Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

La poderosa Tempranillo

  • Bartolomé Sanchez
  • 2004-02-01 00:00:00

Renovación, gusto por la labor bien hecha, claridad de ideas. Son las constantes de una familia que, tras muchas generaciones se ha convertido en referente obligado cuando se habla de los vinos tarraconenses. Cuando Benjamí Jané recogió el testigo familiar enfocó su labor a vinos modernos y profundos, para lo que contó con la imprescindible pasión, saber y ganas de trabajar de sus dos hijos, Gerard y Albert. Porque de aquella claridad de ideas, surgen estos vinos, como su Macabeo, de excelente definición varietal, o un cava de reserva digno de elogio, o la aventura de hallar, y dignificar, variedades perdidas como la Sumoll. De todos ellos el “Finca dels Camps” tinto, sobresale por su gran personalidad. Nace del fruto de dos has. de “Ull de llebre” (Tempranillo), una viña a 450 m. de altitud. La producción es, más que discreta, menguada, para rellenar apenas 5.500 botellas. Linaje de bodegueros Tienen los Barreda un pasado glorioso en esto del vino. Asevera Juan de la Barreda que su bodega es la más antigua de la provincia de Toledo. Y esta familia, después de un ciclo muy largo sin más contacto con el mundo enológico que disfrutar de los buenos vinos, apuesta de nuevo por un precioso proyecto en Castilla-La Mancha. En la finca hay mimbres suficientes para hacer el producto que busca, 180 has. de viñedo, plantadas de variedades famosas como la Cabernet o la Syrah -que en estas tierras parece tener el futuro en sus granos-. Pero no podía faltar el buen Cencibel (Tempranillo) manchego plantado en vaso, del que poseen 130 has. Todo este potencial para envasar 120.000 botellas de solo dos tipos de tinto. Un joven espléndido, pleno de frutosidad, muy jugoso y de gran frescura, y este Selección, que como su nombre bien indica, se beneficia de uvas elegidas en las mejores cepas. Este potencial es mimado por el joven enólogo Jesús Rodríguez. Para su elaboración ha seguido las prácticas más profesionales, fermentaciones bien dirigidas y una afortunada crianza en barrica. Torre de Barreda Selección 2001 B. y Viñedos Barreda. Ramalazo, 2– 45880 Corral de Almaguer (Toledo) Tel. 925 20 72 23 bodegas-barreda@bodegas-barreda.com Vino de la Tierra de Castilla. Precio: 5,8 E. Tipo: Tinto crianza. Variedad: Tempranillo. Crianza: 6 meses en barrica de roble americano y francés. Fecha de entrada: 16/1/2004 Consumo óptimo aproximado: 3 años a 16° C. Puntuación: 8,2/10 1ª Cata: El color es un regalo para la vista, rojo picota profundo y con una bonita lágrima. Se marcan mucho los aromas de fruta, arándanos y confitura de moras, también algo de regaliz, y se aprecian los tonos especiados cedidos por una madera prudente. Tiene un inicio goloso y desarrolla una carnosidad muy agradable gracias al tanino bien maduro; el final deja un regusto algo amargoso que se pulirá tras un poco de tiempo en botella. Jané Ventura Finca Els Camps 2001 Jané Ventura. Ctra. Calafell 43700 El Vendrell (Tarragona) Tel. 977 66 01 18 janeventura@janeventura.com. D.O. Penedès. Precio: 23 E. Tipo: Tinto crianza. Variedad: Ull de Llebre (Tempranillo). Crianza: 12 meses en barricas de roble francés. Fecha de entrada: 14/1/2004. Consumo óptimo aproximado: Ocho años a 16/18° C. Puntuación: 9/10 1ª Cata: Picota impenetrable, amoratado, de abundante lágrima violácea y sensación de densidad. Se percibe desde el primer momento toda su gama aromática, puesto que no aparece nada de reducción. Los frutillos negros y tonos de frambuesa en primer plano, los aromas minerales y notas de torrefacto y especias. Posee una concentración tan bravía que resulta astringente, a pesar de su tanino tan maduro y expresivo. Es un excelente vino para adquirir y olvidarlo en el fondo de la bodega hasta final de año. Por lo menos.

enoturismo


gente del vino