del bosque, acacia, grafito... de los mejores años. Vigoroso al paladar y frutal. 2007 a 2011. 15,5 Haciendas Durius-Valle del Duero Magister Durius 2003 Las viñas de la finca ganan en edad, y el vino resuelve con mayor destreza su virilidad en boca. Es complejo y muy carnoso. Necesita oxigenarse. 2007 a 2011. 16,5 Ribera de Pelazas Gran Abadengo 2004 Julio Galo, el enólogo, ha sabido definir este vino desde el principio, pero es que ahora cuando está pleno, con personalidad, mineralidad y notas de cereza ácidas abundantes. La boca es más sedosa de lo que aparenta y muy larga en recuerdos. 2008 a 2012. 17 Mauro Mauro Vendimia Seleccionada 2002 Vino muy complejo, pero también contundente quizá algo menos en esta añada. Fruta aterciopelada en perfecta sintonía con la madera. Sensual. Una marca de los García inconfundible. 2007 a 2013. 17,5 Abadía Retuerta Pago de Negralada Tempranillo 2002 Tempranillos tan finos y singulares es difícil encontrar en la Ribera. Los terrenos arcillo-calcáreos de Valbuena aportan esta diferencia. Pura sedosidad en boca, muy elegante, ganando poco a poco buque. Para gozarlo ya. 2007 a 2016. Añada, la de 2003, menos severa que en España. El resultado ha sido mucho mejor de lo esperado, y los Vintage están demostrando su valía para envejecer. Vintage cada vez más redondos, con taninos menos angulosos y más sensuales. Así se muestran las nuevas versiones. La suerte es que podemos tomarlos pronto -diez años mínimo para que se integre el alcohol añadido- o guardarlos hasta que se afinen. 15 A. A. Ferreira Ferreira 2003 Estilo de última generación, es decir, de los concebidos para beber a corto plazo. Notas de canela, ciruela pasa y cuero que acompañan a un desarrollo de boca suave, casi equilibrado de no ser por su leve sequedad de madera demasiado usada. 2007 a 2013. 15 Manoel D. Poças Junior-Vinhos S.A. Pousada 2003 La fruta posee una maduración al límite que muestra cierta distancia con el alcohol. Golosidad notable, graso, muy amable y frutal con buen buqué final. De los que se pueden beber ahora o guardar unos años, no muchos. 2008 a 2015. 15 S. Agrícola Quinta Seara D’Ordens Quinta Seara D’Ordens 2003 De los más sencillos de la cata, seguramente debido a la falta de polimerización de las bayas. Notas florales, de grosella y reminiscencias vegetales. En boca casi se puede empezar a beber, resultando muy agradable para iniciarse. 2008 a 2013. 15,5 Burmester Burmester 2003 La fruta muestra cierta evolución que recuerda la fruta pasa, el cuero, cacao, todo en buena armonía. Su paso de boca confirma lo anterior, sin muchas aristas, amable en conjunto, con mucha fruta y equilibrio. Para beber en pocos años. 2010 a 2016. 15,5 Cockburn Smithes & CA. Cockburn´s «Quinta dos Canais» 2003 Estilo tradicional, bien extraído, potente, con aromas de fruta madura y algunos recuerdos vegetales. Su fuerza tánica en boca es casi agresiva, como debe de ser, buena jugosidad y peso frutal. Es necesario guardarlo. 2010 a 2018. 15,5 Sociedade Quinta do Portal Portal 2003 Hay una mezcla entre fruta madura y el carácter del mineral con notas florales, frescas y livianas. Su conjunto es agradable. El tanino es vigoroso, algo recio pero fresco, con un buen equilibrio dulzor-acidez. 2008 a 2018. 15,5 Rozès Rozes 2003 Un Oporto para los que no pueden esperar décadas, más bien en pocos años se disfrutará. Desarrolla aromas de evolución (cuero, tabaco) con recuerdos de ciruela pasa e higos y cacao. Boca suave, equilibrada y a falta de ensamblar con el alcohol. 2009 a 2018. 16 Cockburn Smithes & CA. Cockburn’s 2003 Con respecto a su homónimo de Quinta éste tiene más volumen de fruta con una maduración homogénea y concentrada. Entrada grasa, taninos de cierta consistencia y fondo perfumado de pedernal. Un Oporto para consumo a medio plazo. 2010 a 2020. 16 C. da Silva (Vinhos) Dalva 2003 Tiene potencia tanto de la fruta como de la madera (cedro). La carga frutal es abundante y de fisonomía licorosa con baños balsámicos. Mineral, necesitará un tiempo en botella para ensamblar. 2012 a 2020. 16 Manoel D. Poças Junior-Vinhos Poças 2003 Un año especiado que no le viene nada mal a la expresión frutal. Todavía está en un proceso de desarrollar más aromas, pero su porte graso, fresco y bien desarrollado en boca anuncian unas magníficas perspectivas de futuro. 2010 a 2020. 