Mi Vino

Vinos

CERRAR
  • FORMULARIO DE CONTACTO
  • OPUSWINE, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos con la finalidad de enviarles información comercial. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Puede ejercer su derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos, así como ampliar información sobre otros derechos y protección de datos aquí.

Desde mi Terruño: El Señorito de Ercavio

  • Bartolomé Sanchez
  • 2012-05-01 09:00:00

La viña más caprichosa de Más que Vinos

El equipo Más que Vinos se fundó en 1998 con tres enólogos -“y tres amigos”-: Margarita Madrigal, Gonzalo Rodríguez y Alexandra Schmedes, que trabajan como equipo asesor para bodegas de todo el país. En 1999 se instalaron en Dosbarrios (Toledo), pueblo natal de Gonzalo, donde producen sus vinos más personales. Allí renovaron las instalaciones familiares pero se respetó el vidueño autóctono. La nueva bodega, en la localidad de Cabañas de Yepes, se inauguró en 2007. En la filosofía de este original equipo está respetar el carácter del terruño. Entre sus fincas, consideran que El Horcajo “es la más caprichosa y complicada de cultivar, pero nos aporta una fruta excepcional”. Es de esta parcela de la que obtienen, siempre a mano y con producción corta, las uvas para este tinto, que no es el top de la casa. No les gusta darle una crianza excesiva en barrica e incluso prefieren hacer la maloláctica en cemento: nueve meses bastan para asegurar la evolución de El Señorito sin ocultar su carácter propio. www.bodegasercavio.com

El Señorito de Ercavio 2009
V.T. Castilla. Variedad: Tempranillo
Crianza: nueve meses en barricas nuevas de roble francés
Alcohol: 14%. Precio: 17 €.
Está lleno de modernidad y autenticidad: con más fuerza de aroma y nervio frutal que peso, taninos vivos y jugosos, un punto salino y recuerdos de piedra y monte, enmarcados en el tostado fino del roble.

La Viña
El Señorito
Viña de Tempranillo muy personal sobre suelos de arcilla y caliza, en una parcela de la finca El Horcajo ubicada en la zona llamada Mesa Alta de Ocaña, a unos 700 metros de altitud. Lo más especial es su búsqueda de la frescura en una tierra cálida.“Está en un valle cerrado, angosto, con pocas horas de sol por las sombras que proyectan sobre las viñas los cerros cercanos, cubiertos por plantas acostumbradas a la aridez: esparto, tomillo, espliegos y carrascas”.

enoturismo


gente del vino