Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

La bendición de San Pedro

  • Bartolomé Sanchez
  • 2003-07-01 00:00:00

Una saga peculiar, los Sampedro. A base de crecer entre canastas de uva e inconfundibles aromas de vino nuevo, dos de los hermanos están al frente de sendas bodegas en Laguardia, su pueblo natal. El mayor hace un trabajo muy serio en B. Sampedro. Y Carlos, el pequeño, desata sus emociones a todo ritmo. Devorador de velocidad y kilómetros desde su vertiginosa moto, se torna meticuloso hasta la exageración cuando de la viña o la bodega se trata. Pero es bodeguero audaz, y lleva camino de romper la inercia en la zona, porque a la imponente Tempranillo de aquellas tierras le une los aromas inéditos de otras variedades allí llamadas experimentales. Nada en el estilo de vino hace que parezca otra cosa que un estupendo riojano de nuevo cuño, en el que la fruta es clara y rotunda, y la madera es simplemente una aportación maravillosa. Y se aprecia nada más asomarse al estupendo parque de barricas de su nueva bodega, cada una de ellas un mundo de sensaciones. El elegido de la élite Enoforum 2003 se despidió con la exaltación de un nuevo tinto al altar de los elegidos: el “Picón Capellanes”, ribereño de Pedrosa. Y es un premio que Paco Casas, su enólogo, debe sentir más que ninguno, puesto que fue la élite de sus colegas quien le aupó al estrellato. Nuevo sí, pero en absoluto una sorpresa, porque esta casa lleva una trayectoria firme desde sus inicios. El propietario, Paco Rodero, durante muchos años asentado en Barcelona, fue uno de los adelantados viñadores de la Ribera, pues en los años 80 plantó unas hectáreas de viñedo básicamente foráneo, Cabernet Sauvignon y Merlot que completó, hasta un 80%, con viñedo autóctono. Pero el “Picón” procede de un solo pago donde únicamente reina el Tinto fino y del que se extraen algo más de 10.000 kilos de una uva madura y concentrada. La elaboración de este 99, año difícil, fue casi un encaje de bolillos, uva muy seleccionada, largas maceraciones y crianza en exquisitas barricas francesas de dos bosques, el 75% de Allier y el resto de Nevers. Pujanza Norte 2001 B. Pujanza. C/Mayor, 45. 01300 Laguardia (Álava). Tel. 945 600 548. bvpujanza@jet.es. D.O. Rioja Calificada. Precio: 35 €. Tipo: Tinto crianza. Variedades: 60% Tempranillo; resto, otras. Crianza: 16 meses en barricas nuevas de roble francés. Fecha de entrada: 12/5/2003 Consumo óptimo aproximado: 8 años a 16/18° C. Puntuación: 8,9/10 1ª Cata: De color rojo picota profundo, con capa muy atractiva. Una buena cesta de frutillos negros y un toque mineral nítido componen la base en nariz. Pero es su fino entramado de maderas lo que le aporta una riqueza aromática excepcional, porque lo hace de forma delicada; solo al fondo se detectan los toques especiados, el humo o el tostado sutil. Gusta su generosa carnosidad, con la excelente estructura que hace de la boca un templo, con un tanino poderoso. Le falta aún ese pulido de botella tan necesario para todo gran vino. Picón Capellanes 1999 B. Pago de los Capellanes. Camino de la Ampudia, s/n 09314. Pedrosa de Duero (Burgos) Tel. 947 53 00 68. bodega@pagodeloscapellanes.com. D.O. Ribera del Duero. Precio: 105 €. Tipo: Tinto crianza. Variedad: Tinto fino. Crianza: 16 meses en barrica de roble francés. Fecha de entrada: 16/6/2003 Consumo óptimo aproximado: 8 años a 16/18° C. Puntuación: 9/10 1ª Cata: Por el color, nadie diría que este vino posee ya cuatro años de vida, con sus tintes picota y sus reflejos violáceos. También en nariz se aprecia su juventud por la difusión de fragancias frutosas, la mora, el casis y un delicado toque floral. Detrás viene un torrente de aromas que aportan complejidad, el monte bajo, los recuerdos de especias dulces, el tabaco o un sutil toque de regaliz. Y en el paladar, se revela de una gran estructura y equilibrio aportados por sus valiosos taninos, siempre desde de una encantadora elegancia.

enoturismo


gente del vino