16 Quinta da Gaivosa Quinta da Gaivosa 2003 Ahora mismo se disfruta más en boca que en nariz, donde todavía está tímido. Aunque sabemos que falta por ensamblarse y pulir asperezas, se aprecian buenas dosis de frutosidad, expresiva, penetrante y cargada de mineralidad y notas florales de violeta y grosellas. 2012 a 2020. 16 Taylor, Fladgate & Yeatman-Vinhos Taylor´s 2003 A falta de integrarse el alcohol con la fruta, casi está para beber. Un estilo que cada vez se demanda más, y que la casa Taylor’s ha sabido elaborar manteniendo las excelencias de la materia prima pero sin agresiones en el paladar. 2010 a 2020. 16,5 Cálem Cálem 2003 Magnífica carga mineral, de color intenso, profundo, así como su compleja nariz que también acentúa los recuerdos balsámicos (espliego, eucalipto). Su porte graso amortigua la viveza tánica actual. El final está marcado por los recuerdos de ciruela pasa y cacao. Buenas perspectivas de futuro. 2014 a 2022. 16,5 W. & J. Graham & CO. Graham´s 2003 Por el momento está cerrado y eso es buena señal. Aromas florales (violeta, clavel) con un dominante de frutos rojos (frambuesa, granada). La boca es contundente, robusta y de fuerte mineralidad; el final dejan un fondo especiado. Tiene personalidad. 2014 a 2030. 16,5 Martínez Gassiot Martínez 2003 Más floral de lo habitual, quizás la añada. Sin embargo, la paleta aromática que describe es muy variada y rica en recuerdos del terruño (piedra lavada, grosella, mora, frescas). Excelente frescura, taninos granulosos, con la carga frutal comedida. Aunque no será de las grandes añadas para guardar, sí promete ser muy elegante. 2012 a 2025. 16,5 Quinta da Romaneira Quinta da Romaneira 2003 Prevalecen más los recuerdos frutales sobre los minerales, muy seductor y fragante. Recuerdos a mermelada de arándanos, grosella en gran abundancia. Será un Oporto elegante pero esto no durará demasiado tiempo debido a su alta maduración y cierta icompatibilidad con el alcohol de encabezado, un tanto ardiente. 2012 a 2022. 16,5 Adriano Ramos Pinto-Vinhos Ramos Pinto 2003 Este año echamos de menos un punto fresco en boca pero agradecemos su crga aromática, seguramente provocada por las necesidades de la viña en su busca de agua en lo más profundo de la tierra. 2014 a 2020. 17 Barros Almeida Barros 2003 Un Barros bastante corpulento y poderoso, con cierta influencia de las maderas (cedro y eucalipto). Carga aromática de gran personalidad (pólvora, ciruela, esquisto). Destaca el buen tacto de los taninos, su frescura y potencia bien conjuntada, la excelente madurez frutal. No es agresivo y tiene todos los parámetros para ser un gran Oporto. 2015 a 2030. 17 Silva & Cosens Lda. Dow´s 2003 Es un magnífico ejemplo de óptima madurez, potencia y expresión mineral que nuevamente se manifiesta en su paso de boca. El alcohol es de mucha calidad y por eso se liga con la fruta magistralmente, de tal manera que, aunque todavía le falta botella para redondearse, ya ha alcanzado casi un perfecto ensamblaje. 2016 a 2035. 17 Fonseca Guimaraens Fonseca 2003 La aromática recuerda a un Priorato por su porte mineral y frutas negras en licor. Es muy robusto, armado, y de exquisita madurez. Graso, con la carga frutal envolvente, bien distribuida, fundente. Largo. 2014 a 2030. 17 Kopke Kopke 2003 Delata más sus rasgos minerales que otros años (pizarra, tiza) con abundantes perfumes de ciruela pasa, cacao, clavo y pino. Su entrada jugosa es clave para sobrellevar la coraza de este vino, abundante en taninos y con cuerpo. Está muy bien dotado para la guarda. 2014 a 2030. 17 Quinta do Noval Noval Silval 2003 Mantiene el mismo carácter balsámico de siempre. Su porte en boca es el acostumbrado en la casa, mostrando raza y bravura por doquier. Granos muy finos, fundentes, bien extraidos que hacen vibrar el paladar con cada trago. El fondo acusa una excelente mineralidad. Para guardar. 2016 a 2035. 17 Sociedade Quinta do Portal Portal Plus 2003 Recuerdos minerales a grafito, pólvora, fruta negra bien macerada y de radiante madurez con un fondo limpio de cedro. Para guardar y esperar. Está elaborado a la antigua usanza, basado en la potencia. 2017 a 2040. 17 Quinta de la Rosa Vinhos do Porto Quinta de la Rosa 2003 Dosis justa de modernidad. De frutosidad muy expresiva (arándano, moras) y copiosa mineralidad, especias; taninos fríos, crujientes, con la fruta bien definida. Magnífico. 2015 a 2035. 17 Quinta de Roriz Vinhos Quinta de Roriz 2003 En copa ciega recuerda a los nuevos tintos de la Ribera del Duero, bien extraídos, dominado por las frutas negras en sazón y esos recuerdos balsámico-tostados acompañado del sazón mineral portugués. Su paladar confirma lo anterior pero amplificado, eso sí, sin perder la elegancia que caracteriza a este Oporto de taninos granulosos que se funden en dulce armonía. 