Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Señorío de Arínzano. El gusto por la elegancia

  • Bartolomé Sanchez
  • 2010-11-01 00:00:00

La familia Chivite, dedicada al vino desde el siglo XVII, sigue trabajando con la sabiduría y profesionalidad que le aporta esta experiencia. El nexo de unión de las sucesivas generaciones es una idea muy clara: elaborar vinos con alma y personalidad. Tal vez por ello en los años ochenta adquirieron las tierras y edificios del antiguo Señorío de Arínzano, que en poco tiempo se convirtió en la joya de la corona. Posee la finca 355 hectáreas, en un paisaje soberbio, atravesado por el río Ega. Crecieron las viñas, se construyó la magnífica bodega diseñada por Moneo y se elaboraron vinos que, guiados por Fernando Chivite, pronto alcanzaron su máxima expresión. Tanto, que Navarra distinguió en 2007 a la bodega como la única de Vinos de Pago de su territorio. Fernando confiesa la ilusión con la que en Chivite se adquirió la finca de Tierra Estella “La zona septentrional de Navarra permite un periodo vegetativo más prolongado y maduraciones lentas. El proyecto de Arínzano es nuestra forma de buscar la excelencia del vino desde la base: la identificación de un terroir con mucho potencial, la adaptación de las mejores variedades, hallar un sistema de cultivo únicamente enfocado a la definición del vino desde la viña, una bodega que nos permite hacer la vinificación y crianza natural respetuosa y clásica, con un control preciso de todo. Y hay que seguir el manual de punta a cabo, sin dejar fuera ni el más mínimo detalle”. www.arinzano.com. La Viña Peñazas y El Montico Dos fincas: ocupa la margen derecha del río la primera, de suelo profundo y calcáreo. La segunda es agreste, con algo de inclinación y con la roca madre -que a las raíces les gusta buscar y horadar porque retiene muy bien la humedad-, arcillosa y a poca profundidad. Plantadas de Tempranillo, Cabernet y Merlot, con 4.000 plantas por hectárea. Severas podas reducen el rendimiento a las cifras casi ridículas de 2.000 kilos de uva por hectárea. Arínzano 2002 Vino de Pago de Arínzano Variedades: 52%Tempranillo, 32% Merlot, resto Cabernet. Crianza: 14 meses en barrica francesa. Alcohol: 14% vol. Precio: 80 E. Sobresale del conjunto la elegancia, avanzada por su noble y aromático buqué, donde predomina el recuerdo de caja de puros (cedro y tabaco), notas de frutillos y profunda mineralidad. Es muy equilibrado y posee un paso de boca sedoso y suave.

enoturismo


gente del vino