2014 a 2030. 17 Quinta do Infantado Quinta do Infantado 2003 Tiene la expresión de un buen Bierzo, de marcada mineralidad y excelente madurez, límpido y envolvente. Casi cruje en la boca, estructurado, llena el paladar dejando un regocijo de frescura en el conjunto. Para disfrutar dentro de una década, por lo menos. 2016 a 2040. 17 Real Companhía Velha Royal Oporto 2003 La apuesta de esta Compañía por mejorar sus vinos se aprecia claramente y nos ha sorprendido. Más musculoso y abundante, tanto en nariz como en boca lugar que destacamos por su buena definición, jugosidad y riqueza tánica que no desentona. Todo un vino para guardar. 2016 a 2040. 17,5 Quinta do Noval Noval 2003 Fruta de gran nobleza que este año se ve salpicada por ligeras notas vegetales que enriquecen la paleta aromática y apenas se perciben por su fuerte mineralidad. Su trago es tridimensional, como siempre, marcando perfectamente la calidad de las uvas, envolvente, con un recorrido vertiginoso que apura hasta el último recoveco del paladar. Algo más flojo que otros años pero de indudable calidad. 2016 a 2040. 17,5 Warre’s Port Warre’s 2003 Olfatearlo es como escarbar en las entrañas de la tierra: recuerdos de espliego, cardamomo y flores de campo. Todo un acontecimiento que culmina con un paso de boca vibrante, de gran finura. 2018 a 2040. 18 Niepoort Niepoort 2003 Absolutamente estructurado y denso. Nariz impactante que muestra todo el colorido frutal. Paladar denso, anguloso con una magnitud tánica maravillosa. Un vino con la pureza y seriedad que manda la tradición. 2013 a 2040. 18 F. Olazábal & Filhos Quinta do Vale Meão 2003 Tiene desgarradora personalidad aromática, más que a la fruta negra, recuerda a la grosella, el fresón y las lilas en fresca lozanía. En boca, graso, taninos muy refinados, pequeños y fundentes que construyen un paladar profundo y vibrante a la vez. Uno de nuestros preferidos. 2016 a 2040. Añadas inmortales de vega sicilia único La bodega de Vega Sicilia es un mito viviente. Sus vinos de añadas de muchas décadas anteriores todavía hoy se pueden beber y disfrutar. Es un referente a nivel mundial que goza de las puntuaciones más envidiables entre la crítica especializada. El estilo de Vega Sicilia, único en todo el mundo, ha conquistado los paladares más exigentes, enamorado a reyes, políticos y artistas. De alguna añada sublime se ha llegado a pagar, según Pablo Álvarez, la suma de 3.000 euros por botella. Concretamente en el Hotel Jorge V de París. En una reputada casa de subastas se adquirieron dos mágnum del 89 por la cifra de 10.000 euros. Estos precios dan una idea del valor que puede alcanzar este mítico vino. Sin embargo, la política de la bodega no consiste en diferenciarse por el precio; al contrario, fija un precio de salida muy razonable que el mercado suele multiplicar inmediatamente. La calidad comienza ya en el corcho: los de Vega Sicilia cuestan entre 1 y 1,3 euros la unidad, es decir, lo que algunas botellas de vino en el mercado. Esta cata que aquí traemos es la valoración de la propia bodega apoyada en comentarios de los selectos profesionales a los que pide opinión cada año. 1998 Muy bueno para la bodega y entre los favoritos de Pablo Álvarez. 1996 Un año para los enólogos. 1991 Añada elegante. 1989 Más potencial de guarda. 1986 Añada potente, corpulenta, con potencial de guarda que ahora comienza a desarrollar su buqué. 1981 Muy elegante y con excelente complejidad. 1976 Estilo elegante y muy barroco, con nariz compleja como el del 74. 1974 Muy complejo y profundo. 1973 Está en la misma línea del 76 y 74. 1970 Es un año mítico por su excelente calidad, para tomar o guardar. 1969 Muy elegante, ya está para tomar. 1964 Mítico e inolvidable; para tomar o guardar. 1957, 1953 y 1942 son más de tipo sentimental y hay que esperarse cualquier sorpresa en las botellas, tanto para bien como para mal. 1925 Sorprendente, tiene más evolución que el 42 pero mantiene más densidad. Ha sido una adquisición a un particular, eso sí, muy cuidada. Hay unas veinte botellas en la actualidad. Los vinos preferidos de Javier Ausás, el director Técnico, son: 70, 68, 62, 57, 53 y ahora 25, pero también cosechas de las que la gente no habla, más exuberantes, con un estilo más borgoñón que se da en años cálidos, como el 73 y 74.

enoturismo


gente del vino